El Gobierno de Irlanda, amenazado en un momento crucial del Brexit

La oposición irlandesa amenazó este viernes con hacer caer al gobierno de Leo Varadkar en un momento clave de las discusiones sobre el futuro de la frontera con el Reino Unido tras el Brexit.

El principal partido opositor presentó una moción de censura contra la viceprimera ministra, Frances Fitzgerald, por su gestión de un escándalo policial, advirtiendo que habrá elecciones si no renuncia.

La viceprimera ministra “debería dimitir (…), eso evitaría elecciones generales”, dijo a la radio RTE el líder del partido Fianna Fail, Micheal Martin.

La oposición la acusa de haber estado al corriente de una campaña para desacreditar a un policía que destapó un caso de corrupción en el cuerpo.

Fianna Fail permite la supervivencia parlamentaria del gobierno del Fine Gael encabezado por Varadkar, el primer jefe de gobierno homosexual e hijo de inmigrante de la historia de Irlanda.

– Cuestión ‘irresoluble’ –

Si Fianna Fail le retira su apoyo, el país se encaminaría a unas elecciones anticipadas antes de Navidad, justo cuando el futuro de la frontera entre Irlanda y la provincia británica de Irlanda del Norte tras el Brexit estará en la agenda de la cumbre europea de diciembre.

“Fianna Fail se está comportando temerariamente”, en un momento en que “el gobierno está gestionando algunos asuntos muy serios”, dijo a la prensa el ministro de Relaciones Exteriores irlandés, Simon Coveney, en Bruselas, donde se reunió con el negociador europeo para el Brexit, Michel Barnier.

La frontera entre Irlanda, miembro de la UE, e Irlanda del Norte es una de las tres cuestiones prioritarias, junto a la factura del Brexit y los derechos de los ciudadanos, en la negociación entre Reino Unido y sus socios europeos, cuyo divorcio está previsto el 29 de marzo de 2019.

Dublín exige que la frontera siga totalmente abierta y amenaza con bloquear el eventual visto bueno de los líderes europeos en diciembre que abriría la puerta a una segunda fase de negociaciones, con un acuerdo comercial sobre la mesa como reclama Londres.

Tras reunirse este viernes con la primera ministra británica, Theresa May, en Bruselas, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, dio de plazo hasta el día 4 de diciembre para “contastar progresos de parte de Reino Unido en todos los asuntos, incluido en el tema de Irlanda”.

– Viejos fantasmas –

La mandataria británica, que calificó el encuentro de “muy positivo”, aseguró compartir el “mismo deseo” con Irlanda, con cuyo gobierno continúa hablando de eventuales “soluciones”. “Queremos garantizar que el movimiento de personas y el comercio continúe a través de la frontera como hasta ahora”, agregó.

El canciller irlandés había advertido horas antes que de no registrarse avances “en términos de mayor claridad y credibilidad” de cara a evitar una “frontera dura” en la isla de Irlanda, no se podrá pasar a la siguiente fase. “Hasta ahora, la cuestión irlandesa es irresoluble”, alertó.

El regreso de los controles fronterizos podría dañar la economía de la zona y agita el fantasma del viejo conflicto entre protestantes pro-británicos, también llamados unionistas, y católicos partidarios de la reunificación irlandesa, conocidos como republicanos.

Los unionistas norirlandeses, apoyo parlamentario de la primera ministra británica en Londres, acusan en cambio al gobierno de Varadkar de usar el Brexit para lograr la reunificación de la isla de Irlanda.

“Hemos oído al ministro de Exteriores de la República de Irlanda de su inspiración por una Irlanda unida”, criticó en la radio BBC Arlene Foster, líder del Partido Unionista Democrático (DUP) norirlandés

Con información de AFP

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.