Los Medios de Dominación

society_of_the_spectacle.jpg

La principal herramienta de control social de los medios masivos de comunicación es el espectáculo. El espectáculo anida en nuestra natural curiosidad y se torna irresistible. No tenemos manera de evitar la atracción inmediata de cualquier cosa que esté sucediendo cerca, y menos aún si eso sucede en un adminículo destinado al efecto, los que en este momento están por todos lados. Sólo una intención de autocontrol o una habituación consolidada pueden hacer que alguien se abstenga de conectarse con la escena en cuestión, previo retener la reacción espontánea de contemplación. Al espectáculo se atiende por reflejo, no por decisión; la decisión puede operar en contra del reflejo y luego de éste.

Una característica es que mueve a la acción, indefectiblemente genera conducta. La conducta generada será como mínimo una emoción, y seguramente un pensamiento o un análisis. Si el espectáculo contiene modelos es mucho lo que mueve a la imitación, y si reside en un medio masivo es mucho más lo que moviliza porque tiene relevancia social, mucha gente lo está viendo y puede verse influida. Esta sola noción le da otra entidad y lo hace obligatorio, al tiempo que se genera catexia (reacción emocional de adhesión o rechazo) y por ende un salto a la conducta exterior, a los hechos. Estos hechos pueden ir de un simple intercambio de parecer con alguien, a una compra, un voto o una revolución.