EEUU dispensa leyes para poner puertas en valla fronteriza

El Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos aseveró el martes que se dispensará algunas leyes ambientales para construir puertas entre secciones de las barreras fronterizas en el Valle del Río Grande, en el sur de Texas.

La dispensa publicada en internet enlista 11 sitios donde el gobierno tiene planeado instalar puertas en las vallas existentes. La dependencia emitió hace unos meses dispensas similares a leyes ambientales para poder realizar proyectos en distintas partes de la frontera suroeste.

El gobierno estadounidense tiene vallas en aproximadamente 1.126 kilómetros (700 millas) de la frontera suroeste del país. En el sur de Texas, algunas partes de la valla terminan y comienzan a lo largo del dique construido en la ribera del río Bravo (o Grande), que separa a Estados Unidos y México. Muchas partes de la cerca están construidas a una distancia considerable del río, y en algunos casos invaden propiedad privada.

Las puertas nuevas sellarían algunos de esos espacios en el condado Cameron. La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP por sus siglas en inglés) generalmente da acceso a los residentes afectados para que puedan pasar al otro lado de su propiedad.

Además, el gobierno federal planea comenzar a construir nuevas vallas para cumplir con la promesa de campaña del presidente Donald Trump sobre construir un muro fronterizo. Hace unos meses, el Congreso aprobó 1.600 millones de dólares para financiar un nuevo muro fronterizo, que incluyen los fondos para construir 53 kilómetros (33 millas) en el Valle del Río Grande.

Parte de la construcción prevista podría atravesar el Centro Nacional de Mariposas y otras zonas ecológicamente delicadas. También podría dejar a algunos residentes del “lado mexicano”; esto es, en suelo estadounidense, pero del otro lado del muro.

El valle es punto de tránsito de muchos inmigrantes que entran ilegalmente en el país, y los funcionarios del gobierno estadounidense dijeron que es usado por contrabandistas de personas y de drogas.

En la dispensa, la secretaria de Seguridad Nacional Kirstjen Nielsen escribió que hay una “necesidad aguda e inmediata de construir barreras físicas y caminos” a lo largo de la frontera. Nielsen dispensó las regulaciones de la Ley de Especies en Peligro de Extinción, la Ley de Agua Limpia, y una veintena de leyes más.

La dispensa “continúa socavando protecciones cruciales para la gente y la vida silvestre del Valle del Río Grande”, manifestó Laiken Jordahl, del Centro para la Diversidad Biológica. “Merecen aire limpio, agua limpia y los mismos derechos legales que cualquier otra persona del país”.

Scott Nicol, una residente de la región que copreside al Club Sierra, dijo que varias puertas podrían dificultar el acceso a las tierras cultivables del otro lado de la valla existente. Pero agregó que el gobierno no ha informado a los residentes como es debido ni ha tratado de entablar un diálogo con la comunidad.

“El hecho de que te enteres de esto cuando van a dispensar la ley… dice mucho sobre la forma de operar de este gobierno”, aseveró.

En marzo, un exfuncionario del CBP dijo que la agencia quería comenzar a instalar las puertas en octubre. El CBP declinó el martes confirmar que ese sea aún el plan de la agencia.

Con información de AP

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.