Cataluña camina a las elecciones con candidatos independentistas en Bruselas y la cárcel

El 4 de diciembre dará comienzo la campaña electoral para los comicios catalanes del próximo 21-D, una cita que a la que las dos principales candidaturas independentistas se enfrentan sin que sus líderes puedan hacer campaña de manera física en el territorio ya sea porque se encuentran en prisión o desplazados a Bruselas.

“No estamos compitiendo en igualdad de condiciones. Tenemos miembros de la candidatura en el exilio y tenemos miembros de candidaturas en la cárcel; es un ataque grave contra la democracia”, dijo el 4 de diciembre Elsa Artadi, candidata por la lista Juntos Por Cataluña.

Estas palabras llegan después de que el Tribunal Supremo decidiera el 4 de diciembre la puesta en libertad previo pago de fianza para seis de los diez lideres independentistas que estaban presos en Madrid, una decisión que excluyó al exvicepresidente catalán y principal candidato de Esquerra Republicana de Cataluña, Oriol Junqueras, que permanecerá en prisión.

Por otra parte, también el 4 de noviembre se conoció que el expresidente catalán Carles Puigdemont —principal candidato de la lista Juntos Por Cataluña— permanecerá en Bélgica hasta, como mínimo, el próximo 14 de diciembre, fecha en la que la Cámara del Consejo de Bruselas decidirá sobre su extradición a Madrid.Esa decisión será en primera instancia, por lo que, sea cual sea la decisión de la justicia belga ante la orden europea de detención emitida por Madrid, es previsible que no pueda trasladarse a Cataluña durante la campaña.

Los problemas de los líderes independentistas con la justicia española se derivan de la demanda que la Fiscalía General del Estado presentó contra una veintena de actores políticos catalanes por delitos presuntamente cometidos durante la planificación y desarrollo del proceso soberanista de la pasada legislatura.

La decisión del Tribunal Supremo de mantener en prisión a Oriol Junqueras junto a otros tres líderes independentistas —el exconsejero de Interior Joaquim Forn y los los líderes civiles Jordi Sànchez y Jordi Cuixart— se debe a que el juez instructor percibe en su actuación un elemento de “explosión de violencia” que le lleva a inferir la existencia de riesgo de reiteración delictiva.En opinión de la número dos de Junqueras, Marta Rovira, el mantenimiento en prisión del líder de ERC es un “intento encubierto” de “ilegalizar” su candidatura

De acuerdo con una encuesta publicada este mismo martes por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), los republicanos catalanes pelean con los liberales de Ciudadanos por ser el partido más votado.

Según este estudio, la suma de ERC (32), Juntos Por Cataluña (25-26) y la independentista Candidatura de Unidad Popular (9) obtendría entre 66 y 67 diputados, quedando a solo un escaño de la mayoría absoluta, cifrada en 68 de los 135 asientos de la cámara.Fuera del ámbito independentista, el estudio coloca a los liberales de Ciudadanos (31-32) como la principal opción para los votantes unionistas.

Sin embargo, las opciones de Ciudadanos para formar gobierno también dependerán de complejos pactos electorales, ya que los pronósticos de sus socios naturales, el Partido Socialista Catalán (21) y el Partido Popular (9), no ayudan a sumar mayoría absoluta.

Ante este escenario, la coalición de Podemos con Cataluña en Común (9), una candidatura no independentista pero favorable a la celebración de un referéndum, se presenta como un engranaje clave para los acuerdos postelectorales.

La permanencia en prisión de Oriol Junqueras no fue comentada por la candidata de Ciudadanos, Inés Arrimadas, que se limitó a manifestar su respeto a las decisiones judiciales.No obstante, Xavier García-Albiol, candidato del Partido Popular —la formación del Gobierno español— recibió la decisión judicial como coherente ante “una persona que no se arrepiente” y que “solo pretende utilizar las circunstancias (la celebración de elecciones) para salir de la cárcel.

En un sentido similar se expresó el Gobierno español, que a través del ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, insistió en que en España “no hay presos políticos, sino políticos presos por delitos muy graves”.

Tras esta afirmación, el ministro valoró la ausencia de Junqueras y Puigdemont en la campaña como “la consecuencia de haber cometido unos hechos de gran gravedad que llevan aparejados una pena muy elevada”.

Un tono distinto fue el utilizado por Miquel Iceta, candidato del Partido Socialista de Cataluña, que dijo sentir alegría por la puesta en libertad de seis de los diez independentistas presos y lamentó que esa medida “no se haya extendido al conjunto”.Por su parte, Xavier Domenech, candidato de la lista conjunta de Podemos y Cataluña en Común, calificó la decisión judicial de “incomprensible e injusta”.

“Es una decisión que no ayuda a desbloquear la situación que estamos viviendo”, añadió.

Esta disparidad de opiniones respecto a la decisión del Tribunal Supremo hace anticipar que, pese a que el CIS no otorga mayoría absoluta al independentismo, la conformación de un Gobierno alternativo tras los comicios del 21-D se antoja altamente difícil.

En último lugar, Carles Riera, candidato de la CUP, calificó la decisión judicial como la muestra de la persecución “inquisitorial” que a su modo de ver sufre el independentismo.

Con información de Sputnik

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.