Detienen a seis altos directivos de Citgo, filial de PDVSA en EEUU

Las autoridades venezolanas detuvieron por presunta corrupción al presidente y a cinco vicepresidentes de Citgo, filial en Estados Unidos de la petrolera estatal PDVSA, recién declarada en default por un grupo de acreedores.

Se trata de “seis altos directivos ya aprehendidos” que serán acusados de “peculado doloso propio, concierto de funcionario público con contratista, legitimación de capitales y asociación”para delinquir, dijo a la prensa el fiscal general, Tarek William Saab.

El presidente de Citgo, José Ángel Pereira, fue detenido en Caracas, en tanto que no se precisó el lugar de los arrestos de Tomeu Vadell, Alirio Zambrano, Jorge Toledo, Gustavo Cárdenas y José Luis Zambrano, vicepresidentes de distantes áreas de Citgo.

“Estos funcionarios aparecían como elementos facilitadores para la estrategia de presión internacional, tal vez, al servicio de una potencia extranjera en contra del país, porque hay que tener una visión anti-venezolana para colocar en riesgo nuestra principal filial estatal”, afirmó Saab.

Las detenciones se producen en momentos en que Venezuela pasa serios aprietos con el pago de su deuda soberana y la de PDVSA, que aporta 96% de las divisas del país.

La semana pasada, PDVSA fue declarada en default por la Asociación Internacional de Swaps y Derivados (ISDA), que reúne a tenedores de bonos, luego de que las agencias S&P Global Ratings y Fitch calificaron a esa empresa y al país en incumplimiento parcial.

Los títulos de la compañía representan 30% de la deuda externa venezolana, estimada en unos 150.000 millones de dólares, que el presidente Nicolás Maduro busca refinanciar, aunque los expertos estiman que será difícil por las sanciones que le impuso Estados Unidos.

Citgo y otros activos de PDVSA podrían ser embargados como parte de un proceso de litigios a los que se expondría Venezuela si no cumple con sus obligaciones de deuda, según Eurasia Group y otros centros de análisis.

“De la peor calaña”

Según Saab, los altos directivos de Citgo, “valiéndose de su investidura como representantes legales de la filial”, firmaron el 15 de julio de 2017 un contrato con las empresas Frontier Group Management LTD y Apollo Global Management LLC, sobre una supuesta renegociación de deudas.

“Basándose para la firma de ese contrato en una presunta refinanciación de los programas de deuda del año 2014 y 2015 para solicitar préstamos bajo condiciones leoninas, desfavorables para nuestra principal industria, como es PDVSA”, explicó Saab.

El contrato permitía “un financiamiento por un monto de hasta 4.000 millones de dólares sin contar por supuesto para la firma con el beneplácito del Ejecutivo”.

Según el funcionario, “lo más grave” fue que ofrecieron como garantía la propia filial Citgo, principal empresa refinadora de petróleo y comercializadora de gasolina y lubricante de Venezuela en Estados Unidos.

“Esto es corrupción de la más podrida calaña que debe ser castigada y sancionada independientemente de que quien esté involucrada sea la más alta gerencia de Citgo. Tendrán que responder a la justicia”, sentenció Saab.

El fiscal destacó que la empresa Mangoré Sarl, intermediaria en la negociación, posee entre sus directivos a Juan Zavalia Paunero, quien se encuentra vinculado al caso de los Panama Papers.

Saab citó además investigaciones de WikiLeaks, que señalan que Pereira ofreció el 9 de febrero de 2014 “información confidencial sobre la estrategia de negociación de Venezuela” en un conflicto con la trasnacional petrolera Conoco Phillips”.

Citgo, fundada en 1910 con el nombre de Cities Service, posee tres refinerías de petróleo en los estados de Texas, Luisiana e Illinois, con capacidad acumulada de 750.000 barriles por día; además de tres oleoductos y acciones de otros tres.

Saab dice liderar, desde que asumió el cargo en agosto, una ofensiva contra la corrupción dentro de PDVSA, que ha llevado al arresto de unos 50 funcionarios, entre ellos una docena de altos directivos.

La corrupción, una producción en caída libre -1,9 millones de barriles diarios (mbd), frente a 2,27 mbd de 2016- y el uso de PDVSA como un banco para financiar el gasto social, debilitaron a la compañía, que otrora fue una de las cinco mayores del mundo, según expertos.

Analistas advierten que un default profundizaría la recesión en un país con cuatro años de contracción (36%) y a las puertas de la hiperinflación.

Con información de 24 Matins

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.