Análisis sobre el Petro en Venezuela: La criptomoneda a la que muy pocos han tenido acceso

DiarioBitcoin recopiló algunos testimonios y experiencias reportadas por varios lectores, en las que afirman que aún no han tenido acceso real a la criptomoneda a pesar de haber realizado todos los trámites burocráticos que el Estado exige a la hora de hacer el proceso de compra.

Son muchas las dudas que aún circulan en torno al funcionamiento del Petro, la criptomoneda impulsada por el gobierno venezolano, la cual desde sus inicios ha sido muy controversial, justamente por la gran cantidad de irregularidades asociadas con su operatividad, su comercialización y los supuestos fines para los cuales en realidad ha sido diseñada.

Sin embargo, indistintamente de la concepción que muchos tengan sobre la legitimidad y la utilidad de la moneda digital cuyo valor se encuentra asociado al precio del barril de petróleo, el gobierno venezolano ha estado impulsando medidas para implementarla como mecanismo de pago tanto para actividades comerciales dentro del país como para la comercialización internacional de hidrocarburos y minerales extraídos en territorio nacional, con la finalidad de legitimar el uso de la criptodivisa obligando a los ciudadanos a utilizarla para acceder a bienes y servicios.

A razón de las inquietudes e irregularidades manifestadas por gran cantidad de personas en relación a la controvertida moneda digital, presentamos un resumen informativo sobre lo que hasta ahora se conoce en relación al Petro, recopilando a su vez algunos testimonios reportados por usuarios que han tenido la posibilidad de adquirir la moneda y utilizarla en territorio venezolano, planteando las irregularidades reportadas en cuanto a su manejo y operatividad.

Especificaciones técnicas

Originalmente el Petro fue planteada por el gobierno venezolano como una iniciativa para impulsar formalmente el uso de monedas digitales dentro y fuera de la nación, permitiendo su utilización para el acceso a productos y servicios anclando su valor al precio internacionalmente convenido para un barril de petróleo.

Originalmente se planteó que la moneda digital sería desarrollada con tecnología de Ethereum para operar en su red, pero posteriormente voceros gubernamentales anunciaron que la misma estaría operando en la red de bloques de NEM ya que esta ofrecía mejores propiedades para su diseño y operatividad.

Contrario a lo antes expuesto, de acuerdo con información extraída de la versión más reciente de su WhitePaper, la moneda digital que ya está en circulación posee las siguientes propiedades técnicas:

  • El Petro opera en una red propia bajo un algoritmo de consenso denominado X11,un sistema híbrido que incorpora propiedades de los protocolos Proof-of-Work (PoW) y Proof-of-Stake (PoS) permitiendo únicamente el intercambio entre saldos de la moneda digital (similar al funcionamiento de la criptomoneda Dash).
  • Los bloques utilizados por la red tendrán un espacio de almacenamiento de 4MB y serán producidos cada 60 segundos.
  • La moneda digital no podrá ser minada por operadores independientes, por lo que el control de su emisión recae sobre el gobierno nacional.
  • De momento existen 100.000.000 de petros preminados, pero se aclara que podrán realizarse futuras emisiones en base a las reservas existentes en los yacimientos puestos como garantía.
  • La confirmación de las transacciones se dará cada 5 bloques minados.
  • Los programadores han diseñado un Wallet en el cual se pueden almacenar los saldos de la moneda digital, la cual ha sido diseñada para dispositivos con sistema operativo Android, con versión para computadores de escritorio (Windows / Linux).

Mala reputación, mucha opacidad

A pesar de que ahora hay mayor claridad en términos de los aspectos técnicos y la operatividad de la criptomoneda, el gobierno venezolano ha asumido una actitud un tanto ambivalente a la hora de facilitar su comercialización, ya que por una parte promueve su utilización pero no facilita el acceso a la misma, situación que ha afectado en mayor medida a los ciudadanos residentes en el país por la falta de claridad y mecanismos adaptados a sus posibilidades.

Originalmente el Petro fue comercializado entre inversionistas privados e internacionales durante su fase de preventa, la cual el presidente Nicolás Maduro calificó en su momento como exitosa ya que logró captar una cantidad importante de capital en divisas extranjeras estimada en más de USD $730 millones. Sin embargo estas cifras fueron manejadas con mucha opacidad, lo cual generó escepticismo entre los economistas más críticos a la gestión gubernamental, quienes aseguraron que las cifras no poseían ningún tipo de sustento ni podían ser verificables a través de mecanismos transparentes.

Al ser vista como un intento por eludir las sanciones económicas impuestas por los gobiernos de EE UU y Europa (principalmente a funcionarios políticos), el presidente norteamericano, Donald Trump, emitió un decreto en el cual anunciaba sanciones legales a personas y empresas estadounidenses que accediesen a comerciar con la criptomoneda. Esto generó un fuerte impacto sobre el ya dudoso éxito que presuntamente tenía la moneda digital, ya que motivó a su rechazo por parte de importantes empresas en todo el mundo, incluyendo a las plataformas de intercambio para criptomonedas más reputadas, siendo más notorio el caso de Bitfinex, la cual aseguró en un comunicado que se negaba a incluir al criptoactivo dentro de su listado comercial.

Tras una gira de preventa que, de acuerdo con información publicada por medios locales e internacionales, no tuvo el éxito esperado, el Estado venezolano comenzó a anunciar una serie de medidas con las cuales buscó legitimar y promover el uso del Petro dentro del país: En primera instancia oficializa la moneda digital como medio de pago oficial y equipara los salarios mínimos con su valor asociado, y luego la exige como divisa por concepto de servicios dispensados por organismos públicos, tendencia a la que se han ido sumando algunos locales y negocios popularmente conocidos.

Justamente a la luz de la proliferación de comercios que han publicado sus anuncios indicando que aceptan pagos en petros, surge la duda de si realmente la criptomoneda actualmente funge como un medio plenamente adoptado para la adquisición de productos y servicios. DiarioBitcoin recopiló algunos testimonios de personas residentes en Venezuela que presentamos a continuación:

1) Es considerada una estafa

Un gran porcentaje de las personas consultadas aseguraron que la criptomoneda no les genera mucha confianza por lo que no están dispuestos a invertir en ella. En su lugar prefieren operar con monedas digitales con mejor reputación (siendo las más populares Bitcoin, Ethereum, Litecoin y Dash), invertir su dinero en la compra de divisas extranjeras u operar con la moneda nacional pese a que haya escasez de ejemplares físicos.

Muchas personas tildan al Petro de estafa, ya que la misma carece de los elementos más importantes para garantizar el adecuado desarrollo de una moneda digital, los cuales se asocian principalmente con la solidez de su propuesta, su potencial descentralizado y la confianza en el equipo tras su creación/administración, responsabilidad que recae sobre el gobierno venezolano.

Uno de los casos más emblemáticos que tuvo lugar esta semana fue la protesta llevada a cabo por trabajadores de la cancillería del país, quienes exigieron al gobierno reivindicaciones salariales y rechazaron la propuesta de recibir el pago de sus bonos navideños en petros, justamente por considerar que la moneda digital no goza de la legitimidad y la usabilidad que caracteriza a la moneda de circulación nacional.

2) Emisión de certificados

Otras personas que sí han tomado la determinación de hacer la compra del Petrorelatan que hasta la fecha no cuentan con saldos en sus respectivos monederos digitales, ya que los organismos responsables solo han otorgado una especie de certificados bajo la promesa de que en algún momento serán intercambiados por activos de la criptomoneda.

Esta información fue confirmada por un integrante de una de las delegaciones internacionales asistentes al Primer Encuentro Internacional de Criptoactivosrealizado en la ciudad de Caracas, quien en calidad de anonimato también declaró que la comisión a la que representaba no sentía que la criptomoneda en este momento ofreciese muchas seguridades, por lo que sencillamente se limitarán a monitorear su evolución para decidir si invertirán en ella más adelante.

3) Resulta poco práctica su utilización

Por otra parte también hubo testimonios de personas que poseen petros en sus monederos digitales, quienes reportaron que para poder acceder a la moneda digital tuvieron que hacer pagos en Bitcoin, Litecoin o en divisas extranjeras.

Entre las dificultades reportadas por los propietarios de saldos en la criptomoneda venezolana indicaron que el monedero aún posee ciertas fallas técnicas, como dificultad para escanear los códigos QR asociados con las direcciones respectivas, por lo que en ocasiones había la necesidad de copiar manualmente cada uno de los caracteres vinculados con la cuenta a la cual se iba a realizar la transferencia, lo cual aumentaba la posibilidad de cometer errores a la hora de hacer pagos.

Otro de los aspectos que fue considerado negativo por los usuarios fue el hecho de que una vez obtenidos los saldos en petros ya no era posible cambiarlos a otras monedas digitales, lo cual les restaba valor comercial fuera del territorio venezolano justamente por no contar con un exchange a través del cual comercializarlo como ocurre con la gran mayoría de tokens y criptomonedas.

Frente a todas estas irregularidades aún queda por evaluar la viabilidad de la criptomoneda venezolana de cara al futuro político y económico de la nación, en especial a la luz del proceso hiperinflacionario que vive el país, así como del rechazo manifiesto por gran cantidad de gobiernos en el mundo con respecto a los resultados de las elecciones presidenciales celebradas este año, en las que resultó reelecto en medio de muchas irregularidades el presidente Nicolás Maduro para un nuevo período gubernamental, el cual inicia a partir del día 10 de enero de 2019.

Este análisis lo presentaremos en una próxima publicación.

Artículo original de Angel Di Matteo / DiarioBitcoin

Con información de Diario Bitcoin

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.