El museo de la Ciencia de Londres dedica al Sol su nueva gran exposición

El museo de la Ciencia de Londres explora la atracción y el impacto del Sol en el ser humano en su gran exposición de la temporada, que estará abierta al público del 6 de octubre al 6 de mayo de 2019.

‘The Sun: Living With Our Star’ (El Sol: viviendo con nuestra estrella) exhibe artefactos, montajes interactivos, vídeos, documentos, pinturas y prototipos de ensayos científicos a lo largo de un fascinante recorrido desde la Edad de Bronce hasta las nuevas misiones espaciales.

“El Sol es una parte esencial de la vida en la Tierra, su estudio ha generado numerosos descubrimientos científicos y su impacto en nuestras vidas es constante”, explicó a Sputnik Kyle Osbrink, del equipo de comisarios de la muestra.La exposición se estructura en cuatro distintivas secciones –Días y años, El Sol y salud, Energía del Sol, Observando al Sol– que combinan piezas históricas y documentos audiovisual para “desvelar el poder, la belleza y el lado oscuro” del astro más cercano a la Tierra.

El 70 por ciento del material expuesto pertenece a la colección de la institución británica, como el primer modelo mecánico del sistema solar que se utilizó hacia 1712 para demostrar la órbita de la Tierra y la Luna en torno al Sol.

Entre otras reliquias curiosas sorprende una especie de armario de madera con un asiento en su interior que el rey de los cereales, John Harvey Kellogg, convirtió en “baño de luz para tratar una variedad de dolencias” en su sanatorio de EEUU.

“Esta sección habla de las muchas formas en que se ha utilizado el Sol para mejorar nuestra salud o sensación de bienestar pero también ilustra cómo puede dañarnos y maneras de protegernos”, apuntó Osbrink.El experto reconoce que las “actitudes culturales” han influido en la percepción generalizada del impacto de la luz solar en la salud humana.

La exposición coincide con el 150º aniversario del descubrimiento del helio por Norman Lockyer, astrónomo británico que impulsó la fundación del mismo museo del barrio de Kensington.

Entre otras piezas, se recupera el espectroscopio astronómico que empleó para confirmar su trabajo en 1868.

Otro puntal en el estudio del Sol lo fijó Richard Carrington cuando, el 1 de septiembre de 1859, documentó en cuadernos expuestos en Londres detalles de la erupción solar que acababa de presenciar.

El cielo se tiñó en tonalidades de color por todo el mundo y las líneas del telégrafo quedaron interrumpidas en la primera tormenta solar que impactó en la Tierra, según concluyeron los científicos.En ‘Observando al Sol’ se analiza este fenómeno desde la perspectiva de las dos nuevas misiones de la NASA y la Agencia Espacial Europea que se han planteado con el objetivo de acercarse a unos seis millones de millas de la gran esfera de calor.

“Una tormenta solar de tal magnitud puede tener un impacto muy severo en nuestras vidas, dada nuestra dependencia de la electricidad, las comunicaciones por satélite, entre otras tecnologías, y estas misiones ayudarán a monitorizar la actividad solar”, dijo Osbrink.

La exposición va acompañada del libro ‘The Sun: One Thousand Years of Scientific Imagery’ (El Sol: un millar de años de imágenes científicas), firmado por Harry Cliff, comisario principal y científico en la Universidad de Cambridge, y su colega Katy Barrett.

Con información de Sputnik

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.