Las montañas más altas del planeta, comparadas en cinco fascinantes ilustraciones del siglo XIX

¿Cómo se divertían los cartógrafos del 1800? Comparando montañas, aparentemente. Con el auge del romanticismo, las grandes montañas habían pasado de ser un lugar tenebroso en el imaginario colectivo a un reto para hombres valientes como el poeta William Wordsworth, que recorrió los Alpes y encumbró el Snowdon, el pico más alto de Gales.

Todo ese romanticismo en torno a las montañas acabó trasladándose a la cartografía en forma de ilustraciones bellísimas que comparan visualmente los picos más altos del mundo. En Atlas Obscura, Jessica Leigh Hester ha encontrado cuatro ejemplos que ilustran bien la fascinante tendencia.

Illustration: William y Daniel Lizars (1817)

Uno de los ejemplos más tempranos es este grabado en placa de cobre de los hermanos William y Daniel Lizars para el Thomson’s New General Atlas. Fue dibujado en 1817. El Everest aún no había sido descubierto, así que el Dhaulagiri, en el Himalaya, aparece como el pico más alto del mapa. En la parte izquierda, el volcán Chimborazo de Ecuador es la montaña destacada.

Illustration: William Darton y W. R. Gardner (1823)

En este otro mapa de 1823, William Darton y W. R. Gardner compararon por un lado las montañas más altas y por otro los ríos más largos, algo que copió J. Andriveau-Goujon en su mapa de 1829. El Dhaulagiri vuelve a aparecer como el pico más alto y las tablas de abajo señalan las elevaciones de ciudades como París, Roma, Londres, Ginebra, México, Bogotá y Quito.

Illustration: John Dower (1832)

En un estilo completamente diferente, John Dower superpone los picos más altos del mundo usando como base las islas británicas. De abajo arriba, las montañas centrales del mapa son el Ben Nevis, en Escocia, el Mont Blanc, en los Alpes, el Chimborazo, en Ecuador, y el Dhaulagiri, en el Himalaya.

Illustration: John Emslie (1851)

Más allá del interés literario por las montañas, la tendencia a medirlo todo y compararlo a nivel planetario con extrema precisión deriva de Alejandro de Humboldt, conocido como el padre de la geografía moderna. Claro que, a medida que avanzaron los años, los mapas se convirtieron también en una forma de arte. En este último ejemplo de 1851, John Emslie exagera las proporciones de las montañas para destacar la diferencia de altura entre los picos y las agrupa por continentes, con un apartado para los volcanes.

Con información de Gizmodo

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.