Políticos no suavizan su mensaje pese a amenaza de bombas

El llamado a la unidad no duró mucho.

Con el país en ascuas por el envío de bombas por correo a varias prominentes figuras demócratas, la exhortación de Donald Trump a la unidad dio paso de inmediato a acusaciones de todo tipo. El propio presidente se quejó de que la prensa alienta el malestar de la sociedad y candidatos de todo el país se dijeron de todo.

A menos de dos semanas de las elecciones de mitad de término, el hallazgo de bombas caseras destinadas a varios demócratas –un episodio que en otras épocas probablemente hubiera sido un llamado a la reflexión– pasó casi inadvertido en las campañas electorales. Los políticos siguieron transmitiendo avisos agresivos. En los discursos se hicieron las mismas acusaciones de siempre. El presidente no pronunció un discurso desde la Casa Blanca ni se puso en contacto con su predecesor Barack Obama, que fue uno de los destinatarios de las bombas. Pero sí insistió en hablar mal de su blanco favorito.

“Una parte importante del malestar que se ve hoy en nuestra sociedad es causado por las informaciones intencionalmente falsas e inexactas de los grandes medios de prensa que yo describo como Noticias Falsas”, escribió Trump en su cuenta de Twitter el jueves. “Las cosas se han puesto tan mal y tan aborrecibles que no hay palabras para describirlas. Los grandes medios deben tomar medidas. RÁPIDO”.

Trump insistió con esa retórica por la noche y a las tres de la mañana del viernes tuiteó que CNN y otros medios lo responsabilizaban a él y que “ridículamente comparan esto con el 11 de septiembre y con el atentado de Oklahoma City, pero cuando yo los critico a ellos se vuelven locos y dicen, ‘¡no es presidencial!’”.

CNN fue uno de los blancos de las bombas enviadas por correo. Si bien no llegó a atribuir los ataques a la retórica de Trump, el presidente de la división mundial de CNN Jeff Zucker sostuvo que la Casa Blanca “no entiende en absoluto la gravedad de sus continuos ataques a la prensa”.

La reacción de Trump no hizo sino confirmar el estado de cosas en la política: No se da importancia a la unidad, el ciclo noticioso cambia constantemente y parece haber pocos incentivos para que ninguno de los grandes partidos adopten una actitud más ética. Y lo que pudo haber sido un momento para unir a una sociedad muy dividida pasó a ser una nueva excusa para que demócratas y republicanos se culpen mutuamente por los males del país.

Dirigentes de las campañas para el Senado de ambos partidos dijeron que no ven indicio alguno de que los candidatos estén modificando sus mensajes o sus programas de actividades debido al susto de las bombas. Varios candidatos, no obstante, empezaron a cambiar un poco el tono de sus discursos, tornándolo más positivo, algo típico en la recta final de las campañas.

El candidato republicano al senado por Indiana Mike Braun tiene un aviso en el que compara a su rival demócrata Joe Donnelly con uno de esos objetos inflables que se usan para atraer la atención de los clientes en las concesionarias de autos, describiéndolo como un “senador que no dice nada ni hace nada”.

Otros candidatos, como el aspirante republicano al Senado por Wisconsin Leah Vukmir y la senadora demócrata a cuya banca aspira Tammy Baldwin seguían como si nada. Vukmir asoció a Baldwin con Hillary Clinton en medio de la consigna “¡Enciérrenla!” durante un acto al que asistió Trump, en tanto que Baldwin tenía programada una actividad con Obama en Milwaukee el viernes.

Detractores de Trump lo acusan de imponer un discurso hostil y de no asumir responsabilidad alguna en la atmósfera tóxica que reina en la política.

“Nadie está causando más divisiones e instigando más que Donald Trump e insinuar lo contrario es estar totalmente equivocado”, declaró el ex secretario de vivienda y desarrollo urbano Julián Castro, un posible aspirante a la presidencia en el 2020 por los demócratas. “No estaríamos hablando de estas cosas con otro presidente, demócrata o republicano, porque serían lo suficientemente maduros como para evitar este tipo de retórica odiosa e instigadora”.

Trump afirma que muchos políticos de derecha han sido blanco de hostigamientos también, aludiendo a incidentes en restaurantes y otros espacios públicos, y el senador republicano Lindsey Graham dijo en un tuit que “no responsabilicé a Bernie Sanders cuando un partidario suyo le disparó al representante Steve Scalise. Y no voy a responsabilizar al presidente Trump por esta locura”.

Se refería a un atentado en el que Scalise sufrió graves heridas en el 2017. El agresor, James Hodgkinson, había dado a entender en las redes sociales que tenía a los republicanos en la mira.

___

Los reporteros de la Associated Press Jill Colvin y Juana Summers (Washington), Thomas Beaumont (Des Moines, Iowa), Brian Slodysko (Indianapolis) y Brendan Farrington (Tallahassee, Florida) colaboraron en este despacho.

___

Lemire está en http://twitter.com/@JonLemire y Thomas en http://twitter.com/@KThomasDC

Con información de AP

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.