Nueva investigación de la ONU sobre la muerte de civiles en un bombardeo en Afganistán

La misión de la ONU en Afganistán (UNAMA, por sus siglas en inglés) investiga la muerte de 12 civiles el domingo en un bombardeo y de otras nueve personas en condiciones parecidas el sábado.

“Las conclusiones preliminares indican que 12 civiles murieron el domingo en un ataque aéreo en la provincia de Wardak (centro) durante las operaciones efectuadas por las fuerzas progubernamentales”, indica en un comunicado.

Todas las víctimas eran mujeres y niños de la misma familia, incluidos 10 de entre 6 y 15 años, agrega.

El ministerio de Defensa afgano informó a la AFP que había abierto su propia investigación sobre este bombardeo, cuyas “conclusiones no están todavía disponibles”.

“Analizamos cualquier información operacional, pertinente y creíble relacionada con nuestras operaciones en Wardak, incluyendo las que nos suministran nuestros aliados afganos”, señaló a la AFP un portavoz del ejército de Estados Unidos en Afganistán, Grant Neeley.

“No es inusual que los insurgentes usen estas acusaciones para ahondar la brecha entre el ejército y la población”, recalcó.

Un periodista de la AFP recabó el testimonio de un lugareño que afirma haber perdido a dos hermanas en el bombardeo. “En torno a las 21H00 se lanzaron varias bombas sobre la aldea y una de ellas impactó contra nuestra casa. Otras tres casas fueron alcanzadas y más de 12 personas murieron”, aseguró.

El martes la UNAMA afirmó haber abierto una investigación sobre la muerte de nueve civiles, entre ellos cuatro niños y tres mujeres, durante un bombardeo del ejército estadounidense en la provincia de Kapisa (nordeste).

Estados Unidos niega toda responsabilidad y asegura que una investigación sobre el incidente concluyó que nueve insurgentes murieron en la operación de apoyo aéreo a las fuerzas afganas que combaten en tierra.

Los ataques aéreos para frenar la progresión de los talibanes aumentaron considerablemente durante los últimos meses en Afganistán.

La UNAMA se declara “muy preocupada por el número creciente de civiles muertos o heridos en operaciones aéreas” y pide “encarecidamente a todas las partes que tomen medidas adicionales para evitar perjudicar a la población civil”.

En los seis primeros meses del año, estos ataques aéreos causaron 149 muertos y 204 heridos, un 52% más que en el mismo periodo de 2017, según la UNAMA.

La ONU atribuyó el 52% de estas muertes a la aviación afgana, el 45% a las fuerzas militares internacionales y el 3% a las progubernamentales.

Con información de AFP

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.