EEUU y sus socios fortalecen su presencia en el Pacífico para contener a China

Estados Unidos y sus socios están intensificando su presencia diplomática con los Estados isleños del Pacífico y la cooperación bilateral. Para un experto consultado por Sputnik, el interés de EEUU no es casual y forma parte de la estrategia dirigida a contener a China en la región.

De ahí que EEUU haya anunciado que aumentará su personal diplomático en Palaos, en los Estados Federados de Micronesia y en la República de Fiyi durante el transcurso de los próximos dos años, hasta 2020. Austria también predicará con el ejemplo y abrirá más bien pronto una delegación en Tuvalu. Lo mismo harán el Reino Unido y Francia. A eso se añaden los ejercicios militares en las costas australianas en los que participarán París, Tokio, Washington, Papúa Nueva Guinea, la República de Fiyi y Reino de Tonga. ¿Qué tiene que ver China en todo esto?

“Los países isleños de la región del Pacífico poseen una gran importancia estratégica y muchos recursos naturales marítimos (…) y a China también le interesan estos Estados (…) Por ahora los países desarrollados no están prestando atención a los países de Oceanía, pero China ha estado cosiendo lazos con ellos ante la envidia de Japón (…) Pekín y Tokio mantienen una larga y feroz competencia en la región”, explica a Sputnik Yang Danzhi, director del Centro de Seguridad Regional de la Academia de Ciencias Sociales de China.

A esa carrera por la influencia en la región se añaden ahora Australia y otros países occidentales, explica el especialista chino. Su presencia política, diplomática, militar y económica es cada vez más patente, añade Yang.Australia, en su papel de potencia naval, se cree ligada tanto a Oceanía como al sudeste asiático y quiere extender su influencia en su región.
Pero los países occidentales no son los únicos. El gigante asiático tiene también sus propios intereses en mantener su influencia sobre estos países.

Una larga lista de Estados oceánicos es igualmente importante para Pekín porque estos mantienen relaciones diplomáticas con Taiwán —reconocida como una nación soberana por solo 17 países, principalmente pequeños; los otros la consideran parte de China, pero también mantienen relaciones oficiales no diplomáticas— y eso irrita al gigante asiático. Se trata de Kiribati, de las islas Marshall, de la República de Nauru, de Palaos, de las Islas Salomón y de Tuvalu. Y es que es precisamente ahora cuando entre China y Taiwán la lucha diplomática se ha recrudecido. El objetivo de EEUU es hacerle cosquillas a China, concluye Danzhi.