Aparece en una antigua iglesia de Israel una representación del rostro de Jesús muy diferente a la que estábamos acostumbrados

La mayoría de las representaciones históricas de Jesús siguen un patrón familiar, dándonos casi siempre una imagen iconoclasta de la figura de Cristo. Si hacemos caso a la siguiente pintura, la primera representación de su tipo, el profeta que se muestra se ve muy diferente al que estamos acostumbrados.

En realidad, el hallazgo de la representación tuvo lugar hace mucho tiempo, en la década de 1920. Sin embargo, debido a su deteriorado estado y conservación, con los pigmentos blanqueados por el sol y sus líneas erosionadas apenas visibles contra la textura del yeso, no había atraído la atención hasta hace muy poco.

Image: Dror Maayan

Cuando se descubrió, la figura obtuvo una breve mención en un viejo diario y poco más. Y es que la imagen está tan descolorida que incluso los historiadores de arte moderno apenas pudieron distinguirla. Según la experta Emma Maayan-Fanar, de la Universidad de Haifa a Ruth Schuster en Haaretz:

Estuve allí en el momento adecuado, en el lugar correcto con el ángulo de luz correcto y, de repente, vi ojos. Era el rostro de Jesús en su bautismo, mirándonos.

Lo cierto es que se necesitó un gran esfuerzo para desentrañar de aquel esbozo el rostro de Jesús que una vez decoró un antiguo bautismo cristiano en el sur de Israel. A través de un estudio arqueológico de punto a punto, los investigadores armaron una idea aproximada de cómo podría haberse visto la cabeza.

Image: Zona del hallazgo (Dror Maayan)

El resultado sugiere que debemos olvidarnos de la barba (a veces chiva) y ese pelo liso que ha marcado la imagen icónica de aspecto indudablemente occidental que casi todos tenemos en mente. Muy al contrario, el Jesús representado era un tipo joven, afeitado, con nariz larga y pelo rizado.

Además, alrededor de la figura había rastros de pigmento que sugirieron la presencia de otras figuras religiosas clave. Dado que también estaba ubicado en lo alto dentro del ábside bautismal de una iglesia, los arqueólogos parecen tener claro que este era un joven Jesús en su bautismo.

No sólo eso. La pieza de arte se encuentra relativamente cerca de otra representación, en este caso de un Cristo más viejo que fue reportado por el mismo equipo el año pasado. Desafortunadamente, dicha figura no había sobrevivido a los estragos del tiempo, dejando tan solo un puñado de detalles. Ambas obras decoran las paredes de las iglesias en la antigua ciudad de Shivta, hoy una zona de excavación en el sur de Israel.

Las primeras representaciones de Cristo abundan en iglesias antiguas en gran parte del Mediterráneo. Sin embargo, en el Medio Oriente, las obras con Jesús no eran tan comunes, y donde pudieron haber existido, la mayoría fueron destruidas. Por eso la pintura es única en su clase. [Antiquity vía ScienceAlert]

Con información de Gizmodo

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.