EEUU: Suspenden reconocido programa de trasplante de corazón

Un hospital de Houston suspendió todos los procedimientos médicos en su reconocido programa de trasplantes de corazón luego de la muerte de al menos tres de sus pacientes este año y la salida de varios de sus principales médicos.

El Centro Médico Baylor St. Luke’s señaló el viernes que el programa de trasplantes quedará inactivo durante 14 días mientras los administradores evalúan qué fue lo que salió mal.

La decisión se da luego de una serie de reportajes conjuntos por parte del diario Houston Chronicle y ProPublica que revelan una cifra inusualmente elevada de decesos de pacientes en los últimos años.

El estatus de inactividad del programa significa que no aceptará ninguna donación de corazones durante la suspensión.

“Aunque se realizan revisiones exhaustivas en cada trasplante que no resultó exitoso, los recientes resultados ameritan una revisión a fondo antes de proseguir con el programa”, dijo Doug Lawson, director general de la División de Texas de Catholic Health Initiatives, dueña de St. Luke’s, en un comunicado. “Oramos por las familias y por aquellos que están en la lista de espera”.

La decisión resalta el dramático desplome de uno de los programas de trasplantes de corazón más respetados del país. Fue en St. Luke’s que el famoso cirujano Denton Cooley realizó algunos de los primeros trasplantes de corazón en el mundo durante la década de 1960.

Pero el personal ha expresado recientemente sus preocupaciones ante los líderes del hospital respecto a la dirección del programa bajo la tutela del doctor Jeffrey Morgan, su director quirúrgico desde 2016, de acuerdo con el Chronicle y ProPublica. Morgan no respondió a las solicitudes de comentarios.

A algunos de los cardiólogos de St. Lukes les preocupaba tanto la dirección del programa en 2016, que refirieron a algunos de los pacientes a otros hospitales para recibir trasplantes.

Las autoridades de St. Luke’s y su filial, la Escuela de Medicina de Baylor, han defendido el programa durante semanas al afirmar que han progresado desde que se registró una serie de decesos de pacientes en 2015. Las autoridades señalaron que la tasa de supervivencia del programa después de un año de recibir un trasplante de corazón, alcanzó el 94% en 2016 y 2017.

Pero de los nueve pacientes que han recibido trasplantes en St. Luke’s desde el inicio de 2018, han muerto al menos tres, de acuerdo con entrevistas con familiares, información proporcionada por el hospital y datos de United Network for Organ Sharing.

Con información de AP

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.