Pese a sólida economía en EEUU, futuro es menos prometedor

La estresante ansiedad que se ha apoderado de la bolsa de valores podría verse bastante contraria a la realidad económica: El crecimiento económico es fuerte, el desempleo sumamente bajo y los consumidores se sienten excepcionalmente confiados.

Ciertamente, el viernes, el gobierno reportó que la economía estadounidense creció a un saludable ritmo anual de 3,5% de julio a septiembre. En el trimestre anterior, el crecimiento anual fue incluso más fuerte, 4,2%. Los dos períodos marcaron los trimestres de crecimiento consecutivo más fuertes en cuatro años.

El desempleo, a 3,7%, ha alcanzado su punto más bajo desde 1969. Y el optimismo de los estadounidenses por la economía, según análisis del índice de confianza del consumidor de la Junta de Conferencia, está en su punto más alto en 18 años.

Aun así muchos inversionistas sienten temor, y su principal preocupación es que las ganancias corporativas parecen estar debilitándose. En los últimos meses ha habido una serie de amenazas a los ingresos de empresas: Los aumentos de las tasas de interés de la Reserva Federal, la guerra comercial dirigida por el gobierno del presidente Donald Trump y la desaceleración económica en China.

Caterpillar, Ford y otras grandes corporaciones estadounidenses han estado advirtiendo a inversionistas que el aumento de aranceles establecido por Trump significará costos más altos y menos ganancias. El Dow Jones ha bajado más de 2.240 puntos – o más de 8% – desde el 3 de octubre.

La Fed ha aumentado su tasa de interés de referencia tres veces este año. Y se espera que la suba de nuevo en diciembre y al menos dos veces en el 2019. Cuando suben los intereses, los préstamos son más costosos para los consumidores y empresas. Y estos aumentos tienden a afectar negativamente a los precios de las acciones al hacer que inversionistas muevan sus inversiones, de acciones a bonos, para aprovechar los aumentos de rendimientos.

Tasas estadounidenses más altas también atraen dinero extranjero a Estados Unidos, fortaleciendo así el valor del dólar. Ciertamente, el dólar estadounidense ha subido más de 6% desde mediados de abril en contra de una serie de divisas importantes. Un dólar más fuerte hace que las exportaciones sean más caras en el extranjero.

___

Siga a Paul Wiseman en https://twitter.com/PaulWisemanAP

Con información de AP

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.