A pesar del AEUMC, Canadá continuará las negociaciones con Pekín, según Trudeau

Canadá está decidido a continuar las negociaciones comerciales con China, a pesar de una disposición en el nuevo acuerdo de libre comercio con Estados Unidos y México que busca frenar este tipo de conversaciones, dijo el primer ministro Justin Trudeau.

“Discutamos áreas en las que podemos trabajar juntos, darle sentido a cada uno de nosotros y beneficiar a los canadienses”, dijo el primer ministro en una entrevista publicada el lunes por la noche en el sitio web del periódico canadiense The Globe and Mail.

“De hecho, continúan las conversaciones con China para promover varias oportunidades comerciales”, agregó el mandatario.

El nuevo Acuerdo entre Estados Unidos, México y Canadá (AEUMC), celebrado a fines de septiembre, incluye un artículo que indica que Washington, Ottawa y Ciudad de México deben consultar antes de concluir un nuevo tratado de libre comercio con un tercero que no tenga economía de mercado, como es el caso de China, a los ojos de Washington. Si un miembro de AEUMC desaprueba ese nuevo tratado, puede poner fin al pacto de América del Norte en menos de seis meses.

Según Trudeau, Washington había “presentado inicialmente una propuesta muy, muy rígida de AEUMC sobre el comercio con China”. “Los hemos llevado a acordar discutir entre nosotros las negociaciones comerciales que podrían emprenderse con China, lo que es muy positivo para nosotros”, dijo el jefe del gobierno liberal.

Las negociaciones sobre la modernización del antiguo Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) han demostrado que Canadá es demasiado dependiente económicamente de los Estados Unidos, que representa casi tres cuartas partes de las exportaciones canadienses, dijo Trudeau.

“Creo que todos reconocimos que es extremadamente importante diversificar nuestro negocio y estamos felices de seguir hablando con los chinos, sin duda”, agregó.

Hace dos años, Ottawa y Pekín iniciaron discusiones exploratorias para un acuerdo de libre comercio que convertiría a Canadá en el primer país occidental en estar vinculado a China de esta manera.

Pero la segunda economía del mundo, acusada de prácticas comerciales desleales, está en la mira del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y muchos observadores han interpretado esta cláusula como una manera para que Washington evite que Ottawa y México unan fuerzas con Pekín sin el consentimiento de Washington.

Con información de AFP

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.