Bolsonaro prepara un viraje total de Brasil hacia la derecha

Jair Bolsonaro inicia este lunes sus actividades de presidente electo, con proyectos de ruptura con todo lo que huela a izquierda en el campo de la economía, de políticas sociales y de alineamientos diplomáticos de Brasil.

“No podemos seguir coqueteando con el socialismo, el comunismo, el populismo y el extremismo de izquierda”, afirmó Bolsonaro, un admirador de la dictadura militar (1964-1985), tras ser elegido el domingo con 55% de los votos frente a 45% para Fernando Haddad, del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda).

AFP / Mauro PimentelSeguidores del presidente electo de Brasil Jair Bolsonaro celebran el 28 de octubre de 2018 el triunfo de su candidato en las presidenciales en las calles de Rio de Janeiro

El ultraliberal Paulo Guedes, a quien Bolsonaro prometió el ministerio de Hacienda, anunció de inmediato su intención de “cambiar el modelo económico socialdemócrata” mediante un programa acelerado de privatizaciones y de control del gasto público, como receta para reactivar a un país que pasó por dos años de recesión y otros dos de débil crecimiento.

Para eso, precisó, “necesitamos una reforma del régimen de jubilaciones”.

Unos anuncios que con toda probabilidad serán bien recibidos en la apertura de los mercados este lunes.

El presidente conservador Michel Temer, que desde que sucedió en 2016 a la destituida presidenta de izquierda Dilma Rousseff aplica un plan de severos ajustes, expresó su deseo de planificar la transición antes del traspaso de funciones el 1º de enero, “para dar continuidad a lo que hicimos”.

Bolsonaro, de 63 años, carga aún con una bolsa de colostomía debido a una puñalada que le asestaron en el abdomen en septiembre, por lo cual su viaje a Brasilia podría hacerse esperar.

AFP / Nicolas RAMALLOLas principales propuestas de Bolsonaro

En el plano internacional, Bolsonaro expresó el deseo de alinearse con el presidente estadounidense Donald Trump, quien lo llamó por teléfono para felicitarlo por su victoria.

En términos regionales, ese acercamiento podría llevar a acentuar la presión sobre el gobierno socialista de Venezuela, un país en pleno marasmo económico y social.

El exestratega de comunicación de Trump, Steve Bannon, dio la bienvenida a Bolsonaro al club de dirigentes nacionalistas y ultraconservadores que llegaron al poder en los últimos años en América, Eueopa y Asia.

“Sin ninguna duda” que Bolsonaro forma parte de esa onda, dijo Bannon al diario económico Valor.

AFP / Thomas SAINT-CRICQPresidencial en Brasil

Uno de los principales representantes de esa corriente, el ministro del Interior italiano Matteo Salvini, expresó su alborozo: “¡En Brasil los ciudadanos han expulsado a la izquierda! Buen trabajo para el presidente Bolsonaro (…)”, tuiteó.

Salvini reiteró su expectativa de que Brasil extradite “al terrorista rojo [Césare] Battisti”, un exmilitante condenado en Italia por cuatro asesinatos de los que se declara inocente. Una promesa hecha por Bolsonaro incluso antes de ser electo.

– Inquietante agenda social –

Bolsonaro llegó al poder con propuestas de blindar judicialmente las operaciones policiales y de flexibilizar el porte de armas para combatir la criminalidad, en un país donde el año pasado hubo casi 64.000 homicidios.

En la senda de Trump, Bolsonaro y sus seguidores tomaron como blanco a medios de prensa y a periodistas.

También anunció su intención de terminar con “el activismo ecologista ‘chiíta'”, o radical.

AFP / Sergio LIMASimpatizantes del presidente electo de Brasil Jair Bolsonaro celebran el 28 de octubre de 2018 frente a la sede del Congreso en Brasilia el triunfo de su candidato en las presidenciales 

Esas orientaciones alarmaron a defensores de los derechos humanos dentro y fuera de Brasil.

La ONG Human Rights Watch hizo un “llamado urgente” para proteger los derechos democráticos en el país sudamericano.

El presidente francés, Emmanuel Macron, dijo que París “desea proseguir su cooperación con Brasil en un marco de respeto de estos valores [democráticos]”.

– En busca de una oposición –

Haddad exigió respeto por sus 45 millones de electores y dijo que la oposición al futuro gobierno del ultraderechista Bolsonaro será una “tarea enorme”.

Haddad fue designado candidato por el encarcelado expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, el líder histórico de la izquierda, que purga una pena de 12 años de cárcel por corrupción y lavado de dinero.

Ese padrinazgo le aseguró votos en sectores que se beneficiaron de las políticas de inclusión social de Lula, pero le valió el rechazo entre quienes identifican a Lula y al PT con los grandes escándalos de corrupción de la última década.

La mayoría de los dirigentes de otros partidos de centro o centroizquierda se limitaron a expresar el “apoyo crítico” a su candidatura.

Queda por ver si el PT, derrotado por primera vez en las últimas cinco elecciones presidenciales, es capaz de llevar a cabo la “autocrítica” que le reclamaron militantes y aliados.

La crisis en la izquierda no significa que a Bolsonaro las cosas se le presenten fáciles, sobre todo por tener que lidiar con un Congreso con una treintena de partidos, dominado por lobbies conservadores pero no forzosamente disciplinados a la hora de votar proyectos.

Según la consultora Eurasia Group, Bolsonaro “no tendrá una luna de miel muy intensa”, porque los comicios demostraron ante todo un “profundo desencanto de la política” y la “cólera por la baja calidad de los servicios públicos en materia de salud, seguridad y educación”.

Con información de AFP

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.