Google cobrará a los fabricantes de móviles por sus aplicaciones para pagar la multa de 4000 millones que le impuso Europa

En respuesta a la multa récord de 4.000 millones de euros impuesta a Google por la Unión Europea, el gigante tecnológico está preparando algunos cambios. El martes, anunció que los fabricantes pronto tendrán que pagar una licencia para poder enviar dispositivos con aplicaciones de Google preinstaladas al Espacio Económico Europeo (EEE)

El sistema operativo Android de Google controla más del 80% del mercado móvil mundial. Su ubicuidad se basa en que es un producto de calidad y además es un software gratuito de código abierto. Pero la versión completa de Android requiere que los fabricantes de dispositivos preinstalen un paquete de aplicaciones de Google como Search y Chrome. Esto ha ayudado a consolidar el enorme negocio publicitario de Google, porque los usuarios a menudo utilizan solo las aplicaciones que ya vienen con sus teléfonos. Por ello los reguladores europeos argumentaron que las prácticas de Google le daban una ventaja injusta frente a sus competidores. En julio, un tribunal le ordenó cambiar este tipo de prácticas. Y ahora, Google ha compartido en su blog cómo pretende hacerlo.

En primer lugar, Android seguirá siendo de código abierto y los fabricantes de dispositivos podrán modificar el software según sus propias especificaciones. También se les permitirá tomar sus propias decisiones a la hora de preinstalar el software. Pero Google explicó que su conjunto de aplicaciones móviles (Play Store, Gmail, YouTube, Maps, etc.) requerirá del pago de una tarifa de licencia si se encuentra preinstalado en los dispositivos enviados al EEE, y será necesaria también una licencia pro separado para Search y para Chrome.

Hemos contactado con Google para obtener más información sobre cómo se estructurarán los derechos de las licencias, pero no hemos obtenido respuesta.

A primera vista, podría parecer que Google utiliza su fuerza para trasladar las consecuencias de su comportamiento pseudo-monopolístico a otros. Pero esto es lo que pretendían los reguladores. Ahora, sus competidores cuentan con una motivación suficiente para crear productos que rivalicen con los de Google o lograr acuerdos con los fabricantes para preinstalar ciertos softwares.

La pregunta es si esta solución no habrá llegado demasiado tarde para sus competidores. Incluso a una empresa tan grande como Microsoft le resulta increíblemente difícil competir con el motor de búsqueda de Google. Apple Maps ha fracasado como alternativa a Google Maps. Y nadie ha llegado a rivalizar con YouTube por el mercado de la reproducción de vídeo. Si ahora las aplicaciones de la competencia vienen preinstaladas en los teléfonos Android, en teoría podrían ganar terreno a Google.

Otra pregunta al aire es si los fabricantes se molestarán en pagar la cuota de licencia o decidirán preinstalar aplicaciones rivales. Una vez incluído un navegador, todo lo demás puede ser descargado de Google por el usuario después de comprar su dispositivo. ¿Por qué pagar una tarifa cuando puedes instalar Firefox y sugerir algunos enlaces?

Google dice que estos cambios entrarán en vigor el 29 de octubre, pero aún no está todo decidido. La compañía ha apelado la decisión antimonopolio de la UE.

[Google via The Verge]

Con información de Gizmodo

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.