El Chromecast me está decepcionando

Google lanzó sin hacer mucho ruido un nuevo Chromecast esta semana, durante su último evento. Y cuando digo sin hacer ruido me refiero a que la compañía ni siquiera lo mencionó. Cuando salí del evento me di cuenta de que había un Chromecast en el fondo de una bolsa que alguien de Google me había dado. Sí, es nuevo y tiene buena pinta, pero es una pena que Google aún no haya hecho un Chromecast que sea más útil.

El nuevo Chromecast es igual que el viejo Chromecast de segunda generación, excepto por algunos pequeños cambios en el diseño y un par de nuevas características que trae su software. También sigue costando 35 dólares.

El hardware sigue siendo el mismo: un dispositivo con forma de disco que tiene una salida HDMI. La diferencia es que en lugar de una carcasa de plástico brillante con el logotipo de Chromecast grabado, ahora tiene una cobertura mate con una pequeña “G” de Google en la parte frontal. El conector HDMI ya no se une magnéticamente al disco, aunque es algo que probablemente nunca hayas notado. El nuevo Chromecast llega en color blanco y carbón.

En cuanto al software, el Chromecast ahora tiene soporte apra vídeo en 1080p a 60 fps, lo que es interesante por un par de razones: la primera es porque los Chromecasts más antiguos solo admitían vídeo en 720p, algo sorprendente ya que la mayoría de los decodificadores de este tipo admiten vídeo 4K. Google ha estado vendiendo durante un par de años un dispositivo compatible con 4K llamado Chromecast Ultra, pero ese modelo cuesta 70 dólares.

La segunda cosa destacable es que esos nuevos 60 fps no le importarán a casi nadie, ya que eso más que nada es útil si ves gameplays de juegos desde YouTube en tu televisor. También puedes encontrar material a 60 fps en sitios como Netflix, pero generalmente se limitan a vídeos HDR 4K, por lo que deberás hacerte con un Chromecast Ultra si deseas la experiencia completa.

Foto: Adam Clark Estes (Gizmodo)

También tiene otros detalles adicionales. El nuevo Chromecast ofrece soporte de audio para varias habitaciones, pero solo en altavoces Google Home o altavoces equipados con soporte de Chromecast Audio, lo que limita bastante las opciones. Con el nuevo modelo también puedes convertir tu televisor en un marco de fotos gracias a la nueva función de Google Live Photos, un pequeño añadido a la opción que ya existía del protector de pantalla. Google también dice que “la velocidad del hardware ha mejorado un 15%”, algo que realmente no percibí al usarlo.

La suma de todo esto resulta en… casi nada. El Chromecast aún no alcanza a hacer lo que podría hacer un decodificador (o set top box) completo u otro dispositivo de streaming. Aún es necesario que obtenga el contenido desde una computadora o teléfono para poder enviarlo a un televisor, es decir, todavía no es posible encender el dispositivo por sí solo y acceder a apps directamente en tu televisor. En otras palabras, básicamente puede hacer las cosas que el primer Chromecast podría hacer, solo un poco más rápido. Enviar series, películas, vídeo o música desde tu smartphone a tu TV parecía realmente genial en 2013, cuando Google lanzó la primera generación del dispositivo; ahora, no tanto.

Eso sí, no es que la compañía no lo haya considerado. A principios de este año, Google dispositivo de Android TV que se parecía mucho a una Chromecast, pero la diferencia es que convertía a cualqier TV en un Android TV, con soporte para 4K a 60 fps, además de tener 2GB de RAM y 8GB de almacenamiento. Eso es básicamente lo que pueden hacer el último Roku Streaming Stick y el dispositivo más básico de Amazon Fire TV. Básicamente, es una versión del Apple TV pero hecha por Google, un dispositivo de streaming más costoso que permite transmitir vídeos de manera confiable y estable al TV usando AirPlay. El problema es que el dongle de Android TV solo está disponible para desarrolladores.

Por otra parte, el gran atractivo de venta del Chromecast siempre ha sido que es muy barato. Por 35 dólares no necesitas comprar un set top box, ya que un Chromecast le permitiría a tu teléfono hacer el trabajo pesado y simplemente emitir sus videos a una pantalla más grande. Pero recientemente esa idea de hacer menos en un dispositivo más barato ya no es tan efectiva para Google. Esto se debe a que Roku lanzó el Roku Express, un dispositivo de transmisión con muchas funciones que soporta vídeo 4K y cuesta solo 30 dólares. Amazon también vende un dongle Fire TV preparado para 4K por 50 dólares, mientras que la versión que no soporta 4K cuesta solo 40 dólares. También puedes gastar más dinero y comprar un Nvidia Shield, que viene con capacidades de juego y de streaming, además de soporte a Google Assistant, por 180 dólares.

No quiero decir que el nuevo Chromecast es malo. Siendo objetivo, es mejor que el viejo Chromecast. Pero parece que Google perdió la oportunidad de hacerlo más útil, especialmente ahora que se está inclinando mucho más en el mercado de hardware para el hogar inteligente con el nuevo Home Hub. Sin embargo, tengo entendido que Google hace un montón de dinero vendiendo Chromecasts a 35 dólares que no son tan útiles como podrían ser. Probablemente algunos clientes piensan que hace más, o sencillamente no les importa.

LÉEME

  • Tiene un nuevo diseño que luce muy bien
  • Ofrece 1080p a 60 fps y audio en varias habitaciones (pero solo con dispositivos compatibles con Google Home y Chromecast)
  • Continúa siendo barato a 35 dólares
  • Pero sigue siendo inútil para algo más que reproducir contenido multimedia del teléfono en tu televisor.

Con información de Gizmodo

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.