Encuentran una nueva pirámide escondida entre miles de estructuras de la civilización maya

Utilizando una técnica de mapeo con láser llamada LIDAR, un equipo internacional de arqueólogos ha descubierto una cantidad asombrosa de estructuras no detectadas previamente que pertenecen a la antigua civilización maya, un descubrimiento que está cambiando lo que sabemos de esta impresionante sociedad.

Aunque sea difícil de creer, este trabajo de mapeo, que ahora es el estudio Lidar más grande en la historia de la arqueología mesoamericana, reveló la presencia de 61.480 estructuras antiguas distintas escondidas dentro de las densas selvas tropicales de Guatemala.

“A pesar de que algunos estudios de Lidar anteriores nos habían preparado para esto, ver la enorme cantidad de estructuras antiguas en todo el paisaje fue algo alucinante”, dijo a Gizmodo Thomas Garrison, coautor del nuevo estudio y arqueólogo de la Universidad de Ithaca. . “He estado caminando por las junglas del área maya durante 20 años, pero el Lidar me mostró cuánto no había visto hasta ahora. Había tres o cuatro veces más estructuras de las que imaginaba. ¡Un o de los sitios en los que trabajo, llamado El Palmar, ahora es 40 veces más grande de lo que habíamos pensado! Es un tipo de lugar completamente diferente de lo que habíamos imaginado, y requiere una interpretación totalmente nueva”.

Usando Lidar, los arqueólogos pudieron documentar un nuevo lugar al norte de Tikal. El edificio alargado en la parte superior derecha es parte de un complejo que puede preceder al 500 aC. Al otro lado del valle hay una gran acrópolis, que probablemente sea mil años más joven.
Image: Luke Auld/Thomas Garrison/PACUNAM.

Este proyecto, cuyos detalles fueron publicados hoy en la revista científica Science, involucró a un equipo de 18 expertos de Estados Unidos, Europa y Guatemala. Como señala Garrison, el estudio está brindando nuevos conocimientos sobre la antigua civilización maya de las tierras bajas, particularmente con respecto a su demografía, agricultura y economía política.

La civilización maya de las tierras bajas floreció durante casi 2.500 años, comenzando alrededor del año 1.000 aC y terminando con la llegada de los europeos en el siglo XVI. Los antiguos mayas, cuyo rango se extendía desde lo que hoy es el sur de México, Guatemala y Belice, eran conocidos por su sofisticada arquitectura, arte, escritura, astronomía y matemáticas. En su apogeo, esta civilización se había extendido a través de un territorio que medía unos 95.000 kilómetros cuadrados, la mayoría de ellos humedales. Hoy en día, una porción considerable de este territorio está poblada por la selva tropical, que es difícil de explorar a pie. Como resultado, existen vacíos en nuestra comprensión de las antiguas sociedades mayas.

Y es ahí donde Lidar puede ayudar. Esta técnica de reconocimiento aéreo funciona al iluminar con láser pulsado sobre un área objetivo, y medir la luz reflejada con un sensor. Lidar produce una vista tridimensional de alta resolución del área de abajo, revelando, como en este caso, características de superficie nunca antes vistas.

Las mediciones con Lidar se realizaron en 2016 y cubrían unos 2.144 kilómetros cuadrados del norte de Guatemala. Los investigadores, liderados por Marcello A. Canuto de la Universidad de Tulane, Estados Unidos, mapearon una docena de áreas diferentes en Petén, Guatemala, obteniendo escaneos Lidar de asentamientos e infraestructura maya. El estudio dio como resultado la identificación de 61.480 estructuras antiguas, que luego se analizaron utilizando mapas preexistentes y trabajos previos de excavación. Sin embargo, es importante destacar que muchos de estos sitios también fueron confirmados mediante verificación del terreno (es decir, inspección visual de los sitios desde el suelo) y mediante la realización de nuevas excavaciones, que se llevaron a cabo entre agosto y diciembre de 2017.

Este estudio requirió meses de meticuloso trabajo, en el que los investigadores tuvieron que traducir los datos Lidar del terreno en interpretaciones arqueológicas comprensibles. Estas tres imágenes son del sitio de “Dos Torres”, en las escarpadas colinas entre las ciudades de Tikal y Uaxactun.
Image: Luke Auld-Thomas and Marcello A. Canuto/PACUNAM.

“Una de las estructuras más interesantes que se encontraron fue un pequeño complejo piramidal en el corazón del centro de Tikal”, dijo Garrison, “aunque todavía no sabemos mucho sobre esta estructura, el hecho de que el Lidar reveló una nueva pirámide en una de las ciudades más mapeadas y comprendidas de la cultura maya es increíble, y realmente resalta cuán poderosa es esta tecnología para los arqueólogos”.

Al observar los datos de Lidar, los investigadores estiman que entre 7 y 11 millones de personas vivieron en las tierras bajas mayas durante el llamado Período clásico tardío (650 a 800 d.C.). Esta población antigua estaba desigualmente distribuida en las tierras bajas centrales, con diversos grados de urbanización.

Eso es mucha gente, y probablemente significa que una gran porción de los humedales tuvo que ser modificada para uso agrícola, con la intención de mantener a esta población. Según los autores del estudio:

Aproximadamente la mitad de las tierras bajas centrales son humedales estacionales conocidos como “bajos”. Debido a que los asentamientos permanentes tendían a evitar estas áreas propensas a las inundaciones y escasamente drenados, permanecieron en gran medida deshabitadas y pudieron haber estado disponibles para la agricultura intensiva, después de algunas modificaciones.

Y efectivamente, alrededor de 1.314 kilómetros cuadrados de tierra del área escaneada fueron utilizados para la agricultura, de los cuales 362 kilómetros cuadrados tuvieron que ser muy modificados.

Los escaneos también revelaron una extensa red de caminos (los investigadores documentaron alrededor de 106 kilómetros de calzadas), que conectaba ciudades y pueblos. Muchos de estos centros urbanos estaban fuertemente fortificados, lo que no se esperaba.

“Las redes de calzadas que observamos reflejan un tiempo anterior para los mayas, lo que llamamos Preclásico, cuando las ciudades estaban conectadas por largos caminos que atravesaban el paisaje de la jungla”, dijo Garrison. “En el período Clásico, los mayas se dividieron en docenas de ciudades-estado competidoras, cada una con su propia dinastía local. Parece que parte del mantenimiento de estos reinos involucró inversiones en proyectos de infraestructura sustanciales para integrar a la población (calzadas internas), alimentar a la gente (sistemas de campo) y proteger el reino (movimientos de tierra defensivos)“.

De hecho, los mayas se involucraron en la guerra de vez en cuando. Garrison dice que sus propios relatos escritos proporcionan descripciones vívidas de la guerra, en un caso usando huracanes como metáfora de la furia de la guerra y en otro describiendo sus consecuencias como el “amontonamiento de cráneos y la acumulación de sangre”. Los arqueólogos también tenían conocimiento de algunos movimientos de tierra con propósitos de defensa en sitios como Tikal, e incluso en puntos estratégicos del área maya occidental. Pero los nuevos datos de Lidar muestran que estas características eran mucho más comunes de lo que los arqueólogos habían imaginado, lo que reflejaba un nivel de militarización previamente no considerado.

“Como ejemplo, trabajo en el pequeño reino de El Zotz, la ciudad mas cercana a Tikal. Lidar reveló una fortaleza real en una pendiente entre estas dos ciudades”, dijo Garrison a Gizmodo. “La ciudadela está protegida por muros que miden más de 7,5 metros de alto, y hay un gran embalse artificial que parece una piscina olímpica. En otras palabras, este lugar, llamado La Cuernavilla, estaba listo para un asedio, algo que no es el tipo de conflicto que habíamos imaginado para los antiguos mayas”.

Garrison admite que el Lidar no es perfecto, que omite algunas cosas y ocasionalmente hace que las características naturales parezcan artificiales. Sin embargo, siente que “esta es una huella casi completa de los antiguos mayas”. Lo cual trae otra limitación.

“Estas imágenes representan toda la duración de la antigua civilización maya. Son más de 2.000 años comprimidos en las imágenes que está viendo”, dijo. “No todo estaba ocupado al mismo tiempo, y ahora es nuestro trabajo como arqueólogos resolver todo esto. ¡Pero estamos felices de tener estos nuevos problemas!” [Science]

Con información de Gizmodo

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.