¿A qué juega Francia en Siria?

El presidente Emmanuel Macron declaró que Francia participa en la guerra de Siria porque los terroristas de Estado Islámico cometieron atentados en territorio galo. ¿Es esta la única causa por la que París interviene en el país árabe?

Los expertos entrevistados por Sputnik consideran que no, y revelaron cuáles podrían ser los verdaderos objetivos de Francia con su participación en el conflicto sirio.

El politólogo egipcio Taimur Dvidar considera que la principal meta de París es consolidar su presencia en el territorio sirio cuando se restablezcan las infraestructuras de extracción de petróleo y gas.

“Si nos fijamos, todos los intereses de Francia están concentrados en la orilla oeste del río Éufrates y al sur de ella, en estas regiones se encuentran los yacimientos”, aseveró Dvidar, que agregó que Francia tiene objetivos “puramente comerciales”.Además, el interlocutor de Sputnik no excluyó la posibilidad de que París esté en Siria por la misma razón por la que estuvo en algún momento en el Líbano: para contrarrestar al movimiento chií Hizbulá.

Por su parte, el politólogo ruso Semión Bagdasárov, director del Centro ruso de Investigaciones sobre Oriente Medio y Asia Central, considera que Emmanuel Macron quiere resucitar la influencia que Francia tuvo históricamente en la región, cuando Siria era una de sus colonias.

El nuevo Oriente Medio y la nueva Siria

Tras su encuentro con el presidente estadounidense, Donald Trump, el líder galo declaró que una vez alcanzada la victoria sobre el ISIS —grupo terrorista proscrito en Rusia y otros países— EEUU y sus aliados no tendrían que retirar sus tropas de Siria.

“Nosotros debemos construir una nueva Siria después de la guerra”, aseveró Macron.Taimur Dvidar apunta que con estas declaraciones Macron aludió de forma directa a la posible división de Siria, que será apoyada por los países del golfo Pérsico

“No es un secreto que los países del golfo, encabezados por Arabia Saudí, buscan un cambio de poder en Siria y dividir el país en zonas de influencia antes de que llegue la etapa final para implementar las decisiones del Consejo de Seguridad de la ONU, previstas en la resolución 2254”, recalcó Dvidar.

A este respecto, el politólogo agregó que los países tanto del golfo Pérsico como de Occidente tratan de acusar a Rusia en sus medios de comunicación de compincharse con Ankara y Teherán para dividir a Siria en zonas de influencia.

“Es evidente que la situación es totalmente la inversa. Rusia, en coalición con las autoridades turcas e iraníes, quiere preservar la integridad de Siria”, enfatizó el experto, que añadió que “el momento realmente peligroso en Oriente Medio se está aproximando a medida que Occidente trata de repartirse los pedazos del antiguo legado del Imperio otomano”.

Según el politólogo, este plan de los países occidentales prevé crear un nuevo Oriente Medio, separado en principados pequeños que siempre estarán librando guerras entre sí. Al hablar sobre el modelo de la futura organización política que EEUU y sus aliados podrían querer implantar en Siria, el politólogo egipcio aseveró que para ellos es muy importante dividir este país árabe.

“El sur, [según el proyecto de los países occidentales] tendrá que ser controlado por grupos radicales suníes auspiciados por Occidente y por los países del golfo Pérsico. Una especie de búfer compuesto por formaciones armadas kurdas que gozarían del apoyo de Israel y EEUU será creado en el norte de Siria. Estas formaciones serán utilizadas como una fuerza proxy”, aseveró Dvidar. El experto agregó que los países occidentales también intentarán bloquear las carreteras que unen Damasco con Beirut y Bagdad.

La alternativa de Francia para el arreglo del conflicto 

Hace un tiempo Francia diseñó un nuevo y reducido paquete de iniciativas para Siria que incluye a EEUU, Francia, Jordania y Arabia Saudí, y que coordina sus esfuerzos con Turquía y Alemania.

El politólogo egipcio recordó que este grupo fue creado en vísperas de la celebración de la cumbre intersiria en Sochi.Según Dvidar, este foro no es una alternativa, sino una especie de desacreditación de la cumbre que se celebró en la ciudad rusa. Sin embargo, el politólogo ha admitido que los integrantes de este grupo hacen propuestas constructivas que podrían ser escuchadas, pero duda de que sus buenas intenciones sean sinceras.

El apoyo de Francia a los kurdos

A finales de marzo, Macron declaró que su país apoyaba a los kurdos sirios. Varios medios de comunicación informaron, citando a fuentes kurdas, de que durante un encuentro con una delegación de las Fuerzas Democráticas Sirias —grupo de la oposición siria con preeminencia kurda— el presidente galo prometió enviar a Manbij —capital del Kurdistán sirio— tropas francesas.

De acuerdo con Dvidar, los kurdos, que desde hace muchos años buscan crear su propio Estado, están listos para cooperar con cualquiera “para hacer realidad su sueño”. Para ser soberanos, necesitan contar con el consentimiento de los Estados de la región, y por ahora esto es algo imposible, prosigue el politólogo.

A su vez, Francia ‘está coqueteando’ con los kurdos porque quiere acceder a sus yacimientos de petróleo y de gas. Dvidar opina que la intervención de las tropas francesas en Siria va en esta dirección y añadió que si los estadounidenses deciden retirarse de Siria, las fuerzas galas permanecerán en el país árabe.

“Sinceramente, a los franceses, estadounidenses, la coalición occidental o a los así llamados amigos de Siria no les importan los kurdos. Estos actores colaborarían con el mismísimo diablo si se trata de dinero. Aquí, el escenario es el mismo que el que se produjo en Irak y en Libia”, recalcó el politólogo.

El cambio drástico de Asad, de amigo a dictador

¿Сómo Bashar Asad pasó de amigo de Francia —incluso condecorado con la orden de la Legión de Honor por sus reformas en Siria— a ‘dictador’ asesino de su pueblo?

Dvidar considera que la situación vivida por Asad se parece a lo que sucedió en el pasado con el presidente libio, Muamar Gadafi, y a su homólogo iraquí, Sadam Husein.”Recuerdo en mi infancia cuando Sadam Husein compraba a Francia aviones Mirage para luchar contra Irán. En algún momento estos presidentes fueron amigos de Occidente y de Francia. Sin embargo, no tuvieron escapatoria cuando empezó a ejecutarse el plan de la construcción del Gran Oriente Medio, que sigue implementándose hasta ahora. La intervención de Rusia en Siria hizo fracasar este plan y con ello provocó una gran agresión por parte de Occidente”, resumió el politólogo egipcio.

Al mismo tiempo, su colega del Centro de Investigaciones de Análisis de Rusia, Semión Bagdasarov, considera que es muy fácil entender por qué Asad se convirtió en enemigo para Occidente.

“Él ha tomado una sólida posición proiraní y en cierto grado prorrusa”, concluyó.

Con información de Sputnik

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.