Ucrania encontró el uso perfecto para el suelo radiactivo de Chernóbil

 

Chernóbil ha vuelto a producir energía, pero no del tipo que desencadenó un accidente nuclear hace 32 años. Ucrania quiere adoptar más energía solar, y en el proceso está haciendo buen uso de un lugar que no será habitable para los humanos en los próximos 24.000 años.

Las autoridades ucranianas han inaugurado esta semana una modesta planta de un megavatio a solo cien metros de la infame central de energía nuclear de Chernóbil. Las células fotovoltaicas de esta estación de 1 millón de euros (1,2 millones de dólares) ocupan 1,6 hectáreas y producen suficiente energía para alimentar a aproximadamente 2000 hogares.

La nueva planta solar está ubicada dentro de lo que se llama la Zona de Exclusión de Chernóbil.

El 26 de abril de 1986, el reactor número de la central nuclear de Chernóbil experimentó un desplome catastrófico que depositó material radiactivo en la atmósfera. El accidente contaminó tres cuartos de Europa, principalmente Ucrania, Rusia y Bielorrusia (todos dentro de la Unión Soviética en aquel momento). Al menos 30 trabajadores murieron inmediatamente después, y un número indeterminado de personas sufrió los efectos de la radiación. Cientos de miles de personas fueron evacuadas en un territorio de 2600 kilómetros cuadrados, un área ahora conocida como la Zona de Exclusión.

El acceso público a este área está restringido, ya que el suelo sigue siendo radiactivo. No será seguro para la vida humana durante 24.000 años (la vida media del plutonio). En 2016, las autoridades ucranianas instalaron un sarcófago de $1600 millones alrededor de la central para evitar que otros residuos radiactivos se filtraran desde el reactor dañado.

La nueva planta solar, aunque limitada en su producción de energía, podría llegar a ser algo mucho más grande. Según informa AFP, Ucrania prevé una planta de 2500 hectáreas capaz de generar 100 megavatios de energía. El país está buscando inversores para que esto suceda. Ucrania espera que el bajo precio del suelo y la conexión directa de la planta a la red eléctrica la convierten en una opción atractiva para algunos inversores.

Este lugar radioactivo no se puede utilizar para bienes raíces o para la agricultura, por lo que una planta de energía solar tiene mucho sentido. Pero también tiene otro propósito: los esfuerzos continuos de Ucrania para diversificar su generación de electricidad. Las relaciones con Rusia no están bien y Ucrania ya no está comprando su gas natural. Esta planta, además de reconstituir tierras abandonadas, ayudará a que Ucrania sea más autosuficiente con su energía.

[VOA via AFP]

Con información de Gizmodo

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.