“Aún es posible una reforma de las jubilaciones en Brasil” (Secretario de Previsión Social)

La reforma del sistema de jubilaciones en Brasil es para el gobierno del conservador Michel Temer el santo grial para contener el rojo de las cuentas públicas, pero el proyecto trastabilla a las puertas de un año electoral teñido de incertidumbres.

Pese a la resistencia del Congreso y a la proximidad del receso parlamentario del 18 de diciembre, el secretario de Previsión Social, Marcelo Caetano, cree que es posible que los diputados aprueben este año un endurecimiento de las condiciones para jubilarse, antes de pasar el proyecto al Senado.

La aprobación requiere de un doble voto por una mayoría cualificada, por tratarse de una reforma constitucional.

Caetano, un economista de 47 años, admitió al recibir el viernes a la AFP en su despacho de Brasilia que la iniciativa es tan impopular que si se escribe “reforma de las jubilaciones” en un buscador de internet solo se obtendrán imágenes de protestas, sin importar el idioma ni el país.

P: ¿Habrá reforma?

R: Confío en que sí. Desde una perspectiva técnica ya no veo más oposición, lo que hay es un problema de naturaleza política para que eso se pueda traducir en votos.

Hay que negociar, usar la habilidad política y hay dos personas que saben negociar [ndlr: Temer y su aliado, el presidente de la Cámara Baja, Rodrigo Maia]. ¿Es fácil? No, no lo es, pero es posible. Todavía podemos tener las dos votaciones en la Cámara de Diputados.

Lo cierto es que hoy no tenemos los votos suficientes para aprobarla.

P: ¿Hasta cuándo va a mantener esa convicción?

R: Hasta el último día. El gobierno tiene la convicción de que es necesaria una reforma de la previsión social. Es una agenda prioritaria (…). Tenemos una ventana de oportunidad y el presidente está personalmente empeñado en aprovecharla.

Ahora, cuanto más tiempo pasa, más difícil es. Tenemos conciencia de eso, pero no desistimos y seguimos trabajando con la idea de que puede ser aprobada este año.

P: ¿Y si se cae?

R: Eso dificultará el proceso de reducción estructural de las tasas de interés en Brasil. El propio presidente del Banco Central (Ilan Goldfajn] dijo que esa política depende de la reforma y hay estudios del Ministerio de Planificación que indican que la economía entraría en recesión y aumentaría el desempleo.

P: ¿Puede la reforma acabar con el déficit fiscal?

R: No es posible terminar con el déficit con una reforma. Los impactos fiscales se irán sintiendo de un modo paulatino porque no alteran el stock [de gastos en jubilaciones], sino el flujo y los flujos de gastos no se alteran de un día para el otro.

La economía reacciona rápidamente por una cuestión de expectativas. Activos financieros como la Bolsa o el tipo de cambio reaccionan a una posible aprobación de la reforma por las expectativas que se crean.

P: ¿Por qué es importante hacerla ahora?

R: Brasil precisa reformar su sistema de pensiones hace mucho. Lo que tenemos ahora es una coyuntura política que la favorece porque es la prioridad de la agenda del presidente y permite consolidar mejor las cuentas públicas y con eso dar una mejor trayectoria a la solvencia del país.

Con información de 24 Matins

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.