La UE aboga por diálogo con Italia sobre su plan presupuestario

La Comisión Europea abogó este martes por un diálogo “sin prejuicios” con el gobierno populista italiano sobre su plan presupuestario para 2019, que incumple las recomendaciones europeas, aunque advirtió que no puede aceptar “todo” lo que proponen.

“Evidentemente, las finanzas públicas italianas nos generan mucha preocupación, pero no tenemos prejuicios”, aseguró el presidente del ejecutivo comunitario, Jean-Claude Juncker, en una entrevista a varias televisiones y radios italianas.

Los 19 países de la zona euro tenían de plazo hasta el lunes para presentar sus proyectos de presupuesto a la Comisión, encargada de evaluarlos y que, a principios de mes, ya se mostró crítica con las cifras anunciadas por Italia.

El déficit público debería alcanzar el próximo año el 2,4% del PIB de la tercera economía de la zona euro, una cifra superior al objetivo del 0,8% al que se comprometió el anterior gobierno de centro izquierda.

“La Comisión ya estimó que, a primera vista, parece haber una diferencia significativa (…) con respecto a las reglas fiscales de la UE y pidió al gobierno italiano llevar a cabo los ajustes necesarios”, dijo el vicepresidente del ejecutivo comunitario, Valdis Dombrovskis.

Las preocupaciones sobre el presupuesto italiano son todavía mayores vista la deuda pública italiana (131% del PIB), la mayor de los países del euro sólo por detrás de Grecia.

Según las reglas europeas, Bruselas tiene hasta el 22 de octubre para iniciar consultas con Roma en “caso de un incumplimiento grave” de las reglas y dos semanas para adoptar una opinión sobre el plan presupuestario.

El presidente de la Comisión ya advirtió a la prensa italiana que si aceptan “todo” lo propuesto por el gobierno italiano, tendrían “reacciones violentas de los otros países de la zona euro”.

Si su opinión es negativa, Bruselas puede pedirle a Italia un plan presupuestario revisado.

En Roma, el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, se dijo “orgulloso” de su presupuesto y señaló que su país iniciaría un diálogo “sin prejuicios” con la UE.

Su vicepresidente, el ultraderechista Matteo Salvini, mostró su contrariedad con Bruselas. “El presupuesto ha sido votado, que Juncker se resigne y se tome un café”, aseguró.

Con información de AFP

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.