Disfraces de Halloween a menudo son considerados ofensivos

Unos comentarios de la periodista de NBC Megyn Kelly sobre la gente que se pinta el rostro de negro en Halloween revivió un viejo debate en torno a los disfraces que pueden ser considerados racistas y a lo que es aceptable y lo que no en una época en la que personajes como la “Pantera Negra” se han tornado enormemente populares.

El tema está siendo analizado en las redes sociales y en revistas, que se preguntan si está bien que un niño blanco se disfrace de “Pantera Negra” y critican los disfraces que perpetúan estereotipos de los pueblos originarios. Los debates en las redes sociales plantean si el énfasis en rechazar todo lo que puede ser considerado inaceptable no está empañando el espíritu del festejo.

Kelly pagó un precio caro por su pregunta: NBC dijo el viernes que cancelaba su programa “Megyn Kelly Today”. La presentadora preguntó en cámara por qué pintarse la cara de negro era una actitud racista y no encontró demasiada solidaridad entre sus colegas de NBC, incluido el popular meteorólogo Al Rockes, que le pidió que ofreciese una disculpa a los negros de todo el país.

Alguien le preguntó a Rocker por Twitter si el hijo de una mujer blanca podía disfrazarse como su ídolo, la “Pantera Negra”.

“Claro que puede”, respondió Rocker. “Pero que no se pinte de negro”.

Jeff Schwartz, cuyo hijo de siete años también quiere disfrazarse como la “Pantera Negra”, dijo en el mismo chat que “deberíamos alentar a nuestros hijos a que tenga héroes negros, sin importar si son chicos blancos o negros. Eso es saludable”.

Numerosos artículos recomiendan a los padres que no disfracen a sus hijos como la “Pantera Negra” si no son negros. Dicen que, si bien la tierra de la pantera “Wakanda” no es real, la raza del personaje es vital para su identidad.

En años recientes estalló otro debate similar en torno a las películas “Moana” y “Coco”, esta última sobre un muchacho mexicano llamado Miguel y su familia. Poco antes del estreno de “Moana” en noviembre del 2016, Disney cambió el atuendo de un personaje llamado Maui. El original tenía tatuajes polinesios y una indumentaria de césped artificial. Algunos adujeron que no correspondía que un niño tuviese la piel de otra raza.

Detectar apropiaciones culturales es la misión de Amanda Blackhorse, una activista que combate el uso de imágenes de los pueblos originarios en las mascotas y los logos. El miércoles participó en una protesta frente a la sede de Phoenix de Yandy.com, una tienda de ropa interior que vende disfraces “sexy”.

“La gente siempre ha visto a los pueblos originarios a través de estereotipos”, sostuvo Blackhorse. “Esta empresa perpetua eso. Creen que somos eso. No nos ven como una tribu distinta”.

Yandy no es la única firma que ofrece disfraces que algunos pueden cuestionar. Amazon.com y otros portales ofrecen disfraces basados en estereotipos asiáticos, como el de una geisha. Hay también atuendos inspirados en México, como un poncho, un sombrero, un bigote y un atuendo para una “señorita sexy”.

____

Terry Tang está en https://twitter.com/ttangAP

Con información de AP

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.