Soldados y agentes saudíes iban tras periodista desaparecido

Guardias reales, agentes de inteligencia, soldados y un experto en autopsias formaron parte de un equipo de 15 saudíes encargados de perseguir al periodista Jamal Khashoggi, informó la prensa turca el jueves. El colaborador del diario Washington Post desapareció la semana pasada durante una visita al consulado saudí en Estambul.

Los detalles, junto con las declaraciones francas del presidente turco Recep Tayyip Erdogan, aparentemente buscaban incrementar la presión sobre Arabia Saudí para que revele qué le sucedió a Khashoggi, sin perder de vista la necesidad de mantener las inversiones saudíes en Turquía y sus relaciones en otras cuestiones.

En Washington, el presidente Donald Trump, expresó sus reservas sobre la posibilidad de suspender la venta de armas a Riad como represalia por el caso, al tiempo que legisladores influyentes acrecientan sus críticas a Arabia Saudí, desde hace mucho tiempo aliado de Estados Unidos en materia de seguridad regional.

En una entrevista con el programa “Fox News @ Night” el miércoles por la noche, Trump dijo que quería averiguar qué le sucedió a Khashoggi pero parecía reacio a considerar paralizar la venta de armas alegando motivos económicos.

“Creo que eso nos perjudicaría”, apuntó el dirigente. “Tenemos empleos, en este país están sucediendo muchas cosas. Tenemos un país que probablemente esté mejor económicamente que nunca”.

Las autoridades turcas dicen temer que Khashoggi haya sido asesinado y descuartizado por los saudíes, pero no han ofrecido pruebas que respalden la hipótesis. En algunas de sus columnas para el Post, Khashoggi criticaba al príncipe heredero saudí, Mohammed bin Salman.

Antes de guardar silencio en los últimos días, Arabia Saudí calificó las acusaciones de “infundadas”, pero tampoco mostró pruebas que sustenten su afirmación de que el periodista simplemente salió de su consulado el 2 de octubre y desapareció pese a que su prometida lo esperaba afuera.

La información sigue apareciendo en la prensa turca acerca del equipo saudí de 15 hombres, previamente llamado “escuadrón de asesinato”. Estas filtraciones en gran medida coincidentes de la prensa estatal y medios privados vinculados con Erdogan, provienen probablemente de los servicios de seguridad y son un medio más para presionar al reino.

El primer avión con nueve saudíes arribó de Riad alrededor de las 3.30 de la mañana de ese día, e incluía un hombre descrito como funcionario forense, según el diario Sabah. Un funcionario turco, que habló con The Associated Press bajo la condición de anonimato por tratarse de una investigación abierta, había dicho que se trataba de un “experto en autopsias”.

Los otros seis llegaron en vuelos comerciales, según una lista obtenida por Sabah que incluía sus nombres y fotos. La prensa local dijo que eran militares, agentes de inteligencia y “guardias reales”.

Más o menos a la hora que Khashoggi entraba al consulado, otro avión privado partió de Riad a Estambul. Unas dos horas después de que el periodista entró a la sede diplomática, un video difundido por la prensa estatal en Turquía muestra a varios vehículos con placas diplomáticas que parten del consulado y recorren dos kilómetros hasta la residencia del cónsul.

El diario Hurriyet y otros medios sostuvieron que los 28 empleados locales del consulado tuvieron el día libre porque se les informó que habría una “reunión de diplomáticos”. Los informes no citaron fuentes, ni hubo confirmación oficial.

Para las 7 de la tarde, seis de los saudíes partieron en el segundo avión privado hacia El Cairo, donde pernoctaron antes de regresar a Riad, según Sabah y otros medios. Para las 11 de la noche, otros siete partieron en el otro avión privado hacia Dubái, Emiratos Árabes Unidos, donde pernoctaron para seguir vuelo a Riad al día siguiente, según los informes. Otros dos partieron en vuelos comerciales, informó Sabah.

Aunque los informes no prueban nada de manera contundente, sí siembran dudas en torno a la desaparición del periodista.

“No podemos permanecer en silencio ante este incidente”, dijo Erdogan, según fue citado por la prensa turca, durante un vuelo desde Hungría.

″¿Cómo es posible que un consulado, una embajada, no tenga sistemas de cámaras de seguridad? ¿Es posible que el consulado de Arabia Saudí donde ocurrió el incidente no tenga sistemas de cámaras?”, se preguntó el mandatario turco. “Si volara un pájaro, si apareciera un mosquito, esos sistemas lo captarían y (creo) que (los saudíes) tendrían los sistemas más avanzados”.

Por su parte, Trump dijo a la prensa en la Oficina Oval que llamó a la prometida del periodista, Hatice Cengiz, quien había pedido ayuda al presidente y a la primera dama, Melania Trump. El presidente informó además que habló con los saudíes sobre lo que calificó de ” situación complicada”, aunque no entró en detalles y apuntó que Washington está trabajando “muy de cerca” con Ankara. “Creo que llegaremos al fondo”, aseguró.

El asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Bolton, y el asesor presidencial Jared Kushner hablaron el martes sobre Khashoggi con el príncipe heredero saudí, dijo la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders.

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, mantuvo después otra conversación con el heredero al trono saudí para reiterar la petición estadounidense de información y una investigación exhaustiva y transparente.

___

Fraser informó desde Ankara, Turquía y Gambrell desde Dubái, Emiratos Árabes Unidos.

Con información de AP

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.