10 libros que todo el mundo pretende haber leído (y que todos deberíamos leer de verdad)

La ciencia ficción y la fantasía han dejado un rico legado de grandes libros, pero ese abundante montón de lectura también puede llegar a ser abrumador. Así que a veces, es más fácil fingir que lo hemos leído. Preguntamos a algunos de nuestros escritores favoritos y nos contaron los 10 libros que todo el mundo simula haber leído. Y por qué deberías leerlos de verdad.

Desde Asimov hasta Pynchon, la ciencia ficción contiene algunas obras fantásticas y ambiciosas del propio género de la ficción. Pero esto puede llegar a hacernos sentir sobrepasados. Y realmente no es tan difícil finjir que conocemos de primera mano estos libros, porque están en todas partes, y hemos escuchado a personas hablar de ellos cientos de veces. Los fanáticos de la ciencia ficción somos buenos fingiendo. Pero estos libros son clásicos por una razón, y vale la pena leerlos.

1) Cryptonomicon de Neal Stephenson

La novela de Stephenson de 1999 presenta a los descifradores de códigos de la Segunda Guerra Mundial y a los “bichos raros” de 1997, en una trama compleja e interrelacionada

“Es tan largo, y tan denso. Tiene casi 1000 páginas, y eso que son páginas grandes. Debe tener como medio millón de palabras“, dice Charles Yu, autor de la colección de cuentos “Sorry Please Thank You: Stories”.

También añade:“Hay mucha información. Es un hecho: una copia de Cryptonomicon tiene más información por unidad de volumen que cualquier otro objeto en este universo. Cualquier lugar donde exista una copia del libro es, en ese momento, la región del espacio-tiempo más rica en información del universo. Si metes una caja con el Cryptonomicon en un agujero negro de cualquier tamaño, el agujero negro se duplicará. Es cierto, le pregunté a Stephen Hawking. Es como un copia-pega de muchísima información, y lo digo como una gran forma de elogio, porque es una información estupenda, y ese copia-pega se hace tan bien. ¡Es entretenidísimo! Todo el mundo lo alaba y lo ama, y ​​sin embargo, no escucho que hablen sobre ello. Tal vez me muevo en los círculos equivocados. Es uno de esos libros que podrías poner en tu lista de lectura de” Antes de Morirte”, y luego estará allí el día que mueras, y estarás como, “oh, mierda, olvidé de leer todos esos libros estupendos”. “¡No dejes que te pase eso! ¡Lee este libro! Verás como tu cerebro se llena de información. Una persona que recientemente ha leído Cryptonomicon es momentáneamente la persona más inteligente de la Tierra. Es un hecho.”


2) Dune de Frank Herbert

La novela clásica sobre un planeta desértico y el poder de la droga Melange.

Es difícil creer que exista gente que realmente no haya leído este libro, pero Pat Cadigan, autora de “Synners, Dervish is Digital” y muchos otros libros, dice que cree que mucha gente “probablemente piense que ya conoce Dune por la película o por la miniserie de Syfy.”Además, mucha gente probablemente lee “alrededor de Dune”, leyendo las precuelas y las secuelas, pero sin sumergirse en el libro original. “No es una lectura fácil”, dice Cadigan, porque es denso y complejo. Pero si solo has leído los otros libros o has visto las adaptaciones de esta obra maestra, no has tenido la experiencia que merece Dune. Se trata de una “experiencia de inmersión total que debe leerse para ser plenamente apreciada”, dice Cadigan.


3) Gravity’s Rainbow de Thomas Pynchon

La novela clásica posmoderna, ambientada al final de la Segunda Guerra Mundial y que trata sobre el programa alemán de cohetes V2..

Este es un poco más peculiar. Muchos de los autores con los que contactamos para este artículo nombraron Gravity’s Rainbow inmediatamente como el libro que todo el mundo pretende haber leído, pero luego todos admitieron que en realidad tampoco lo habían leído. “No creo que nadie haya terminado Gravity’s Rainbow. Thomas Pynchon ha pasado décadas esperando que su público se ría de ese toque genial del final. “Lo comencé cinco veces”, dice Paul Cornell, autor del cómic “This Damned Band” y la serie de libros de ”Shadow Police”.

Entonces, ¿por qué deberías leer Gravity’s Rainbow, aunque algunos de los mejores escritores del género no lo hayan conseguido? Varias personas dijeron que que las partes que pudieron comprender realmente fueron inmensamente enriquecedoras.

Además, Pat Murphy, autor de “The City, Not Long After” y ”The Wild Girls”, ofrece algunas razones: “Esto una ciencia ficción que se puede comparar con James Joyce, que fue un aspirante al Pulitzer, que es retorcido y difícil, y transgresor y regresivo. Ganó el Premio Nacional del Libro cuando salió en 1974, y el profesor Irwin Corey lo aceptó en nombre de Pynchon.” Además, le encanta la idea de combinar la sexualidad transgresora y el programa de cohetes V2: “Me encanta esta forma de entender el libro y su potencial para oler a locura en todo el mundo.” Tal vez incluso lo termine algún día, o quizás solo se limitará a su propia lectura particular de este libro.


4) Foundation de Isaac Asimov

El clásico trabajo sobre Hari Seldon y la caída de un gran Imperio galáctico.

“Con la teoría del caos arruinando la psicohistoria y las novelas basadas en esa gran idea, “Foundation” se está convirtiendo en el tipo de clásico del que se habla en vez de leer”. Las historias de robots de Asimov, sin embargo, “podrían seguir siendo la droga que lleve a la gente a la ciencia ficción.” “Cadigan conforma un relato apasionado de por qué la gente debería leer “Foundation” en lugar de solo hablar de leerla: “la gente debería leerla porque es Asimov, por un lado, y por otro, porque es una de las más ingeniosas formas de usar las matemáticas en la ciencia ficción.“


5) Jonathan Strange & Mr. Norrell de Susanna Clarke

Una historia alternativa en la que la magia que había sido hace tiempo perdida regresa a la Inglaterra del siglo XIX.

Este es uno de esos libros del que todos hablan, pero mucha gente no se molesta en leerlo porque es “una gran novela voluminosa”, dice John Shirley, autor de “Crawlers, Demons y Wyatt in Wichita”.

Pero añade que es inmensamente valioso y “algo irónico y burlón, al mismo tiempo que crea una fantasía entretenida e imaginativa. También es una de las mejores prosas que se han hecho en fantasía. Pero no toma el género demasiado en serio, a pesar de ser de alguna manera profundamente significativo. Y, sin embargo, al mismo tiempo el libro plantea el punto absurdo de la existencia. Es un poco como James Branch Cabell, tal vez.”


6) 1984 de George Orwell

La clásica novela distópica que nos trajo la Neolengua y el Gran Hermano.

“Creo que mucha gente hace como que ha leído el “1984″ de Orwell pero en realidad no lo ha hecho. “Es un fenómeno cultural tan presente, que creo que todos asumen que saben de lo que alguien está hablando cuando se refieren a él“, dice Christopher Moore, autor de “Lamb, Fluke y The Stupidest Angel”.

Pero añade: “En una cultura en la que hacemos suposiciones sobre la libertad de información y privacidad, creo que 1984 es más relevante que nunca. Es una lectura fácil, y hay un verdadero sentido de humanidad en el texto que es inmediato y relevante. Es el libro del que beben docenas de libros y películas distópicos que han llegado a raíz de su publicación, así que creo que comprendes muchas cosas cuando lo lees”.


7) Last and First Men and Star Maker de Olaf Stapledon

Dos obras visionarias de principios de la década de 1930 que exploran estrellas lejanas y el futuro lejano.

Estos clásicos en los que se fundó la ciencia ficción se comentan más de lo que son leídos, dice Rudy Rucker, autor de “Ware tetralogy”, “Jim and the Flims” y una autobiografía, “Nested Scrolls”. Lo más probable es que todo el mundo tenga un libro de bolsillo de Stapledon gastado en algún lugar de su estantería que habrán hojeado pero no leído de principio a fin. “Maravilloso, una visión de la ciencia ficción hecha por un filósofo profesional. Estas novelas llevan dentro de ellas las semillas de todo lo que vino después”, dice Rucker.


8) The Long Tomorrow de Leigh Brackett

Esta novela de 1955 es uno de los primeros libros que se desarrollan después de una guerra nuclear, está escrita por la coguionista de El Imperio Contraata.

“No entiendo por qué no es reconocida como una gran novela estadounidense de ciencia ficción. Probablemente porque todas las personas que han dicho que la han leído no lo han hecho”, dice Nicola Griffith, autora de “Hild, Stay, Ammonite and Always”. “El comienzo de la tercera parte se lee como una Biblia King James para el mito estadounidense: segura, rítmica e implacable”.

ADVERTISEMENT

Agrega Griffith, “Se trata de una novela de aprendizaje, pero debido a que la ambición de Brackett era enorme, ella eligió que se desarrollase en una Tierra post-nuclear en ruinas. Apuntó nada menos que a la primera novela seria de ciencia ficción. En la década de 1950, este libro debe haber puesto al revés a sus lectores como si fuesen un calcetín. No me sorprendería descubrir que supuso una influencia en el joven Carl Sagan, la semilla del Saganismo: la idea de que las naciones con capacidad espacial serían algo raro porque tenderían a la destrucción antes de que escaparan a la gravedad de su planeta.“The Long Tomorrow” es una obra brillante, no perfecta; Brackett fue un producto de su tiempo, con todos los problemas culturales inherentes a esa advertencia, pero supuso un salto increíble para el género”.


9) Dhalgren de Samuel Delany

La novela indispensable sobre Bellona, ​​una ciudad estadounidense aislada y extraña.

“Es nuestro “Finnegans Wake”. El cual tampoco he leído,” es lo que Nick Mamatas imagina que dicen los fanáticos de ciencia ficción. (Los últimos libros de Mamatas son “The Nickronomonicon” y “The Last Weekend”.)

“Dhalgren sigue siendo un logro monumental”, dice Jeff VanderMeer, autor de “Annihilation”. Al igual que “Gravity’s Rainbow”, es una novela que exige que el lector trabaje mucho, “y parece que no valoramos el trabajo en lo que respecta a la lectura”, dice VanderMeer. Dhalgren “aunó una gran ambición, emoción, inteligencia y capacidad técnica”, y sigue siendo un referente en este campo.


10) Infinite Jest de David Foster Wallace

Un extenso libro lleno de notas sobre la familia Incandenza, una película peligrosamente adictiva.

Mamatas sugirió este como otro libro del que las personas hablan constantemente, e incluso lo guardan en sus estanterías para que la gente pueda mostrar lo inteligentes que son. Pero mucha gente probablemente vea todas esas notas al pie y se rinda en algún momento. Lo cual es una genera una gran vergüenza: “Infinite Jest” es un libro brillante y rico, y también muy divertido. Las notas a pie de página son realmente graciosas y también indispensables para que estructures la historia en tu mente. Además, “Infinite Jest” funciona como una gran novela de detectives, ya que eres testigo del terrible destino de Hal Incandenza al comienzo de la novela y luego tienes que reconstruir lo que le sucedió.

Con información de Gizmodo

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.