Señales de alerta para detectar el lavado de dinero

Las señales de alerta son la revelación o muestra de  las conductas particulares de los clientes y las situaciones atípicas que presentan  sus operaciones, y que pueden encubrir operaciones de lavado de dinero.

Algunas  de señales de alerta son:

Señales de alerta frente al perfil del cliente

– Operaciones que no se correspondan con la capacidad económica del cliente.

– Operaciones que, aisladas o vinculadas, escapan al perfil previsible o ya definido del cliente.

– Una persona, sin fundamento ni soporte alguno, aparece como dueño de importantes negocios.

– El cliente ofrece pagar grandes comisiones, sin justificativo legal y lógico.

– Cambio de propietarios y el historial de los nuevos dueños no es consistente con la naturaleza del negocio del cliente, o los nuevos dueños están reacios a proporcionar información personal o financiera.

– Cuentas que muestran elevadas transacciones de efectivo para negocios que generalmente no manejan grandes sumas de dinero en efectivo.

– Realización de varios depósitos el mismo día en diferentes oficinas de la misma entidad financiera, en forma inusual. No se corresponde con el comportamiento habitual del cliente.

– Transferencias electrónicas, sin aparente razón comercial, ni consistencia con los negocios habituales del cliente.

Operaciones que configuran señales de alerta

– Cuentas cuya dirección para envío de correspondencia y estados de cuenta están fuera del país, o utilizan casillas de correo o son recogidos en la sede del banco.

– Constantes depósitos de grandes sumas de dinero en efectivo envueltas en bandas de papel de otros bancos.

– Depositar dinero en efectivo con billetes sucios o mohosos.

– Incrementos en la cantidad de dinero en efectivo manejado sin que se presente el incremento respectivo en el número de transacciones reportadas.

– Incrementos grandes en el uso de billetes de denominaciones pequeñas y una disminución en el uso de billetes de altas denominaciones, sin que se hayan registrado reportes de transacciones.

– Operaciones fraccionadas para eludir normas u obligaciones de reporte.

– Operaciones mediante compañías domiciliadas en los sitios denominados «paraísos fiscales» o en regiones o países calificados como «no cooperantes».

– Débitos a cuentas para efectuar transferencias a través de instituciones financieras ubicadas en países de alto riesgo.

– Depósitos y retiros de fondos de cuentas corporativas o empresariales, que se hacen principalmente en dinero en efectivo, en vez de cheques.

Señales de alerta relacionadas con la información de los clientes

– Empresas que se abstienen de proporcionar información completa sobre su actividad principal, referencias bancarias, localización, nombre de empleados y directores, entre otros datos.

– Rehusar dar información para calificación en el otorgamiento de créditos u otros servicios financieros.

– Rehusar informar sobre sus antecedentes personales, al abrir una cuenta o solicitar cualquier servicio.

– Pretender establecer una cuenta o solicitar un servicio sin referencias y dirección, sin documento de identificación (pasaporte,  cédula de identidad o licencia) o rehusar facilitar otro tipo de información que la entidad financiera solicita para la apertura de la cuenta.

– Clientes que presentan identificaciones inusuales, que la entidad no puede verificar.

– Clientes cuyo teléfono se encuentra desconectado, o el número telefónico al momento de efectuar la llamada de verificación, no concuerda con la información inicialmente suministrada.

– Solicitudes que no incluyen referencias laborales sobre empleos anteriores o actuales.

– Clientes que no incluyen referencias laborales sobre trabajos pasados o presentes, pero realizan frecuentemente grandes operaciones.

– Rehúsan facilitar la información sobre su actividad o no proporcionar los estados financieros.

Señales de alertas con empleados

– Empleados con un estilo de vida que no se corresponde con el monto de su salario.

– Empleados renuentes a disfrutar vacaciones.

– Empleados renuentes a aceptar cambios de su actividad o promociones que impliquen no continuar ejecutando las mismas actividades.

– Empleados que con frecuencia permanecen en la oficina más allá de la hora de cierre o concurren a ella por fuera del horario habitual.

– Empleados con frecuentes e injustificadas ausencias del lugar de trabajo.

– Empleados que impiden que otros compañeros de trabajo atiendan a determinados clientes.

Hay que tener en cuenta que no todas las operaciones que presentan comportamientos atípicos e inusuales son ilegales. Por esa razón, el hecho de identificar señales de alerta no significa que la operación deba ser reportada de manera inmediata y automática a las autoridades como sospechosa.

Las  señales de alerta se identifican por el conocimiento que se tiene de los métodos de legitimación de capitales. Así existen indicadores  que son comunes a todas las instituciones y otras señales particulares para algunas, dependiendo del riesgo y el negocio que manejen.

Fuente