“Más y mejores alimentos”, el desafío de Sudamérica para eliminar el hambre

Mientras unos 820 millones de personas en el mundo siguen padeciendo hambre, desde Sudamérica la producción de granos prevé una superproducción que podría cambiar la cara a esta tragedia. Te contamos cuáles serían los desafíos.

En diálogo con Sputnik, Ramiro Costa, subdirector ejecutivo de la Bolsa de Cereales de Argentina, contó cómo “esta región cumple un rol fundamental en el objetivo ‘Hambre Cero’ propuesto por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) para 2030”.

“Países como Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay son exportadores globales de granos y de alimentos en términos generales, lo que los convierte en proveedores de una seguridad alimentaria, con el mayor potencial de generar más saldo exportable de los principales granos y subproductos, y también de carne”, explicó Costa.No obstante, existen muchos desafíos que inciden en la competitividad de los países latinoamericanos para proveer de una mayor cantidad de alimentos y más saludables.

Según explicó el ejecutivo argentino, desde los países importadores de alimentos tienen que ocurrir cambios en la generación de beneficios y mejoras en el acceso a los mercados, como las negociaciones agrícolas internacionales, la reducción de medidas arancelarias y no arancelarias, entre otras cuestiones.

“El acceso a los mercados es tanto o más importante como la generación adicional de alimentos”, afirmó Costa.

El hambre en el mundo ha aumentado por tercer año consecutivo, ahora una de cada nueve personas sufren de subalimentación crónica. Pero también han crecido otras formas de malnutrición: unos 150 millones de niños menores de cinco años sufrieron un retraso del crecimiento en 2017 y una de cada tres mujeres en edad reproductiva padeció anemia, según estadísticas de la FAO.

Desde Sudamérica, lo que se ha demostrado en los últimos años es que la oferta mundial de alimentos crece anualmente y los stock mundiales de alimentos también, “lo que se traduce en la capacidad de los países para ofertar una mayor cantidad de alimentos”, indicó Costa.Sin embargo, la cara menos alegre de las cosechas en la región está en falta de políticas por parte de aquellos países con problemas de alimentación o de subalimentación para hacer que este excedente llegue a quienes realmente lo necesitan, subrayó el ejecutivo.

Para ello destacó como primordial continuar con las negociaciones agrícolas, que se facilite el acceso a los mercados y se reduzcan las medidas arancelarias, “porque las disrupciones en el comercio son uno de los problemas principales en la provisión de alimentos”, aseguró.

“De ahí que el principal desafío que tienen los países de América Latina y en particular Argentina es seguir trabajando en pos de mejorar la productividad para ofrecer cada vez más y mejores alimentos al mundo”, aseguró.

Según Costa, en Argentina se proyecta un incremento para la campaña de 2019 tanto del área sembrada como de la producción. “La proyección para los próximos diez años es que se va a producir al menos un 20% más de lo que se ha venido haciendo, con un saldo exportable aún mayor”, auguró.”Esto podría contener los precios a nivel internacional e incluso a disminuir la volatilidad de precios, que es algo que a los países importadores les importa mucho”, aseguró Costa.

Para la campaña 2018-2019, la Bolsa de Cereales argentina estima una producción de 126 millones de toneladas, sembrados en 33,5 millones de hectáreas. “Esto es un importante incremento respecto a la campaña anterior”, comentó el ejecutivo.

En el caso del trigo, específicamente, se proyecta una producción de casi 20 millones de toneladas respecto a los 18 millones de 2017. En la cebada también se espera un incremento de 300.000 toneladas adicionales con respecto a la campaña pasada y se prevé un incremento en la producción de girasol de 3,5 a 3,9 millones de toneladas.

“La soja que es el gran producto argentino de exportación pasaría de 35 millones de toneladas a 53 millones de toneladas, si el clima acompaña”, indicó el especialista.

La oferta Argentina llega a casi todos los países del mundo en distintos productos, “así que toda este excedente que Argentina prevé para los próximos años, y que será acompañado seguramente por Brasil, Uruguay, Paraguay y Bolivia, podría contribuir a una mejor seguridad alimentaria”, concluyó el ejecutivo.

Con información de Sputnik

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.