Disputa familiar: ¿qué pasaría si un F-22 se enfrenta con un F-35?

Los venerables F-22 Raptor, considerados hasta la fecha los cazas más sofisticados en existencia, suelen dominar las listas de los mejores aviones de combate. Sus ‘hermanos menores’ más modernos, los F-35, aspiran a hacer lo mismo. Así, compararlos directamente es inevitable.

Tras una multitud de artículos dedicados a las comparaciones de los F-22 y F-35 con los competidores rusos y chinos, la revista The National Interest decidió comparar los dos aviones estadounidenses como si fueran rivales.

El pretexto para ‘un conflicto’ es muy real: la inminente retirada de servicio de los cazas de supremacía aérea F-15С estadounidenses plantea ante el Ejército de EEUU el desafío de mantener la cantidad de los aviones capaces de desempeñar este papel.En este sentido, los F-35A, la versión del F-35más ‘cercana’ a un avión de combate aéreo convencional, pueden verse obligados a asumir este rol, dice la nota editorial.

¿Podrían sustituir a los F-22?

“La respuesta es que un F-35 no puede compararse con un F-22 como un avión de supremacía aérea porque no fue diseñado como tal”, dictan los autores.

Según ellos, desde el inicio “los F-22 se veían como el principal caza de combate aéreo mientras los F-35 fueron diseñados como aviones de ataque a tierra con capacidad de defenderse”.Vale agregar que es un concepto bastante similar al cazabombardero ruso Su-34, también pensado como un bombardero táctico capaz de entrar en un combate aéreo.

Así, a pesar de la baja visibilidad para los radares (tecnología ‘stealth’) y unos sensores avanzados, la maniobrabilidad de un F-35 es comparable con un F-16 o un F/A-18: los dos son cazas pesados excelentes para ataques aéreos, pero menos adaptados para combates aéreos cercanos

Así, en una ‘dogfight’ (‘pelea de perros’, así suelen llamar el combate aéreo cercano) un F-22 mucho más veloz y maniobrable destrozaría a su hermano menor.

“Los secretarios de Defensa anteriores, Donald Rumsfeld y Robert Gates, no lograron predecir el auge de las grandes potencias capaces de desafiar a EEUU y cortaron las compras de los aviones de supremacía aérea”, afirma la nota.

Esos son los dos ‘hipotéticos rivales’: el Su-57 ruso y el J-20 chino

Lo que espera a los cazas sofisticados

Los 187 F-22 comprados constituyen menos de la mitad de lo que se estipulaba en los análisis como una cantidad necesaria para el dominio del Pentágono en los cielos, según los autores

Eso llevó a la Fuerza Aérea estadounidense a buscar “modos creativos” para usar más eficazmente los aviones avanzados, pero escasos, con sus antecesores muy bien armados de la generación precedente.Esta experiencia probablemente se usará para las eventuales misiones conjuntas de los F-22 con los F-35: las dos aeronaves deberán completarse una a otra.

“La Fuerza Aérea necesita un nuevo caza de supremacía aérea. Se está estudiando el concepto de un Caza Antiaéreo Penetrador (Penetrating Counter-Air Fighter) con un radio de acción extremamente grande, que debería convertirse en el principal avión de combate aéreo de EEUU”, reza el artículo.

Pero de todos modos “un F-35 no es un sustituto para un F-22”, concluye la nota.

Con información de Sputnik

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.