Juncker urge a la UE a convertirse en “un actor global”

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, urgió este miércoles a la Unión Europea a ser un “actor global” de una escena internacional cambiante, en un discurso con el que lanzó sus últimos cartuchos para proteger el bloque y frenar a los populistas.

Su último discurso sobre el Estado de la UE, que a su juicio no es un “balance” de su mandato iniciado en 2014, representa todo un alegato contra las actitudes “unilaterales” en el mundo, frente al multilateralismo, y contra los nacionalismos en el seno del bloque.

“Sí, somos pagadores globales, pero también debemos convertirnos en actores globales”, dijo Juncker ante la Eurocámara en Estrasburgo, en un momento “crítico” en el mundo con un imprevisible presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que no duda en retirarse de acuerdos de manera unilateral.

Para lograr este objetivo, el titular de la Comisión, un veterano político europeo de 63 años, propone acabar con la necesaria unanimidad entre los 28 para tomar decisiones sobre política internacional y “reforzar el papel internacional del euro” frente al dólar.

Su llegada en 2014 al Berlaymont, sede de la Comisión, tenía un contexto diferente, cuando la crisis económica daba sus últimos coletazos en la Eurozona. Sus consecuencias, como el desempleo o la deuda pública continúan, pero Grecia logró abandonar en agosto casi una década de programas de rescates.

– 10.000 guardias fronterizos –

Durante su mandato, las crisis aumentaron con la decisión de Reino Unido de abandonar el bloque en 2019 y la llegada de más de un millón de migrantes en 2015 a las costas europeas, que abrió una grieta entre los países del Este y del Oeste del bloque y que los populistas no dudan en instrumentalizar.

Las formaciones eurófobas, ultraderechistas o antisistema están en auge en varios países de la UE, como muestran las pasadas elecciones en Suecia, Austria o Italia. A ellos, Juncker les tenía reservado un mensaje: “El patriotismo es una virtud, el nacionalismo ciego es una mentira abrumadora y un veneno pernicioso”.

Las fuerzas europeístas en el bloque temen que las elecciones de mayo a la Eurocámara conlleven un aumento de las bancadas de los populistas, quienes centran su discurso en su oposición a la acogida de migrantes y a la defensa del poder nacional frente a Bruselas.

Para desactivar la cuestión de la migración, y a demanda de los mandatarios en su cumbre de junio, el presidente de la Comisión Europea propuso aumentar a 10.000 los efectivos de la guardia de fronteras y costas europeas para 2020 y acelerar el retorno de migrantes.

África, de donde proceden la mayoría de los migrantes económicos llegados a las costas europeas, es otra de sus prioridades. Juncker propuso así construir “una nueva alianza” intercontinental con el objetivo de crear hasta 10 millones de empleos en el próximo lustro en el continente africano.

A poco más de medio año para la retirada de los británicos del bloque, el presidente de la Comisión, políglota, hizo uso de la lengua de Shakespeare para advertir a Reino Unido que no podrá conservar una parte de su acceso al mercado único europeo con su marcha en marzo.

En su retahíla de anuncios y deseos, Juncker volvió a referirse a su plan para acabar con la obligación de cambiar la hora en la UE, una medida que generó expectación en los ciudadanos, pero que, en virtud de los tiempos europeos, podría tardar incluso años en ver la luz.

Con información de AFP

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.