Parlamentarios canadienses aprueban retirar ciudadanía de honor a Aung San Suu Kyi

El Parlamento de Canadá votó de forma unánime el jueves para retirar la ciudadanía de honor de la líder de Birmania, Aung San Suu Kyi, por negarse a denunciar el “genocidio” de la minoría musulmana de los rohinyás.

Ottawa le había dado el inusual honor a la defensora de la democracia y Premio Nobel en 2007.

Pero su reputación internacional se ha visto empañada por su negativa a denunciar las atrocidades cometidas por el ejército de su país en contra de la minoría musulmana de los rohinyás, que Ottawa tildó la semana pasada como un genocidio.

“En 2007, la Cámara de los Comunes otorgó a Aung San Suu Kyi el estatus de ciudadana honoraria canadiense. Hoy, la Cámara de Representantes aprobó de forma unánime una moción para remover ese estatus”, dijo Adam Austen, portavoz de la ministra de Relaciones Exteriores, Chrystia Freeland.

Una campaña militar brutal que comenzó el año pasado, expulsó a más de 700.000 musulmanes rohinyás de Birmania hacia la vecina Bangladesh, donde ahora viven hacinados en campos de refugiados, temerosos de regresar a su país que es principalmente budista, a pesar de un acuerdo de repatriación.

Muchos de ellos han denunciado asesinatos extrajudiciales, violencia sexual e incendios provocados.

Los militares han negado casi todas las acusaciones, justificando su represión como un medio legítimo para expulsar a los militantes rohinyás.

Pero después de una misión de investigación, Naciones Unidas estableció un panel el jueves para preparar acusaciones contra el jefe del ejército de Birmania y otros cinco altos comandantes militares por crímenes de lesa humanidad.

El gobierno democráticamente elegido de Suu Kyi permanece en un delicado equilibrio de poder con los generales, cuya presencia en el parlamento les otorga un veto efectivo sobre los cambios constitucionales.

Austen citó la “negativa persistente a denunciar el genocidio rohinyá” por parte de Suu Kyi para retirar el honor canadiense, que es simbólico y no tiene privilegios especiales.

“Continuaremos apoyando a los rohinyás al brindarles asistencia humanitaria, imponer sanciones contra los generales de Birmania y al demandar que los responsables rindan cuentas ante un organismo internacional competente”, agregó.

La ciudadanía canadiense honoraria solo se le ha otorgado a otras cinco personas, incluyendo al Dalai Lama, la defensora de la educación de las niñas, Malala Yousafzai y Nelson Mandela.

Con información de AFP

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.