“Soros está luchando en una batalla que tiene perdida”

George Soros solía ser un estratega brillante y eficaz, pero ahora ya está perdiendo la batalla y solo sueña con su gloria pasada, según opina el analista de riesgos políticos Eric Kraus. En una entrevista para Sputnik, el experto habló sobre el declive de Soros y aventuró quién busca ocupar su trono a día de hoy.

El magnate estadounidense de origen húngaro, que recientemente ha recibido un paquete con explosivos en su domicilio neoyorquino, copó todos los titulares de los medios tras protagonizar el llamado ‘miércoles negro’. Aquel día de 1992, el Banco de Inglaterra se vio obligado a devaluar la libra. Aquella devaluación llenó las arcas de Soros con casi 1.000 millones de dólares netos.

La reciente actividad del inversor no parece estar brindándole éxitos semejantes a los tenía en los mejores momentos del pasado.Kraus puso el foco en la lucha de Soros contra los políticos de la derecha europea, como su compatriota Viktor Orban, y contra Donald Trump, en EEUU.

El interlocutor de Sputnik constató que este ha sido un tema difícil de discutir.

“Antes de nada, los ataques contra Soros hacen emerger a la gente expuesta a las peores tendencias: los antisemitas, los partidarios de teorías conspiratorias infantiles y los perdedores desesperados, que escriben sobre la influencia odiosa de los Rothschild, una familia bancaria que un día se encontró en el corazón del mundo financiero”, destacó Kraus.

“Hoy en día, todos los bancos de los Rothschild no poseen ni una milésima parte de la cuota del mercado de Bank of America, Goldman Sacks o Deutsche Bank. Son jugadores experimentados, pero, en cualquier caso, marginales. En lo que respecta a Soros, su influencia es sustancial, pero no muy fructífera. Está luchando en una batalla que tiene perdida”, aseveró el analista de riesgos políticos.

“Las revoluciones de colores son cosa del pasado y ya empieza un sentimiento de rechazo. No es importante si Soros es judío, católico o hindú. Lo que sí que tiene importancia es el hecho de si Soros ha permanecido fiel a su propio marco intelectual. Desde mi punto de vista, no lo ha hecho”, afirmó el entrevistado.Por otra parte, Kraus admitió que solía admirar a Soros y ha leído dos veces su libro ‘La alquimia de las finanzas’. Además, cuando el analista abandonó París y se mudó a Moscú, la Open Society Foundation (Fundación Sociedad Abierta, en español) realizaba allí proyectos no políticos.

“Desafortunadamente, con el tiempo, el inversor no escapó a la radicalización de sus ideas. Ahora Soros es tristemente semejante a un anciano dictador africano, rodeado de aduladores, ninguno de los cuales se atreve a llevarle la contraria aunque esté equivocado”, observó Kraus.

El mundo ha cambiado y se enfrenta a nuevas caras y nuevas amenazas. El sistema de posguerra ya no es relevante, aseveró.

“Soros sigue soñando con la gloria antigua. Esto suena a tragedia, si tenemos en cuenta que se refiere a un hombre cuya percepción del mundo y su carrera maravillosamente provechosa como inversor se basaban en un permanente desafío a sus propias opiniones. Para George Soros, nada era dogmático: ni ideología ni religión podían situarse entre él y la realidad física”, recordó Kraus, que conoce a Soros personalmente.Además, en referencia a la personalidad del magnate, el politólogo indicó que Soros era desconfiado, escéptico y carecía totalmente de sentimientos. Siempre estaba dispuesto a rechazar a aquellos en quienes ya no confiaba, pero al mismo tiempo era un hombre extraordinariamente flexible. No obstante, con el paso del tiempo, Soros se hizo totalmente dogmático “y confundió el ‘statu quo’ europeo con el reino de la razón pura con el que solía soñar”.

El exasesor del presidenteestadounidense Donald Trump, Steve Bannon, está considerado un importante rival de Soros. Así, fue en 2017 cuando este fundó una organización no lucrativa llamada ‘The Movement’, en contraposición con la ‘Sociedad Abierta’ del magnate.”Contemplar la batalla entre Soros y Bannon sería un placer. Actualmente, Bannon es lo que Soros era en los 80: inconformista, quisquilloso, agresivo, inquieto, un colaborador horrible, no apto para trabajar en una organización… pero devastadoramente eficaz”.

Kraus expresó su esperanza en que Bannon pueda aglutinar a los partidos de la periferia europea, que puedan oponerse a la constante migración de África, al igual que a la exagerada corrección política y hacer frente a los que buscan laminar la base judeocristiana de la cultura europea.

Con información de Sputnik

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.