Una popular aplicación te estaba mostrando la Tierra plana y no te diste cuenta

En su última actualización, Google Maps dejó la proyección plana de la Tierra que solía utilizar para mostrarla en su forma esférica. Te contamos acerca de las polémicas que rodean a los planisferios y las distorsiones en su representación.

Sí, lees bien. Google Maps te mostraba hasta ahora la Tierra plana, pero no lo hacía en absoluto para apoyar ninguna teoría conspirativa que ponga en duda lo que demostraron empíricamente los exploradores en la circunnavegación del mundo en el siglo XIV y que aún hoy muchos se niegan a creer.

El gigante de Silicon Valley mostraba esta representación ‘plana’ por un motivo técnico: al ser la Tierra una esfera, representar de manera fidedigna su curvatura es una tarea complicada. A menos que se trate de un globo terráqueo, por ejemplo, los mapas que ves en los libros, enciclopedias o sitios web suelen valerse de proyecciones cartográficas para hacerlo.Esta manera de ‘traducir’ la real forma del planeta redunda en algunas distorsiones. Una de las proyecciones más populares es la de Mercator, que proyecta en un cilindro la esfera terrestre. Y aunque no te lo creas, quizás te sorprenda ver que el mundo no es como te lo mostraban los mapas.

La representación de Mercator hace que las zonas más cercanas a los polos aparezcan de un tamaño mayor al real. Por ejemplo, si se tomara un mapamundi que use esta proyección y se recortara a la isla de Groenlandia para ponerla sobre África, tendrían un tamaño similar.

Sin embargo, el continente es 14 veces mayor que el territorio ártico. Es uno de los ejemplos prácticos más impresionantes de las distorsiones que se pueden dar en la cartografía.Esta explicación puede parecer muy técnica, pero entró en el imaginario popular gracias a la serie televisiva estadounidense The West Wing, una ficción que recrea sagazmente la interna del ala oeste de la Casa Blanca.

En un episodio, una sociedad de cartógrafos “por la igualdad social” propone que el presidente de EEUU utilice la proyección de Gall-Peters, una mapa que representa a los territorios de manera proporcional al espacio que ocupan.

Los ficticios cartógrafos sostienen que los países más poderosos del hemisferio norte se ven de cierta manera ‘agraciados’ en esta manera de dibujarlos. Este argumento lo sostienen personas en la vida real, pues consideran que la proyección de Mercator, impuesta por las civilizaciones occidentales, exagera el tamaño.Las representaciones cartográficas, de hecho, tienen detrás algunos elementos ideológicos, como lo deja entrever un documento disponible en internet del Centro de Estudios Internacionales de la Universidad de Pittsburgh.

Al momento de representar un mapa, se debe decidir cómo disponer los continentes en un eje de izquierda a derecha. En una esfera no hay centro, indica el documento, basado en un capítulo del libro ‘Western Civilization with Chinese Comparisons’, de John G Blair y Jerusha McCormack

Por eso, la persona que dibuja el mapa decide qué elementos pone en el centro, tanto en el eje horizontal como en el vertical. El libro compara las representaciones cartográficas utilizadas durante el siglo XX en EEUU, la Unión Soviética y otras regiones del mundo.Los mapas estadounidenses utilizan la proyección de Mercator, con el continente americano en el centro y su mitad norte, específicamente, mayor. México, que en realidad es más grande que Alaska, aparece más pequeño. Pero lo más chocante tal vez es que Eurasia aparezca cortada en dos.

Más adelante, la Sociedad Nacional de Geografía (National Geographic) sugirió la proyección de Robinson, que ofrece una representación con menos deformaciones y sin EEUU en el centro.

Los soviéticos, en cambio, tenían el mapa centrado en el ecuador en el eje vertical, con el continente americano a la izquierda y el resto del mundo a la derecha. En el eje horizontal, el centro está puesto en la isla de Madagascar, cuya longitud coincide con la de Moscú. Asimismo, la Antártida figura de manera más visible. La proyección utilizada respeta un poco más la curvatura, y por lo tanto, el tamaño real de los territorios, que igual sigue distorsionado.Los países de Europa occidental también utilizaron la proyección de Mercator, solo que en vez de dividir al mundo en Eurasia, respeta su continuidad. Al igual, los chinos utilizaban antes un mapa que ponía al continente americano a la derecha.

Con información de Sputnik

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.