Rebeldes sirios retiran armas pesadas de la futura zona desmilitarizada

La principal coalición de rebeldes sirios en la provincia de Idlib, noroeste sirio, anunció el sábado que retirada sus armas pesadas de la futura “zona desmilitarizada”, un primer paso hacia la creación de este espacio, crucial en el último gran bastión rebelde de Siria.

El anuncio del Frente nacional de liberación (FNL), que respalda Turquía, se produce luego de varias semanas de incertidumbre sobre la implementación del acuerdo sellado el 17 de septiembre entre Rusia, aliado al régimen sirio, y Turquía.

Moscú y Ankara habían anunciado el acuerdo para crear hacia el 15 de octubre una “zona desmilitarizada” de 15 a 20 km de ancho que separe los territorios rebeldes de Idlib de las regiones controlados por el gobierno sirio.

El acuerdo preveía la retirada de armas pesadas antes del 10 de octubre y la partida de los yihadistas de la zona desmilitarizada para el 15 de octubre.

AFP / OMAR HAJ KADOURBanderas de los rebeldes sirios y de Turquía en el pueblo de Maaret al Numan, en el norte de la provincia de Idlib, noroeste de Siria, controlado por los rebeldes, el 27 de septiembre de 2018

La iniciativa permitió posponer una ofensiva del régimen de Bashar al Asad. Turquía temía que una operación militar desestabilice la provincia de Idlib provocando un drama humanitario en su frontera.

“El Frente empezó a retirar sus armas pesadas de la zona desmilitarizada” indicó a la AFP el portavoz de esa coalición, Naji Mustafa.

“Conservamos nuestras posiciones y los cuarteles generales (en la zona desmilitarizada) con armas ligeras”, señaló Mustafa.

Hace una semana el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) dio cuenta de la retirada de armas pesadas por los rebeldes, pero el FNL lo desmintió.

AFP / George OURFALIANSoldados rusos cerca de dos carteles con el presidente sirio Bashar al Asad y el ruso Vladimir Putin en el este de la provincia de Idlib, el 20 de agosto de 2018

El FNL había saludado con prudencia el acuerdo ruso-turco.

“El Frente empezó efectivamente (…) a retirar sus armas pesadas de la zona desmilitarizada”, confirmó el sábado a AFP Seif al Raad, un responsable del grupo Faylaq al Sham, que forma parte del FNL. Raad habló de tanques, lanza-misiles y cañones de obús.

Según el OSDH la retirada se produjo en territorios rebeldes del norte de la provincia de Hama, lindera a la de Idlib.

El acuerdo ruso-turco prevé también patrullas coordinadas con las fuerzas turcas y la policía militar rusa.

Sobre este punto los rebeldes aseguraron que recibieron garantías de Turquía de que las fuerzas rusas no participarán en esas operaciones, pero tanto Ankara como Moscú no comentaron esas informaciones.

Sigue siendo una incógnita lo que harán los yihadistas que, según el acuerdo, deben partir de la futura zona desmilitarizada.

El tema es crucial ya que los grupos yihadistas controlan un 70% del territorio que debe convertirse en la zona desmilitarizada, según el OSDH.

La organización yihadista Hayat Tahrir al Sham (HTS), dominada por los ex milicianos de Al Qaida y que controla gran parte de Idlib, aún no reaccionó al acuerdo.

Otro grupo yihadista, Huras al Din, vinculado a Al Qaida, hizo saber que se oponía al acuerdo.

El jueves, la portavoz de la diplomacia rusa, Maria Zajarova, acusó a los “combatientes radicales” y “otros grupos terroristas vinculados a Al Qaida” de buscar torpedear la iniciativa.

AFP / George OURFALIANSoldados rusos custodian el cruce de Abu Duhur en el este de la provincia de Idlib el 25 de septiembre de 2018, antes de la llegada de civiles sirios que dejan la zonas controladas por los rebeldes para ingresar en las que controla el régimen de Damasco

“Llevan a cabo todo tipo de provocaciones, agravan la situación alrededor del perímetro de la zona desmilitarizada y llaman a continuar el combate contra las fuerzas gubernamentales”, dijo.

El viernes estallaron enfrentamientos entre rebeldes apoyados por Ankara y el HTS en la ciudad de Kafr Halab, cerca de la futura zona, según el OSDH.

La situación volvió a la normalidad luego de un acuerdo entre las dos facciones, pero en los combates murieron tres civiles y seis combatientes de ambos bandos, según el OSDH.

Unas tres millones de personas, la mitad desplazados de otras regiones de Siria, viven en la provincia de Idlib y los focos rebeldes de las vecinas provincias de Hama, Alepo o Latakia, según la ONU.

Más de 360.000 personas murieron desde que comenzó el conflicto en 2011.

Con información de AFP

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.