#Fragmento Siervo y servidumbre por contrato – Antonio Negri

7ef445b48192e0e4315ff5ea580379b6.jpg

Marx caracterizaba con ironía la condición mejorada de los proletarios que surgieron con la era industrial como Vogelfrei, libres como pájaros en la misma medida en que están doblemente libres de propiedad. Los proletarios no son la propiedad de los señores y por ende están libres de los vínculos de servidumbre medievales (esa es la parte buena), pero también están libres de la propiedad en el sentido de que no tienen ninguna. Hoy los nuevos pobres siguen estando libres en el segundo sentido, pero mediante su deuda son, una vez más, propiedad de sus señores, ahora señores que dominan mediante las finanzas. Renacen las figuras del siervo y de la servidumbre por contrato. En una era anterior, los inmigrantes y las poblaciones indígenas en América y Australia tenían que trabajar para resarcir sus deudas, pero con frecuencia su deuda no hacía sino aumentar constantemente, condenándoles a una servidumbre indefinida. Incapaz de levantarse de la miseria a la que se ve reducido, el endeudado está atado a cadenas invisibles que ha de ser capaz de reconocer, comprender y romper para ser libre.