Apple, la asesina de tecnologías