¿Narcosur? La mayor organización criminal de Brasil planea convertirse en un cartel transnacional

En este reportaje exclusivo, Sputnik cuenta todos los detalles acerca de las sangrientas disputas en las rutas del narcotráfico en el norte de Brasil y del posible surgimiento de un cartel transnacional: el Narcosur.

El mayor grupo criminal en Brasil, el Primeiro Comando da Capital —Primer Comando de la Capital, en español—, más conocido por sus siglas PCC, domina las rutas del tráfico de drogas más rentables del país: el suministro de marihuana desde Paraguay y de cocaína desde Bolivia. Algunos miembros clave de esta organización, incluso, trabajan en el territorio de estos dos países. De esta manera, logran reducir cada vez más la distancia entre el lugar de producción y de entrega y también aumentar los márgenes de beneficio en cada uno de los puntos intermedios.

En una entrevista con Sputnik Brasil, las autoridades locales se demostraron preocupadas por la feroz lucha por las rutas del narcotráfico en la Amazonía, en particular por las que operan a lo largo de los ríos Solimoes y Japura.

En primer lugar, existe el temor de que los narcotraficantes brasileños logren crear un cartel transnacional de drogas, el cual extraoficialmente ya es llamado de ‘Narcosur’.

“El PCC en realidad ha intentado, y sigue intentando, establecer un monopolio sobre el tráfico de drogas dentro de Brasil” afirmo a Sputnik Márcio Sérgio Christino, procurador del Ministerio Público del estado de Sao Paulo.

Para Christino, quien ha participado en las investigaciones acerca del PCC desde su surgimiento en 1993, el avance hacia el norte sería un desarrollo natural de los eventos.

El narcotráfico y las tasas de criminalidad

El principal adversario del PCC en la implementación de su osado plan internacional es la  Família do Norte —Familia del Norte, en español—, más conocida por sus siglas FDN. Esta organización criminal del norte del país controla la mayoría de las rutas de drogas en esta región: el suministro de marihuana desde Perú y cocaína desde Colombia.

De acuerdo con las autoridades locales, sin embargo, el PCC parece no tener prisa en entrar en una guerra por territorios con este cártel. No obstante, ya se han dado los primeros pasos en esta dirección. Un ejemplo de ello es la rebelión en el Complejo Penitenciario Anísio Jobim (COMPAJ) en la ciudad de Manaus —norte del país— el enero de 2017. El conflicto que resultó en la muerte de 56 prisioneros fue causado por una pelea entre miembros del PCC y del FDN por el poder dentro de la institución.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Seguridad Pública del estado norteño de Amazonas, se han registrado 530 homicídios en Manaus —capital del estado— solamente en los primeros seis meses del año corriente. Para el Ministerio Público de este estado y la Policía Civil, la principal razón de tantos crímenes es precisamente el enfrentamiento por el dominio del tráfico de droga en la región.

“Actualmente, el tráfico de drogas es el vector de todos los crímenes que tienen lugar en la ciudad [de Manaus]. […] Nos encontramos en una posición estratégica: tenemos acceso a la frontera de Perú y a la de Colombia; a las rutas fluviales de marihuana ‘skunk’ y pasta base de cocaína de alta pureza”, detalló a Sputnik Paulo Mavignier, comisario del Departamento de Investigaciones de Narcóticos (DENARC) del estado de Amazonas.

Los ‘narcopiratas’

Además, el PCC es considerado, actualmente, uno de los principales financiadores de la piratería en las aguas del río Solimoes debido a su cooperación con un grupo criminal local, la Família de Coari, más conocida por sus siglas FDC. Esta organización, responsable por el reclutamiento de piratas, se llama así debido a su local de origen: Coari, una ciudad ribereña ubicada a 363 kilómetros de Manaus.

La ciudad de Coari, conocida como la Capital de los Piratas

© SPUTNIK / THIAGO DE ARAÚJO  La ciudad de Coari, conocida como la “Capital de los Piratas”

El acercamiento entre el PCC y el FDC, sin embargo, es algo reciente. Según información obtenida por Sputnik al visitar Coari, hasta el 2017, las ‘ratazanas del agua’ —como son conocidos los piratas del FDC— atacaban cualquier cargamento de drogas que cruce su área de actuación en el río Solimoes, incluso las del propio PCC.

La estrategia del PCC de financiar la piratería en la parte central de la ruta del tráfico de drogas dominada por la organización enemiga FDN, al parecer, es una iniciativa exitosa. A cambio de la protección de sus miembros en la cárcel, los piratas de Coari causan grandes pérdidas a los cargamentos de drogas de la Familia del Norte y del Comando Vermelho (CV) —Comando Rojo, en español—, principal organización criminal del estado de Río de Janeiro. La acción tiene gran importancia, una vez que la ruta del Solimoes suministra, entre otros, al mercado de Río de Janeiro.

Pese a que anteriormente actuaban de manera conjunta, el CV rompió todos los lazos con el PCC en 2016, después del asesinato del narcotraficante paraguayo Jorge Rafaat, supuestamente llevado a cabo por miembros del PCC. La muerte de Rafaat, quien negociaba con CV, dio a PCC el dominio de la ruta principal de exportación de marihuana paraguaya y cocaína boliviana a Brasil. Lo ocurrido llevó a CV a aliarse a FDN para traer a Brasil la cocaína de Perú y la marihuana de Colombia por la ruta del Solimoes.

Las rutas del narcotráfico en la Amazonía

© SPUTNIK /Las rutas del narcotráfico en la Amazonía

La alianza entre PCC y FDC para contrarrestar a la de CV y FDN ha causado un aumento en la criminalidad en la ruta del río Solimoes. En los enfrentamientos entre piratas y narcotraficantes que cruzan el río en dirección a Manaus, a menudo, se usan armas de gran calibre y muchas veces terminan con descuartizamientos y decapitaciones de miembros de las organizaciones en medio de los bosques amazónicos.

Según autoridades locales, se ha confirmado la participación de disidentes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en el transporte de drogas. Fuertemente armados y con un alto entrenamiento militar, estos criminales serían responsables de garantizar la entrega de drogas, principalmente de origen colombiano, a la capital del estado de Amazonas.

El ‘ambicioso’ cartel Narcosur

El plan más ambicioso de PCC es la expansión de sus estructuras más allá de Brasil. Gilberto Aparecido dos Santos, alias Fuminho, es considerado actualmente el principal representante del grupo en las negociaciones con los traficantes de drogas bolivianos, por ejemplo. De acuerdo con el Ministerio Público del Estado de Sao Paulo, Fuminho se encuentra actualmente prófugo justamente en este país vecino.

El Ministerio Público de Sao Paulo ya tiene información acerca del desarrollo de las relaciones entre líderes del PCC y traficantes en Perú y Colombia con el objetivo de dominar todas las operaciones en la región amazónica en el futuro. Según el procurador Christino, a medida que adquieran nuevas experiencias, recursos y ‘soldados’, el PCC terminará absorbiendo o aliándose a otras organizaciones en los próximos años.

Para Christino, si las autoridades brasileñas no reaccionan, las consecuencias del surgimiento de un gran cartel unificado pueden ser catastróficas para el país suramericano:

“Nos enfrentamos a un nuevo desafío. Hasta ahora, no teníamos una organización que hubiera crecido al nivel de un cartel, eso es algo que sucedió recientemente. Por lo tanto, considero necesario reformular por completo las formas de contrarrestar este cartel a nivel nacional. Un único estado, una única institución no puede combatir un cartel de esta escala”, aseveró Christino.

A largo plazo, el objetivo del PCC al monopolizar el narcotráfico en Brasil —y avanzar en otros países de la región— sería el fortalecimiento del Narcosur, un cartel que “tiene el potencial de ser tan grande como los carteles colombianos y mexicanos“, concluyó Christino

Con información de Sputnik

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.