La tensión de la batalla regresó en el último episode Game of Thrones

El cuarto capítulo de la séptima temporada de ‘Game of Thrones’ (‘GOT’) llegó en una semana plagada de imprevistos. Primero estuvo el ataque a HBO GO que permitió la filtración del guion del capítulo que se estrenaba esa semana. Luego, el mismo episodio en baja calidad llegó a Internet. Desde el viernes algunas imágenes habían comenzado a rondar en redes sociales. Para mi pesar, alguien decidió publicar una imagen del episodio en Facebook.

Es una buena señal que incluso los spoilers no arruinaran este episodio. ‘The Spoils of War’ es, sin duda, uno de los mejores capítulos en la historia del show. Lo que es extraño si se considera también que es el más corto. Nuevamente ‘GOT’ demuestra que esta temporada quiere marcar un ritmo mucho más rápido y certero.

Hablaremos un poco del siguiente episodio así que, en caso de que se lo perdieran, les traemos el adelanto del capítulo cinco de ‘GOT’: Blood of the Dragon.

 

La pequeña loba regresa a casa

Con Arya en Invernalia solo falta la llegada de Jon para tener el esperado encuentro entre los hermanos Stark. No obstante, desde ya estamos viendo el impacto de la presencia de Arya en el castillo. Durante su práctica de combate con Brienne, Sansa la estuvo observando todo el tiempo. Su reacción deja un mal sabor de boca. Se le vio incomoda e incluso preocupada. Hay dos posibles interpretaciones: o bien Sansa teme que su hermana represente una pérdida de autoridad para ella, o ver a Arya la ha hecho sentir sus limitaciones y lo poco que ha logrado en todo este tiempo. Tener a Meñique a su lado tampoco trae los mejores presagios.

También se ha explicado un poco más la razón del comportamiento extraño de Bran en los últimos episodios. Ahora que es el Cuervo de tres ojos parece que todo rasgo de emoción en él ha desaparecido. Así lo demostró su despedida con Meera que, a falta de una mejor descripción, fue fría. Lástima por todos aquellos que esperaban un final romántico para estos dos.

Dragones y leones al fin chocan

Pero quizás el núcleo de este episodio estuvo en Daenerys. Como se esperaba, su reacción al enterarse de la pérdida de Altojardín desencadenó el conflicto en Dragonstone. Esto llevó a un incómodo enfrentamiento con Tyrion en el que ella no solo le recriminó por sus fracasos, sino que acusó a su Mano de ser demasiado blando con los miembros de su familia.

Haciendo caso omiso a las advertencias, Daenerys cargó hacia al ejército de Jaime. Esto dio como resultado una asombrosa batalla entre Dothrakis y Ponientis, con un inmenso dragón rostizando caballeros en armaduras. Pero más que demostrar que HBO puede crear una creíble guerra (que es algo que a este punto tenemos claro) ‘The Spoils of War’ trajo de regreso ese suspenso que faltó en este inicio de temporada. El temor por ver morir a algún personaje se mantuvo al máximo en un juego de la pelota emocional: temor por Bronn, luego por el dragón, de regreso a Bronn, luego por Daenerys y finalmente por Jaime.

La escena final nos deja en vilo sin saber sobre el destino del caballero. ¿Habrá escapado o fue capturado por las fuerzas de la reina? El teaser del siguiente episodio poco elabora sobre ese tema.

Jon y Daenerys

En este punto es claro que no solo los fans quieren ver a estos dos personajes juntos, sino que HBO también está interesado en cumplir con ese romance. ¿Pero ocurrirá esto antes o después de que Jon se entere que Daenerys es su tía?

De momento, el adelanto del siguiente episodio nos deja claras una cosa: Jon seguirá en Dragonstone un tiempo más y Daenerys regresará al castillo después de su victoria, lo que puede significar una oportunidad de seguir plantando las semillas del romance. El único problema está en que la madre de los dragones no ha estado muy cooperativa en últimos episodios. Y no hay indicios de que su actitud cambie en el quinto capítulo.

 

Fuente