Boris Johnson llega a Irán para intervenir en la liberación de una iraní-británica

El ministro británico de Relaciones Exteriores, Boris Johnson, viajó este sábado a Irán para participar en discusiones sobre el acuerdo nuclear, los conflictos regionales pero también para intervenir en aras de la liberación de una ciudadana iraní-británica detenida desde el 2016.

Tras llegar a Teherán a media mañana, según la agencia ISNA, Johnson se reunió con su par iraní, Mohamad Javad Zarif, para hablar también del acuerdo nuclear y del conflicto en Yemen.

Se trata de la primera visita de un ministro de Relaciones Exteriores británico a Irán desde la firma del acuerdo para limitar el programa nuclear de Teherán en 2015.

Johnson no hizo declaraciones a la prensa después de entrevistarse con su homólogo iraní.

“Aunque nuestra relación con Irán mejoró de forma significativa desde 2011, sigue siendo complicada y tenemos desacuerdos en muchos temas”, dijo en un comunicado antes de su visita.

También estimó que el “diálogo es la clave para superar” las diferencias “y progresar en las cuestiones que cuentan”.

“Señalaré mis graves preocupaciones sobre el destino de los ciudadanos binacionales e insistiré para que sean liberados, en la medida que los criterios humanitarios lo permitan”, también afirmó, en alusión a la ciudadana iraní-británica Nazanin Zaghari-Ratcliffe.

Zaghari-Ratcliffe tiene que comparecer de nuevo ante la justicia iraní este domingo para responder a las acusaciones de “difusión de propaganda”, que le podrían acarrear 16 años de cárcel, según su marido Richard Ratcliffe.

Empleada de la Fundación Thomson Reuters, vinculada a la agencia de prensa canadiense-británica del mismo nombre, Zaghari-Ratcliffe fue detenida en el aeropuerto de Teherán en abril de 2016 tras visitar a su familia.

Fue condenada en septiembre de 2016 a cinco años de cárcel por participación en manifestaciones contra el régimen en 2009, lo que ella niega. La pena fue confirmada en apelación en abril de 2017.

El caso pasó al campo político tras las afirmaciones muy criticadas de Boris Johnson, que declaró en noviembre que Nazanin Zaghari-Ratcliffe formaba a periodistas en Irán, afianzando las acusaciones de Teherán.

Johnson tuvo que rectificar y dijo que la mujer estaba de vacaciones en su país de origen. Instó luego a su homólogo iraní a pedir su liberación.

Con información de AFP

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.