Rusia le busca las cosquillas a EEUU con la construcción del Nord Stream 2

A medida que crece la demanda por gas en Europa, la empresa rusa Gazprom baraja la posibilidad de tender la tercera tubería mediante la implementación del gasoducto Nord Stream 2.

Con estos planes, el gigante ruso puede tropezar con ciertos problemas relacionados con la financiación, que serán causados por EEUU, según muestra el análisis del medio ruso Expert.

El proyecto Nord Stream 2 prevé actualmente el tendido de dos tuberías de gas con una capacidad anual para 55.000 millones de metros cúbicos, que unirán la costa rusa y Alemania a través del fondo del mar Báltico. No se excluye la posibilidad de que la empresa Nord Stream 2 AG —encargada de implementar el proyecto— tienda el tercer tramo del gasoducto a Europa.

“Por ahora [la construcción del gasoducto Nord Stream 3] es solo una intención, y probablemente sea una forma de buscarle las cosquillas a los estadounidenses (…)” declaró Alexéi Antónov, analista de la compañía Alor Broker, citado por Expert.

Antónov recordó que los representantes de EEUU que tratan suministrar su gas natural licuado a Europa han exhortado en repetidas ocasiones a que sus socios europeos dejen de participar en la construcción del proyecto. EEUU incluso pasó de amenazas a acciones preventivas tras aprobar en agosto de 2017 la Ley para Contrarrestar a los Adversarios de EEUU a través de Sanciones (CAATSA, por sus siglas en inglés). Esta ley prevé imponer restricciones a las inversiones y los suministros de bienes y servicios de Rusia, necesarios para la construcción de gasoductos y oleoductos que sirven para la exportación.

Antónov considera que no hace falta preocuparse mucho por la financiación y el devenir del gasoducto Nord Stream 2.

“[Los países europeos] sienten temor, pero financian y elaboran planes que permiten evitar las sanciones [de EEUU]”, comentó Antónov.

Planes para evitar las sanciones de EEUU

De acuerdo con la CAATSA, EEUU puede incluir en calidad de medida extrema a todas las empresas y las personalidades que apoyan la construcción del Nord Stream 2 en la lista negra SDN y bloquear sus cuentas bancarias. No se podrá prestar servicios, financiar actividades o concluir ningún acuerdo con los integrantes de la lista.

Cuando EEUU aprobó su ley, los grupos de presión estadounidenses hicieron todo lo posible para disminuir los riesgos para las empresas europeas y estadounidenses que ya estaban realizando proyectos conjuntos con Rusia.

El acuerdo entre Gazprom y sus socios sobre financiación fue firmado en mayo de 2017.

“De esta manera, el Nord Stream 2 está formalmente exento de las restricciones previstas por la CAATSA [aprobada en agosto del 2017]”, apuntó Antónov, si bien admitió que por ahora existe riesgo de que los juzgados estadounidenses “interpreten” las leyes de EEUU “de otra manera”.

Antónov mencionó también que para este caso fue creado el plan que permite hacer que las inversiones de los socios de Gazprom destinadas al Nord Stream 2 sean anónimas. Existe la posibilidad de financiar el proyecto a través de intermediarios. Hace un mes se conoció que el agente británico Glas Trust puede desempeñar el papel de intermediario. El plan es bastante sencillo: los socios del Nord Stream 2 entregarán sus recursos al agente y este los prestará al Nord Stream 2 AG. De esta manera Wintershall, OMV, Shell, Engie y Uniper no participarán formalmente en el financiamiento del proyecto, sino que lo hará por ellos el agente.”La inclusión de este agente en la lista negra de EEUU es un pequeño precio que se pagará por un gran asunto”, recalcó Antónov.

Prosigue la financiación

En marzo, la empresa Nord Stream 2 AG recibió de sus socios un crédito por valor de 404 millones de euros. Estos recursos fueron invertidos, según el acuerdo de cooperación a largo plazo que fue concluido con Wintershall, OMV, Shell, Engie y Uniper.

Esta no es la última inversión que los socios de Gazprom asignarán para implementar el proyecto. Según el acuerdo, las compañías mencionadas tendrán que presentar a Nord Stream 2 AG un crédito por valor de 6.650 millones de euros para la implementación del proyecto.

“Este es el compromiso que los socios de Gazprom están obligados a cumplir cueste lo que cueste”, aseveró Antónov.

Por su parte, el analista superior de la compañía rusa Freedom Finance, Bogdán Zvárich, considera que las empresas que financien el Nord Stream 2 no estarán expuestas a las sanciones de EEUU.

“Es más probable que Europa pueda defender este proyecto”, destacó Zvárich.

Con información de Sputnik

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.