Logran conectar por primera vez los cerebros de tres personas en una red para compartir pensamientos básicos

En un experimento más propio de la ciencia ficción o de un capitulo de Black Mirror, un equipo de neurocirujanos de la Universidad de Washington logró conectar los cerebros de más de dos personas por primera vez en la historia, creando lo que han descrito como una “red social” cerebro a cerebro.

¿Cómo? La conexión cerebral creada funciona a través de una combinación de electroencefalogramas (EEG) para registrar los impulsos eléctricos que indican actividad cerebral, junto con la estimulación magnética transcraneal (TMS), donde las neuronas se estimulan usando campos magnéticos. A todo ello lo han llamado BrainNet. Según describen en su trabajo:

Presentamos BrainNet, la primera interfaz cerebro-cerebro directa no invasiva para múltiples personas para la resolución colaborativa de problemas. La interfaz permite que tres sujetos humanos colaboren y resuelvan una tarea usando comunicación directa de cerebro a cerebro.

Oviamente, la forma en que los participantes pueden interactuar es muy limitada todavía, pero muestra el potencial de este tipo de comunicación sin palabras para la toma de decisiones grupales en el futuro.

Image: Arxiv

Su funcionamiento fue el siguiente. Los investigadores usaron grupos de tres personas, dos “remitentes” y un “receptor”, todos en habitaciones separadas. Los tres participantes están conectados a un dispositivo EEG que registra la actividad eléctrica en el cerebro. El “receptor” también está conectado a una máquina TMS que estimula ciertas reacciones en el cerebro utilizando ráfagas cortas de energía magnética dirigida.

En dicho experimento, los equipos de tres debían jugar una partida a un juego al estilo Tetris. Los dos remitentes podían ver toda la pantalla, mientras que el receptor solo podía ver las piezas mientras caían, y no el fondo donde aterrizarían. Para ganar el juego, los dos remitentes tendrían que indicar al receptor si rotar o no la pieza para que quepa en la ranura.

Y es justo en este punto donde surge la magia, o lo más parecido que hemos visto a la “telepatía”. Si el emisor quería que el receptor girara la pieza, enfocaría sus ojos en el lado derecho de la pantalla, donde una luz LED parpadeaba a 15 Hz. Esto genera ondas cerebrales en la misma frecuencia, que a su vez el EEG recogería y transmitiría al TMS del receptor.

Image: Arxiv

Esa señal produciría que el TMS indujera a que apareciera un punto de luz en el campo de visión del receptor, el cuál era un código para “rotar el bloque”. El receptor tendría que interpretar las señales de los dos emisores independientes y decidir qué hacer.

Lo increíble del proceso es que usando esta técnica, los grupos pudieron completar el Tetris con una precisión promedio de 81.25%. Y esto a pesar del hecho de que, para algunos ensayos, los investigadores interferían intencionalmente y hacían que uno de los remitentes enviara las instrucciones incorrectas, de modo que el receptor tendría que descubrir qué emisor tenía más razón.

Como el equipo concluye en su estudio, “los receptores pueden aprender a diferenciar la confiabilidad de la información transmitida a sus cerebros por otros sujetos y elegir el remitente más creíble. Esto hace que el intercambio de información mediado por BrainNet sea similar a la comunicación social de la vida real, acercándonos un paso más a una ‘red social de cerebros’”.

Hoy parece un poco más cerca el día en que los mensajes de texto se vean como una tecnología del pasado. [Arxiv vía ScienceAlert]

Con información de Gizmodo

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.