Filipinas está trabajando en la legalización de Bitcoin como un medio de valor

El comisionado de Filipinas, Emilio Aquino, ha declarado que los reguladores del país “están considerando legalizar las ofertas de monedas virtuales, aplicando el Código de Regulación de Valores”. El movimiento surge después de mucho análisis y de haber consultado al Banco Central de la nación. Se especula que el ejemplo de su vecino más cercano, Japón, ha servido como un efectivo punto de referencia.

¿Por qué Japón? Hay que tener en cuenta que el país del sol naciente ha dado la bienvenida a una revolución liderada por las criptomonedas. En julio de este año, el gigante asiático dio luz verde a una ley que elimina el impuesto del 8% en las transacciones con divisas electrónicas, y dos meses más tarde salió a la luz que los principales bancos del país, bajo la tutela del Mizuho Financial Group, han manteniendo reuniones esperando unir fuerzas y crear una compañía que lance su propio criptoactivo, uno que pueda perfilarse como un digno representante dentro de los medios de pago virtuales, sin contar con una volatilidad tan pronunciada como la de Bitcoin –estaría sujeto a la misma tasa de cambio que el Yen–. Su nombre sería J Coin y estaría libre de comisiones en las transacciones realizadas dentro del país; llegará en 2020.

Mientras tanto, conviene relatar una situación muy interesante que ha ocurrido en Filipinas. Y es que la empresa agrícola Calata Corp fue despojada de su bolsa de valores por irregularidades, razón por la que decidió adentrarse en el ámbito de las ICO. Su esperanza es recaudar el dinero suficiente para impulsar su proyecto Calcoin, y tomando en cuenta que las ventas de tokens se han hecho con casi 4.000 millones de dólares este año, pues la decisión no está mal encauzada. Esto ha llamado la atención de los reguladores del país.

Según lo estipulado por el comisionado:

Esta Oferta Inicial de Monedas puede considerarse como un método de financiamiento para brindar un activo de valor, y no es posible hacer esto sin recibir el visto bueno de la Comisión de Bolsa y Valores de los Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés)”.

De igual forma, Aquino expresó:

En redes sociales hemos visto que las ICO más populares van dirigidas a Bitcoin y Ethereum, pero existen otras que pueden considerarse medios para la entrega de valor. Esa es precisamente la dirección que estamos tomando, basándonos en los lineamientos aprobados por la SEC y en nuestras contrapartes en Malasia, Hong Kong y Tailandia”.

Lo cierto es que ahora mismo el panorama no podría tornarse más interesante en Filipinas, puesto que el representante de la Comisión de Valores del país también añadió:

Hay unas cinco o seis compañías que ya han sido registradas y aprobadas por el Banco Central, pero están limitadas a ofrecer servicios que puedan hacer frente a las remesas efectuadas por los trabajadores filipinos en el extranjero, reduciendo así los costos”.

Por su parte, el líder del Banco Central de la nación, Néstor Espenilla Jr., sugirió:

Es necesario tener la mente abierta cuando se trata de tecnología Fintech. Aquí en la institución estamos concentrados en garantizar la innovación, y actualmente hay dos exchanges de monedas digitales registrados con nuestras políticas”.

Cabe destacar que, a principios del año, la organización financiera más importante del país emitió regulaciones para los intercambios de criptoactivos, entre las que destacan reglas contra el lavado de dinero; tampoco está de más recordar que, en agosto, The Manila Timesinformó que según Néstor Espenilla, el Banco Central estaba supervisando las actividades de dos exchanges de Bitcoin, a los que describió como locales con “raíces internacionales”.