Los puertos del norte de Inglaterra buscan prosperar con el Brexit

El Brexit trajo esperanza a los ventosos puertos situados en el río Humber, puerta de entrada de mercancías clave para el noreste de Inglaterra, donde se están invirtiendo decenas de millones de libras en previsión de un potencial aumento del tráfico.

En Immingham, localidad de 11.000 habitantes junto al amplio puerto y las refinerías de petróleo, Willie Weir, un exestibador, asegura que el negocio ya está “subiendo”.

“Creo que terminaremos siendo un país muy rico”, dice a la AFP este hombre de 54 años, ahora propietario de un hotel. “Dentro de un par de años creo que estaremos negociando con muchos otros países”.

AFP / LINDSEY PARNABYEl buque cisterna Kamome Victoria en el puerto inglés de Immingham el 5 de octubre de 2018

La Asociación de Puertos Británicos (ABP) está invirtiendo grandes sumas para atraer nuevos negocios, con la esperanza de que la prosperidad industrial de antaño regrese a la zona.

La compañía prevé que la salida británica de la UE el 29 de marzo colapse los centros portuarios del sureste del país, como Dover, donde el espacio limitado y el intenso tráfico podrían chocar con la burocracia posbrexit, lanzando a los comerciantes en busca de alternativas.

“Hay realmente oportunidades para los puertos del Humber”, afirmaba Dafydd Williams, responsable de ABP, durante una reciente visita a su inmenso complejo de Immingham.

La compañía considera que sus instalaciones en el Humber puede gestionar mejor las dificultades y los retrasos acarreados por el Brexit ya que tiene espacio disponible para nuevas instalaciones aduaneras y zonas de espera par los camiones.

ABP ha dedicado 50 millones de libras (66 millones de dólares, 57 millones de euros) a ampliar sus terminales de contenedores y gastó 14 millones de libras solo el año pasado en Hull, lo que llevó a la apertura de varias nuevas rutas europeas.

Ahora espera resultados similares para Immingham, el mayor puerto de Gran Bretaña por tonelaje, donde ha invertido en grúas de carga, remolcadores y la remodelación del muelle.

– ‘Es solo economía’ –

AFP / LINDSEY PARNABYUn buque portacontenedores es descargado el 5 de octubre de 2018 en el puerto inglés de Immingham

Unifeeder, un transportista de corta distancia que importa la mayor parte de su carga con destino a Gran Bretaña a través de Immingham, asegura ver más clientes que mandar aquí sus mercancías en lugar de a los puertos del sur.

“La carga encuentra un camino más fácil”, dice Andrew Ellis, gerente de la compañía en el Reino Unido. “Es solo economía”.

Peter Baker, analista de la industria portuaria, explica que los puertos de Humber son más interesantes porque están más cerca de grandes centros de distribución como Amazon e Ikea. Como casi todo el viaje se hace por mar, los costes, la congestión y las emisiones de CO2 disminuyen, afirma.

Baker no piensa, no obstante, que estos puertos vayan a sufrir menos los efectos negativos del Brexit.

“Si hay controles de aduana, de salud y todo lo demás, la situación será tan difícil en Immingham como en Dover”, dice.

También Andrew Byrne, director de DFDS Seaways -la mayor línea marítima de Immingham que tiene su propio terminal- piensa que hablar de un éxodo desde Dover es erróneo.

AFP / LINDSEY PARNABYEl portacontenedores Anja atraca en el puerto de Immingham el 5 de octubre de 2018

Y afirma que su empresa no ha visto “ninguna evidencia” de un gran trasvase de clientes.

“Esperamos lo mejor, pero nos estamos preparando para lo peor”, asegura ante la perspectiva del Brexit.

En North East Lincolnshire, la región donde se encuentra Immingham, la idea de salir de la UE tiene buena acogida.

En el referéndum de 2016, un 70% de su población votó por dejar la UE, uno de los resultados más altos del país y muy superior al resultado nacional de 52%.

Martin Vickers, diputado conservador probrexit, quiere que el gobierno estimule la regeneración otorgando a la región el estado de puerto franco y piensa que así “sin ninguna duda” la zona sacaría provecho del Brexit.

Pero del otro lado del río Humber, Karl Turner, un diputado laborista proeuropeo, se muestra escéptico acerca de estos beneficios. Si Reino Unido sale de la UE en marzo sin ningún tipo de acuerdo con Bruselas sería “un desastre absoluto para los puertos”, advierte.

Con información de AFP

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.