Llega a su fin el juicio por la primera etapa del caso de corrupción Gürtel

El juicio por la primera etapa del caso de corrupción Gürtel quedará el viernes visto para sentencia en la Audiencia Nacional después de más de un año de sesiones de uno de los principales casos de corrupción que ha sacudido al país y al Gobierno en los últimos años.

La última sesión del proceso sobre los primeros años de la trama -entre 1995 y 2000-, que llevó a una histórica declaración judicial de un presidente del Gobierno, tocará a su fin tras el turno de última palabra del considerado cabecilla de la trama, Francisco Correa.

Desde su inicio en octubre de 2016 el proceso ha sentado en el banquillo a 37 personas, entre ellas varios exdirigentes del gobernante Partido Popular.

Los fiscales, que sostienen que el PP se benefició con fondos ilegales, han pedido para Correa 125 años de prisión al considerarlo líder de la organización, mientras que para Pablo Crespo, exsecretario de organización del PP en Galicia, solicitaron 85 años.

Correa ya cumple una condena de 13 años de prisión por otra vertiente del caso en la Comunidad Valenciana, por la creación de una trama empresarial para obtener distintos contratos de la Generalitat Valenciana en diversas ferias de turismo.

El extesorero del partido, Luis Bárcenas, se enfrenta a una pena de prisión de hasta 42 años y medio por una serie de delitos fiscales tras descubrirse que tenía una fortuna en Suiza de más de 48 millones de euros. Bárcenas supuestamente fue el responsable de gestionar una caja B con supuestas financiaciones y pagos ilegales.

El juicio se ha celebrado en una macrosala de la Audiencia Nacional en la localidad madrileña de San Fernando de Henares, y ha causado graves disgustos al Partido Popular, investigado como persona jurídica en el proceso.

La supuesta trama de financiaciones, pagos y adjudicaciones ilícitas ha salpicado a una decena de ex altos cargos de la formación en el país.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y cuatro exministros del Partido Popular, entre ellos el que fuera ministro de Economía, Rodrigo Rato, han declarado como testigos en el caso a petición de Bárcenas.

Rajoy, en una comparecencia histórica ante la Justicia para un mandatario español, negó tener conocimiento de que su partido se financiara de forma irregular y haber recibido sobresueldos como apuntaban los llamados “papeles de Bárcenas”.

Las pesquisas se iniciaron en los ayuntamientos madrileños de Majadahonda y Pozuelo de Alarcón, gobernados por el PP y a los que Correa aseguró que pagó en 2003 comisiones a cambio de adjudicaciones de contratos públicos.

Con información de Reuters

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.