Sepultados en basura: muchos países sufren el veto de China a la importación de desechos

Las naciones desarrolladas de todo el mundo están comenzando a sufrir por la sobreacumulación de desechos luego de que China dejara de importar basura reciclable. Japón, uno de los países de mayor densidad poblacional, ha sido el más reciente en reportar una sobrecarga severa de su industria del reciclaje.

Durante décadas, China fue el mayor importador de desechos del mundo, pero eso está cambiando después de que, en enero de 2018, Pekín prohibiera que 24 tipos de desechos atravesaran sus fronteras.

Ahora los países exportadores de residuos están haciendo sonar las alarmas. Japón, que el año pasado exportó alrededor de la mitad de sus 1,5 millones de toneladas de residuos plásticos anuales, está siendo sepultado ahora en su propia basura. Así, alrededor del 25% de las administraciones regionales reportaron haber superado las normas sanitarias de acumulación de plástico, según comunicó el Ministerio del Medio Ambiente del país.

Un problema similar azota al Reino Unido, que en 2017 exportó dos tercios de sus materiales reciclables. La Asociación británica de Gobiernos Locales (LGA) llegó incluso a culpar a China por su prohibición, lo que obligó a las autoridades regionales del Reino Unido a incrementar su presupuesto de reciclaje en unas 500.000 libras esterlinas —651.000 dólares— como promedio.

“Está claro que la prohibición de importar residuos por parte de China, que pronto podría ser implementada por otros países, podría tener un impacto notable en la capacidad de los consejos [locales del Reino Unido] para reciclar”, dijo Martin Tett, portavoz en temas de medio ambiente de la LGA.

Después de que Pekín prohibiera la importación de residuos, muchos países desarrollados encontraron en Malasia una válvula de escape para su basura. Pero el país asiático tampoco cuenta con la capacidad de reciclaje ni con vertederos suficientes para reemplazar a China. Esto llevó a su Gobierno a imponer un veto temporal a estas importaciones, que estará vigente durante tres meses.

“Haremos todo lo posible para asegurarnos de que Malasia no se convierta en un cesto para los residuos plásticos de los países desarrollados”, dijo la ministra de Ciencia, Tecnología, Medio Ambiente y Cambio Climático, Yeo Bee Yin.

Otros países asiáticos, como Vietnam o Tailandia, también están sufriendo una sobrecarga de basura y valoran la imposición de restricciones próximamente.

Según datos del grupo Waste Atlas, EEUU es el país que más basura per cápita produce y la prohibición del gigante asiático ya está empezando a hacer daño. Ante la imposibilidad de hacer frente al problema, estados como Massachusetts y Oregón están eliminando las restricciones para echar material reciclable en vertederos, informa Washington Post.

“No podemos seguir actuando y comportándonos como si todo siguiera con normalidad ante los problemas de hoy. Debemos cambiar la manera fundamental en la que nos comunicamos con el público, cómo recolectamos y procesamos nuestros materiales reciclables, y lo que nuestros mercados finales aceptan y utilizan para reciclar de verdad”, advierte al respecto Marjorie Griek, director ejecutivo de la Coalición Nacional de Reciclaje de EEUU.

Con información de Sputnik

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.