¿Por qué y cómo ‘roba’ Israel la lluvia y la nieve de Irán?

El jefe del Departamento de Defensa Civil de Irán, Gholamreza Jalali, considera que Israel está tratando de provocar el cambio climático en Irán robándole la lluvia y la nieve. Descubre si tienen sentido estas declaraciones o son pura fabulación.

“Israel y otro país de la región están deshidratando las nubes que se dirigen hacia Irán para extraer la lluvia de ellas. Hemos tropezado con el robo de lluvia y nieve”, declaró recientemente el alto cargo iraní.

Además, Jalali citó datos científicos que rezan que, durante los últimos cuatro años, todas las cimas —que se extienden desde Afganistán hasta el Mediterráneo y que están a más de 2.200 metros de altura— han estado cubiertas de nieve a excepción de los montes que se ubican en Irán.El jefe del laboratorio de climatología del Instituto de Geografía de la Academia de Ciencias de Rusia, Vladímir Semenov, considera que, teóricamente, las declaraciones de Jalali tienen sentido, pero solo si se toma en consideración un hecho: Israel no puede influir en las nubes desde su territorio, ya que se encuentra muy alejado de Irán, a una distancia de más de 1.000 kilómetros.

“Efectivamente, se pueden usar aviones con cañones llenos de sustancias especiales, como partículas de hielo seco, cristales de nitrógeno líquido y yoduro de plata, que ayudan a deshidratar las nubes. Estas sustancias contribuyen a que la lluvia caiga en tierra antes de que las nubes lleguen a un lugar determinado. El proceso de deshidratación se efectúa a una distancia de entre 50 y 100 kilómetros del sitio donde es necesario que haga buen tiempo”, explicó el interlocutor de Sputnik.

Además, Semenov destacó que el posible uso de equipos especiales no habría pasado desapercibido en el espacio aéreo de Irán y el de los países vecinos.A su vez, el politólogo israelí Saimon Tsipis, del Instituto para Estudios de Seguridad Nacional, admitió el hecho de que, en las condiciones de una guerra híbrida, Israel podría haber empleado tal método para influir en la situación política en Irán y derrocar el actual Gobierno del país.

“Actualmente somos testigos de una guerra híbrida que va más allá de los límites de un conflicto común: es decir, se utilizan todos los métodos, incluso los que son capaces de influir en el clima y en el tiempo”, señaló el experto.

Tsipis considera que si el tiempo pudiera contribuir al cambio de poder y provocar el mayor descontento social con el Gobierno de Irán y su política aplicada en relación al clima, Israel —en cooperación con otro país como dijo Jalali— utilizaría tal oportunidad. Según el politólogo, este país podría ser EEUU.

“Washington tiene su propia infraestructura militar en Oriente Medio: bases militares que se encuentran cerca de Irán en países como Emiratos Árabes Unidos, Catar, Arabia Saudí y Kuwait. Probablemente lo hace desde el territorio de Arabia Saudí. EEUU, que dispone de los equipos necesarios, es capaz de manipular las nubes en la región y así influir en el clima en Irán”, concluyó.

Según Semenov, esta es la razón por la que el especialista no excluye la posibilidad de que el país hebreo, en cooperación con EEUU, pudiera haber estado detrás del supuesto robo de lluvia y nieve en Irán.

Con información de Sputnik

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.