El asesinato de Marbella Ibarra, la precursora del fútbol femenino que fue secuestrada, torturada y asesinada en México

No se supo nada de ella desde el 19 de septiembre y tras casi un mes secuestrada su cuerpo fue hallado el 15 de octubre sin vida, con evidentes marcas de haber sido golpeada en su rostro, piernas y cuello.

Fue el trágico final de Marbella Ibarra, la mujer que dedicó su vida a impulsar el fútbol femenino en México.

La noticia sobre su muerte, que dio a conocer este miércoles la Fiscalía del estado de Baja California, dejó en estado de shock al fútbol mexicano y en especial al gran número de jugadores que ha podido forjar una carrera profesional con el balón gracias a su apoyo.

Jugadores de México.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Muchos le atribuyen a Ibarra la modernización del fútbol femenino en México.

El cuerpo de Ibarra fue encontrado en la localidad de Rosario, cerca de Tijuana, en el norte del país, el lugar desde el que comenzó su revolución el fútbol femenino en México.

Legado

Apasionada del balón, Mar, como era conocida, supo de la importancia que tenía el fútbol como una vía de escape para las mujeres en una de las zonas más violentas del país.

Nunca fue profesional, pero encontró la manera de compaginar su trabajo en las oficinas del Ministerio Público de Tijuana y luego su negocio de cosméticos para darle vida a su sueño de fundar un equipo de fútbol de mujeres.

Tras dar ese primer paso, en 2014 Ibarra presentó un proyecto para desarrollar el fútbol femenino al club más importante de la región, los Xolos de Tijuana, de la primera división, convencida de la importancia de contar con el apoyo de instituciones ya reconocidas en el mundo del balón.

Recibió el visto bueno y ese año fue que nacieron oficialmente las Xolas de Tijuana.

Sin la infraestructura adecuada en México para seguir evolucionando su proyecto, Ibarra se inspiró en el ejemplo que tuvo del otro lado de la frontera, en Estados Unidos, donde la liga femenina ha sido durante décadas el campeonato de fútbol más importante de ese país.

Durante años se dedicó a reclutar niñas y jóvenes promesas por las canchas y calles en Tijuana ofreciéndoles la posibilidad de desarrollar su talento y trabajar en su formación por fuera de las canchas.

Tras jugar frecuentemente partidos amistosos y participar en ligas semiprofesionales en Estados Unidos, con el paso del tiempo se hizo evidente la necesidad de un campeonato en México.

Fue así que presionó y no escatimó esfuerzos para la creación de la Liga MX Femenil, uno de sus mayores legados, que nació en 2017.

Vuelta al comienzo

Cumplido su sueño, Ibarra volvió a lo que más le gustaba y dio vida a su última iniciativa, “Ellas juegan”.

Siguió buscando jóvenes con mucho talento y sin recursos para darles la oportunidad de probar suerte en uno de los clubes de la Liga MX, que en su segunda temporada ya cuenta con 18 equipos.

Los cientos de mensaje de dolor y luto que se han publicado en las redes sociales por parte de jugadores, clubes y organismos, tanto en México como en otras partes del mundo, muestran la huella que dejó Ibarra en el fútbol.

Una muerte que resalta la creciente ola de violencia en el estado de Baja California, que en 2018 está sufriendo uno de los peores años de su historia.

Con información de BBC Mundo

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.