Uran-9, un pionero “tanque revolucionario” en Siria

Periodistas de la revista estadounidense The National Interest se han mostrado sorprendidos por el nuevo tanque no tripulado Uran-9 de Rusia. Y no es de extrañar.

El columnista de The National Interest Eugene K. Chow calificó este novedoso vehículo ruso como “revolucionario” y recordó que “Rusia ha estado a la vanguardia en la construcción de vehículos terrestres no tripulados”.

Al igual que los drones aéreos han supuesto un antes y un después en el combate moderno, los vehículos terrestres no tripulados están llamados a transformar las guerras terrestres, asegura Chow. Como ha demostrado el Uran-9, tecnológicamente la era de los tanques teledirigidos ya está aquí, y Rusia ha sido la primera en adoptar esta tecnología.El Uran-9, una unidad multifuncional de reconocimiento y apoyo al fuego en el campo de batalla, está armado con misiles antitanque, un cañón automático y una ametralladora. También puede someterse a una reconfiguración para portar diferentes armas como misiles tierra-aire. Además, este vehículo no tripulado está equipado con sistemas ópticos y de orientación avanzados, que incluyen un sistema de advertencia láser e imágenes térmicas, recuerda Chow.

Mientras los vehículos aéreos no tripulados se han usado ampliamente en conflictos de todo el mundo, los vehículos terrestres no tripulados siguen siendo una novedad y el empleo del Uran-9 supone un paso importante en esta dirección, destaca The National Interest. Por ejemplo, Estados Unidos, China y varias otras naciones sí que disponen de tanques no tripulados, pero todavía están evaluando sus posibles usos y las deficiencias que presentan.

Los vehículos no tripulados existen para minimizar el riesgo de lesiones para los humanos en los campos de batalla. No obstante, a diferencia de los drones aéreos —que pueden recibir fácilmente señales de radio y órdenes de sus operadores—, la señal de un dron terrestre a menudo está bloqueada por edificios, colinas u otras barreras físicas que limitan su alcance. Esto requiere que un operador esté situado lo suficientemente cerca como para poder manejar el vehículo —exponiéndose al peligro—.En el caso del Uran-9, es controlado de forma remota por un individuo desde un vehículo que debe permanecer a una distancia de como máximo tres kilómetros. La torreta automática es capaz de detectar objetivos, pero la decisión final de disparar recae en el operador.

El Uran-9 fue diseñado por la empresa rusa 766 UPKT, ‘madre’ del ‘zapador robótico’ Uran-6 y el ‘bombero robótico’ Uran-14.

Con un peso de 12 toneladas, es capaz de destruir tanques y helicópteros enemigos y puede alcanzar una velocidad máxima de 35 km/h y recorrer 200 kilómetros o funcionar ininterrumpidamente durante seis horas con una sola carga de combustible.

Con información de Sputnik

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.