La historia que se hizo viral con la matanza de 87 elefantes en Botsuana parece ser falsa

Tenía el efecto de una bomba mediática: “decenas de elefantes muertos”, sus cuerpos pudriéndose brutalmente a plena vista. Las víctimas de la crisis de caza furtiva se descontrolan en el último bastión africano, tal vez como resultado de la reciente decisión del gobierno de desmilitarizar las patrullas que luchan contra estas acciones en el país.

Y sin embargo, esta historia, la historia de 87 elefantes muertos en un reciente “frenesí de caza furtiva” en Botswana, se ha vuelto cada vez más dudosa desde que fue transmitida en todo el mundo hace algunas semanas.

El gobierno de Botswana ha negado categóricamente una masacre reciente de elefantes dentro de sus fronteras. Los biólogos de vida salvaje que trabajan en Botswana dicen que el reclamo no coincide con la evidencia. Y una ONG de derechos humanos sugirió que Elefantes sin Fronteras (Elephants Without Borders), el grupo detrás de la historia viral, podría estar promoviendo una historia falsa para alentar una mayor militarización de la infraestructura de conservación del país.

Al mismo tiempo, algunos expertos han expresado su preocupación de que la caza furtiva podría estar aumentando en Botswana de una forma que el país nunca había visto antes.

Image: Elefantes en un parque de Botsuana (AP)

Nos comunicamos con Elephants Without Borders por teléfono y correo electrónico, y aún no hemos recibido una respuesta. En una declaraciónpublicada por la organización el 20 de septiembre, Elephants Without Borders dijo que “sentía que era un deber moral y patriótico” informar lo que había visto y que estaban “profundamente entristecidos” por los informes que describían el tema como político.

La historia de fondo aquí es que Elephants Without Borders fue contratada por el gobierno de Botswana para llevar a cabo una inspección aérea de elefantes en todo el norte del país desde principios de julio hasta finales de septiembre. Pero después de haber visto a casi 90 elefantes muertos con sus colmillos cortados, incluidos 48 cadáveres en un solo día, Mike Chase, el principal científico de la encuesta, se sintió obligado a hacer públicos sus hallazgos.

La escala de la caza furtiva de elefantes es con mucho la más grande que he visto o leído sobre cualquier lugar de África hasta la fecha”, dijo Chase a la BBC. El documento decía que muchos de los animales parecían haber muerto en las últimas semanas.

La BBC vinculó el presunto pico de muertes con el “desarme” de la unidad anticaza furtiva del país. Poco después de que Mokgweetsi Masisi se convirtiera en presidente de Botswana en abril, se ordenó a los guardabosques del Departamento de Vida Salvaje y Parques Nacionales que dejaran de llevar rifles de asalto de estilo militar, lo que habían estado haciendo ilegalmente.

Image: Mike Chase en una de las imágenes del trabajo de Elephants Without Borders (Elephants Without Borders)

Inicialmente, el ministro de turismo de Botswana, Tshekedi Khama, dijo que estaba “muy preocupado” por los informes de un pico de caza furtiva, calificándolo de “gran preocupación”.

Soy consciente de que los números son de dos dígitos, y para Botswana son altos”, dijo Khama, según AFP.

Pero el día después de que la historia se lanzara, el gobierno de Botswana respondió con una declaración que criticaba los informes de los medios como “falsos y engañosos”.

En ningún momento en los últimos meses o recientemente se sacrificaron 87 o 90 elefantes en un incidente en cualquier lugar de Botswana”, dice el comunicado. El gobierno agregó que Elephants Without Borders había reportado 53 cadáveres entre el 5 de julio y el 1 de agosto, y que las misiones de verificación ya habían establecido que la mayoría “murió por causas naturales y asesinatos en represalia como resultado de conflictos humanos y de vida silvestre”.

Es importante señalar que la respuesta del gobierno refuta la idea de un incidente de caza furtiva en masa, que Elephants Without Borders no reclamó, en lugar de un repunte reciente. Y no cubría el mes de agosto, que, según explicaba la BBC, es cuando muchos de los animales que Chase dijo que vio parecen haber muerto.

Image: Pixabay

Pero incluso si las encuestas de agosto de Chase descubrieron más de 30 elefantes muertos adicionales, aún hay dudas sobre cómo murieron esos animales. Las inspecciones aéreas por sí solas no necesariamente pueden determinar si un elefante fue asesinado por cazadores furtivos, durante un conflicto con los lugareños, o simplemente por la vejez, según Stephen Corry, director de la organización de derechos tribales Survival International.

Especialmente no en Botswana, donde los guardabosques son responsables de eliminar colmillos sin darle la más mínima importancia.

Si los elefantes mueren de forma natural, y si los guardabosques se cruzan con el cadáver, le quitarán el colmillo”, le dijo Corry a Gizmodo. “A los elefantes asesinados por personas que defienden sus cultivos también se les pueden quitar los colmillos. En otras palabras, si la cantidad total de cadáveres que has visto es 87, la afirmación de que 87 han sido saqueados recientemente no puede ser cierto”.

Kathleen Alexander, veterinaria y profesora de vida salvaje en Virginia Tech, que dirige una ONG de conservación en el norte de Botswana, estuvo de acuerdo en que los 87 cadáveres no significan que 87 elefantes fueron cazados furtivamente. Y tuvo más problemas con el comentario de Chase a la BBC de que la escala de la caza furtiva era la “más grande” que se veía en cualquier lugar de África, llegando incluso a escribir una respuesta con varios colegas explicando por qué esto era engañoso.

Image: Pixabay

Observamos los datos de Mike Chase”, dijo Alexander, refiriéndose al Gran censo de elefantes de 2015, que lideró Chase. Ese censo, señaló, arrojó 340 y 288 cadáveres de elefantes recientes en Angola y Mozambique, respectivamente. En comparación, 87 elefantes muertos -incluso si fueran cadáveres recientes- difícilmente puede decirse que es el número más grande jamás visto.

Alexander también apuntó hacia los datos compilados por CITES, que muestra casi dos docenas de lugares en África que han visto 87 o más asesinatos de elefantes ilegales en un año. “Todavía no lo entiendo”, dijo.

La semana pasada, el gobierno de Botswana compartió los resultados de una investigación sobre el terreno que llevó a cabo a raíz de la historia viral. Las visitas de los oficiales al Parque Nacional Chobe –donde ocurrió la presunta matanza- arrojaron solo 19 cadáveres de elefantes, de los cuales seis parecen haber sido asesinados por cazadores furtivos, según los hallazgos que los funcionarios compartieron con los medios la semana pasada.

Richard Thomas, portavoz de la ONG TRAFFIC, dijo que no tenía mucho que agregar a la historia. “Sería útil si hubiera absoluta claridad sobre si los cadáveres son de hecho animales muertos por su marfil, o si murieron por alguna otra razón”, nos dijo Thomas.

No hay duda de que la caza furtiva de elefantes es un problema grave en toda África. En 2016, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza estimó que había aproximadamente 415.000 elefantes menos en todo el continente, y que 111.000 se habían perdido en la década anterior, en gran parte debido a la caza furtiva.

Botswana es el espacio que cuenta con más elefantes que cualquier otra nación africana. Y a pesar de la reciente controversia, ha habido advertencias de que la caza furtiva se infiltrará en el país a medida que los números de elefantes se desploman en otros lugares, según Ross Harvey, un investigador del Instituto Sudafricano de Asuntos Internacionales.

Diría que a pesar de este furor reciente, habría predicho sobre la base de la escasez y la ubicación geográfica y las tendencias en todo el continente que Botswana iba a ser marcada en rojo en algún momento”, nos dijo Harvey.

Image: MaxPixel

Harvey agregó que los cazadores furtivos pueden encontrar más fácil explotar a los locales en Botswana desde que el gobierno prohibió la caza de trofeos, una fuente de ingresos para algunas comunidades, en 2014 (el nuevo presidente reconsidera esa decisión). El experto en comercio de marfil Keith Somerville hizo una sugerencia similar allá en 2015.

Harvey no estaba seguro de qué pensar acerca de la historia del frenesí de la caza furtiva, señalando que Botswana ha manejado su población de elefantes “muy bien” en general. Pero no creía que existiera un simple vínculo entre el aumento de la caza furtiva en Botswana y la decisión del gobierno de “desarmar” a los guardabosques, como lo sugirieron el informe de la BBC y otros medios.

Alexander señaló que los guardabosques todavía pueden transportar armas de gran calibre, y que de todos modos, las Fuerzas de Defensa de Botswana constituyen la mayor parte de la mano de obra contra la caza furtiva del país. Ellos siguen bien armados.

Image: Wikimedia Commons

Esta narrativa también fue preocupante para Corry, quien describió la noción de que los guardias deben permanecer armados hasta los dientes como medida de “conservación”. Además de quitarles las armas de asalto a los guardabosques, Botswana terminó recientemente su política no oficial de “disparar a matar” cazadores furtivos: una política que se ha relacionado con la violencia contra los pueblos indígenas.

Todo este concepto que ahora está ganando mucha tracción y ha sido presionado muy duro por las organizaciones de conservación, es ampliamente odiado en África”, dijo Corry. “Se considera colonial, perjudicial para las personas y, a menudo, para los animales y el medio ambiente”.

Corry se preguntó si Elephants Without Borders hizo públicos sus hallazgos preliminares con el fin de reforzar el apoyo a tácticas más duras contra la caza furtiva. Si bien la reciente declaración de la organización sugiere que no era su intención, el resultado de la historia ha ido en aumento del interés internacionalen proteger a los elefantes de Botswana, por cualquier medio que sea necesario.

Lo que nadie dice ahora -y casi nadie ha respondido a esto- es que el daño está hecho”, dijo Corry. “La gente tiene la idea de que todavía hay más cacería furtiva, así que es mejor intensificar y hacer más”.

Con información de Gizmodo

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.