Blackberry KEY2: lo bueno, lo feo y lo malo de un móvil que te hará volver a amar el teclado físico

Llevo más de un mes con la Blackberry KEY2 y no dejo de experimentar un placer culpable: me gusta su teclado físico. Sí, en 2018. Quizá suene extraño, pero la KEY2 no es para nada un mal móvil. Antes de condenarlo a la hoguera, deja que te explique cuál es su auténtico problema, porque no es el teclado.

Diseño y construcción

Photo: Carlos Zahumenszky / Gizmodo en Español

Hay algo en la KEY2 que recuerda a la clase business de los aviones transoceánicos. Su diseño está anticuado si lo comparamos con el de otros smartphones actuales. Sin embargo, tiene esa belleza clásica, elegante y un poco fuera de fecha que tienen los asientos de avión. El cuerpo del teléfono está fabricado en aluminio y es excepcionalmente ligero (solo 168 gramos). También es resistente. Varias caídas fruto de mi natural torpeza lo atestiguan.

Photo: Carlos Zahumenszky / Gizmodo en Español

La parte trasera del teléfono está confeccionada en un plástico texturado que es simplemente una delicia de sujetar. Si odias las manchas de huellas en los teléfonos tenemos una buena noticia para ti. El cuerpo de la KEY2 es casi inmune a ellas. Los laterales del terminal son rectos con un bisel para hacerlo más agradable de sujetar. Para que te hagas una idea de su forma, baste decir que se sostiene por sí solo de pie, tanto en vertical como en horizontal.

De izquierda a derecha: el botón de acceso directo configurable, el de encendido y los controles de volumen.
Photo: Carlos Zahumenszky / Gizmodo en Español

El lateral derecho del teléfono cuenta con tres botones: control de volumen, encendido (muy diferenciable al tacto por su textura rugosa), y una tercera tecla de acceso rápido que podemos configurar como queramos. La KEY2 tiene también sensor de huellas dactilares, pero es probable que lo hayas pasado por alto en las fotos. Está convenientemente oculto en la barra espaciadora del teclado.

En lo relativo a puertos, el móvil se alimenta y conecta mediante USB-C y en su parte superior tiene un jack de audio de 3,4 mm para alegría de los audiófilos.

Sonido

Los altavoces de la KEY2.
Photo: Carlos Zahumenszky / Gizmodo en Español

Hablando de audio, los altavoces están en la parte inferior y suenan realmente bien, con una dispersión de sonido tan buena que siguen sonando muy parecido independientemente de desde donde los escuchemos. También son potentes, pero se aprecia un poco de distorsión cuando subimos el volumen a tope. Con todo, suenan mejor que otros smartphones mas caros. Si te interesa una KEY2 probablemente no sea para poner música sin auriculares en el metro, pero te garantizo que el timbre o las notificaciones con al volumen a tope no pasan desapercibidas si eso es lo que te preocupa. Se escuchan de una punta a otra de la casa.

Photo: Carlos Zahumenszky / Gizmodo en Español

Pantalla

El lado oscuro del diseño de la KEY2 es que ofrece una pantalla muy pequeña (4,5 pulgadas) para el tamaño que tiene el teléfono, y la culpa no se la podemos echar del todo al teclado. El margen superior e inferior es muy alto, y hasta los márgenes laterales se podrían haber apurado un par de milímetros más por cada lado. El inferior, de hecho, se podría haber eliminado por completo integrando los botones de Android en la pantalla o cambiándolos por gestos.

Esto de los márgenes es importante porque el gran problema de la pantalla no es el brillo (es muy luminosa), ni la resolución (1080 x 1620 píxeles), sino la relación de aspecto o ratio, que es de 3:2. Por decirlo en cristiano: es una pantalla demasiado cuadrada. Eso no solo hace que tengamos poca altura para ver mensajes en aplicaciones como Telegram, sino que los contenidos cinematográficos se vean así:

Las películas (o los tráilers como este) suelen estar en un formato de 21:9. Cuando las ves en una pantalla de solo 3:2 quedan así.
Photo: Carlos Zahumenszky / Gizmodo en Español

Tanto las series de TV, que suelen estar en 16:9, como el cine (21:9) se va a ver en la KEY2 con dos bandas negras enormes encima y debajo de la imagen. Casi hubiera sido mejor estirar la pantalla para que al menos fuera 16:9 incluso a costa de añadir altura al teléfono.

El teclado físico

El teclado de la KEY2 está lleno de funciones ocultas que le dan mucha más vida de la que aparenta.
Photo: Carlos Zahumenszky / Gizmodo en Español

Todos estos sacrificios de diseño y pantalla se han hecho para poder albergar algo que mucho consideran anacrónico: un teclado físico completo. Debo confesar que los primeros días odié a muerte el teclado de la KEY2. No porque sea malo. De hecho, es excelente (si Blackberry no fabrica buenos teclados móviles no se quién podría hacerlo). El problema es que te obliga a rescatar del olvido unas conexiones cerebrales que habías perdido hace tiempo.

Con el paso de los días, sin embargo, te vas acostumbrando y al final te descubres aporreando las teclas físicas a la velocidad del rayo y con una seguridad que normalmente no dan los teclados en pantalla. Es probable que haya personas que nunca puedan acostumbrarse a esta solución en un Android, pero hay que concederle a Blackberry que funciona muy bien siempre y cuando estes dispuesto a hacer algunas concesiones

El teclado encima del teclado

La primera de esas concesiones es evidente: el teclado físico solo tiene letras y números. En otras palabras, que si quieres introducir símbolos, emojis, stickers o GIF tendrás que activar un segundo teclado en pantalla encima del teclado físico. Este segundo menú prácticamente se come todo el espacio de los mensajes.

Así queda Telegram cuando abres algunos de sus teclados adicionales.
Screenshot: Carlos Zahumenszky / Gizmodo en Español

No es que sea un fallo aborrecible, pero en la mecánica de una conversación es bueno poder ver lo que otros escriben mientras buscas un sticker para responder lo último que habías leído.

Sabedores de que volver a un teclado físico es un cambio de experiencia notable tras años de pantallas táctiles, en Blackberry han tratado de dar a su teclado el máximo de prestaciones posible. Para empezar, las teclas funcionan como en un teclado en pantalla. Una pulsación corta activa la letra correspondiente, una larga abre un menú con las opciones de acentuación y letras específicas asociadas. El menú de símbolos está asociado al botón sym, y es realmente rápido de desplegar. La misma tecla sirve además para pasar de una página a otra de símbolos.

Personalización a tope

La KEY2 introduce una tecla nueva en la historia de las Blackberry. Se trata de un botón para multitarea que nos permite asignar una acción predeterminada como abrir una aplicación concreta al pulsarla.

La primera pantalla es la que permite personalizar la tecla de atajo rápido. Las otras dos son las que muestran la personalización de cualquier tecla (en este caso la Q)
Screenshot: Carlos Zahumenezky / Gizmodo en Español

En realidad, cada botón del teclado de la Blackberry ZX2 es susceptible de personalizarse para que abra una aplicación concreta simplemente con una pulsación larga. Obviamente, estos atajos de teclado no funcionan mientras estamos escribiendo en una caja de texto, pero funcionan en cualquier otra pantalla y aportan un extra de usabilidad muy bienvenido. Para configurarlo basta con seleccionar una tecla y mantenerla pulsada hasta que se abra el menú de personalización.

Para terminar, el teclado esconde una superficie táctil que responde a algunos gestos. Fundamentalmente sirve para hacer scroll vertical u horizontal sin tener que desplazar el dedo hasta la pantalla. Es un detalle muy práctico.

Software que realmente aporta valor

Se suele decir que los fabricantes de teléfonos a menudo cargan sus terminales con bloatware, pero esto cada vez es más relativo, especialmente en el caso de Blackberry. La compañía es una veterana desarrollando software, y esa experiencia se nota mucho en algunos de los añadidos que ha hecho sobre Android 8.1 (Oreo).

Screenshot: Carlos Zahumenszky / Gizmodo en Español

El mas visible de esos añadidos se llama Pestaña de productividad. En el lateral derecho de la pantalla (se puede mover de lado y ajustar su altura) hay una pestaña visible todo el tiempo que da acceso a un espacio con cuatro secciones: calendario, correo, tareas y widgets. A los usuarios de la Blackberry Z10 les sonará mucho porque es una versión avanzada del Blackberry Hub de aquél teléfono. Poniendo un ejemplo mas reciente, se asemeja el menú lateral del Galaxy Note 10.

En esencia, ese hub permite acceder rápido a nuestros correos, añadir una cita rápida al calendario o tener a mano el tiempo y el tráfico de nuestra zona. La última pestaña es especialmente interesante porque podemos meter en ella tantos widgets de Android como queremos en una pantalla de scroll vertical.

Screenshot: Carlos Zahumenszky / Gizmodo en Español

La pestaña de productividad puede configurarse con mucho detalle y ha funcionado como la seda durante todo el mes que hemos cacharreando con el terminal. Es fácil acostumbrarse a usarla y echarla de menos cuando vuelves a tu móvil normal.

La pestaña de productividad no es el único añadido a Android de la KEY2. Si deslizamos tres dedos simultáneamente de arriba a abajo activamos un modo privado en el que toda la pantalla se oscurece y solo queda visible una pequeña franja. Se trata de un modo pensado para leer documentos importantes en lugares públicos sin temor a que lo vean ojos curiosos. La altura de la franja y la opacidad del resto de la pantalla se puede ajustar a voluntad.

Screenshot: Carlos Zahumenszky / Gizmodo en Español

La KEY2 también introduce una carpeta privada protegida por contraseña llamada Locker. Su uso más inmediato es guardar fotos que no queremos que nadie vea. Hay una interesante función de cámara asociada a esto. Si pulsamos la barra espaciadora / sensor de huellas en la aplicación cámara sacaremos una foto pero esta irá directamente a Locker y no se podrá acceder a ella desde la galería principal ni desde Google Fotos.

Adicionalmente, Locker permite guardar aplicaciones que no queremos que nadie vea o use. De este modo podemos tener Slack (o Tinder, si nos ponemos más prosaicos) sin que otros usuarios lo vean aunque accedan al teléfono. Como medida de seguridad adicional, es imposible sacar capturas de pantalla del contenido de Locker.

Cámara

La cámara de la KEY2 integra una doble óptica f/1.8 con tamaño de sensor 1/2.3″ (1.28 micras de tamaño de pixel) y una f/2.6 con sensor 1/3.4″ (1.0µm). Cada una lleva debajo un sensor de 12 megapíxeles.

El dúo sirve para tomar fotos con bokeh en modo retrato, o para aplicar al instante un zoom óptico de dos aumentos. La cámara de la KEY2 no es la mejor del mercado, pero me he descubierto a mí mismo disfrutándola como un enano. Aplica a las fotos unos colores espectaculares, es muy rápida enfocando y obturando, y su capacidad para tomar fotos en macro me ha dejado muy impresionado.

Foto general diurna

Foto Macro

Foto alto contraste

Pero no todo va a ser jauja. La cámara de la KEY2 no está exenta de puntos débiles. Los dos más importantes son el HDR y el zoom.

En general, el HDR aumenta exponencialmente la luz en tomas nocturnas, pero a costa de introducir un ruido brutal. Si además hacemos zoom, la cámara empasta en exceso las fotos cuando no debería. En general me ha dado mejores resultados sacar fotos a pelo que con la supuesta ayuda algorítmica del HDR. Eso por no mencionar que el HDR requiere que permanezcas más tiempo con el smartphone inmóvil y a menudo eso se traduce en fotos menos nítidas.

Foto noche

El Zoom parece ser problemático incluso en fotos diurnas en las que, a medida que usamos zoom, el procesado de imagen empasta demasiado los detalles. En cuanto al modo retrato, tiene un problema serio, y es que necesita mucha luz para activarse debidamente. Una vez hecha la foto no es posible ajustar la profundidad de campo.

Ejemplos de correcciones sobre zoom

La cámara tiene un modo manual bastante completo, pero se echa de menos una plataforma de IA que le aporte un empuje de fotografía computacional como en el Samsung Galaxy 9, el Pixel 3 o el Huawei Mate 20 Pro. Aparte del modo retrato, la panorámica o el zoom, y de un puñado de filtros de color en tiempo real no hay modos que aporten valor tipo modo noche, cámara lenta, o timelapse.

Recientemente Blackberry ha comprado Cylance, una compañía de i+D especializada en IA, pero se trata de una maniobra mas orientada a ciberseguridad que no parece que vaya a tener un efecto sobre la fotografía de sus terminales a futuro. Una pena.

En cuanto a vídeo, la KEY2 graba a 2160 y 30fps, y se supone que tiene estabilización, pero los resultados no son nada del otro mundo, y en el momento en el que activas el zoom se convierten en un desastre.

Potencia y autonomía

Uno de los mayores inconvenientes que muchos le encontrarán a la KEY2 es su procesador, un Qualcomm Snapdragon 660. En realidad no es para tanto. El chip y la cantidad de RAM más alta de lo normal son más que suficientes como para mover aplicaciones de oficina. En los test sintéticos como Geekbench, la KEY 2 no queda muy lejos de terminales como el Pixel 2XL.

¿Qué pasa cuando intentamos ejecutar un juego exigente desde el punto de vista gráfico? Pues, sorprendentemente, nada malo. La Adreno 512 que va asociada al Snapdragon 660 es capaz de ejecutar la mayor parte de juegos. Incluso podemos jugar a los más tragones como el Asphalt 9 Legends.

El problema no es la potencia, es la ergonomía.
Photo: Carlos Zahumenszky / Gizmodo en Español

El peor problema de jugar en la Blackberry no es la potencia gráfica, sino la ergonomía. Los juegos se pueden adaptar fácilmente a la pantalla 3:2 (Gameloft lo ha hecho con Asphalt), pero los controles están en el teclado. Buena suerte distinguiendo una tecla de otra sin quitar la vista de la pantalla.

La batería de la KEY2 es una 3.500 mAh compatible con Quickcharge 3.0 que le permite alcanzar la mitad de carga en solo 36 minutos (es más o menos cierto). Su autonomía es de más de 12 horas, pero teniendo en cuenta el tamaño de la pantalla y el procesador no dejo de tener la sensación de que debería aguantar más.

Blackberry KEY2 vs KEY2 LE

La KEY2 fue presentada en junio de 2018, y está disponible casi desde entonces. Se puede encontrar por 650 euros en su versión de 64GB, y por unos 710 euros la de 128GB.

En agosto de este año, Blackberry nos lió un poco mas con el lanzamiento de la KEY2 LE. Se trata de una versión algo menos potente pero mucho más asequible del terminal. Su procesador baja a un Qualcomm Snapdragon 636 con solo 4GB de RAM en vez de 6. La cámara también se ha reducido a una 12/5 megapíxeles (en vez de 12/12) y su batería es una 3.000 mAh en lugar de 3.500. Por lo demás es prácticamente idéntico, y puede ser una opción para los que quieren una Blackberry solo para trabajar. Sus estupendas funciones internas están todas ahí.

La KEY2LE es una versión algo recortada de la KEY. Tiene menos memoria, un procesador menos potente, peor sensor en una de las cámaras y menos batería.
Photo: Blackberry

La Blackberry KEY2 LE ha tardado en estar disponible en España. La versión con 32GB de memoria interna legó a estas costas el 30 de octubre por 399 euros. La versión con doble SIM y 64GB de almacenamiento llegó un poco más tarde (12 de noviembre) y cuesta 429 euros.

En conclusión: lo bueno, lo feo y lo malo

¿Merece la pena la Blackberry KEY2? Todo depende de a qué cosas estés dispuesto a renunciar. En mi caso el teclado físico me gusta, pero uso el móvil más para leer que para escribir. En ese sentido el teclado no me aporta tanto como para renunciar a una pantalla enorme en la que ver más correos, leer más tuits, ver más espacio en navegación web o disfrutar de una película sin bandas negras. El teclado físico es maravilloso, pero no puede convertirse en una imposición tan dura que obligue a reducir otras prestaciones.

Photo: Carlos Zahumenszky / Gizmodo en Español

En el mes que he usado el terminal no nos ha dado el mas mínimo problema a la hora de ejecutar aplicaciones. El problema llega cuando comparas el cuadro técnico y el precio del terminal con el de otros móviles. Tomemos como ejemplo el OnePlus 6. Tiene mayor pantalla (y encima OLED), un procesador Snapdragon 845, 6GB de RAM, doble cámara de 20 y 16 megapíxeles… Al cierre de este post lo puedes encontrar por 505 euros. La KEY2 a día de hoy cuesta 650.

No es que la KEY2 funcione mal, pero hace muchos años que la gente (incluso los ejecutivos que quieren un móvil solo para trabajar) mira con mucha atención las especificaciones. Un Snapdragon 660 con pantalla LCD de 4,5 pulgadas sencillamente no cuela por 650 euros. El teclado y el software de Blackberry son excelentes, pero no justifican los 150 euros de más que la compañía pide sobre modelos mucho más potentes.

Photo: Carlos Zahumenszky / Gizmodo en Español

Es evidente que la KEY2 está orientada a nostálgicos de Blackberry y amantes de los móviles empresariales, pero eso no quita que tenga tenga errores que la compañía necesita mejorar, como los márgenes y el ratio de la pantalla, o la calidad de la doble cámara. 650 euros se nos antojan excesivos para un gama media con estos problemas por muy eficiente que sea como móvil de empresa, que lo es. La buena noticia es que Blackberry no ha perdido su toque, especialmente en software. Solo necesita atreverse a diseñar un buque insignia que no intente vivir de las rentas de su pasado y sea consciente del mercado en el que va a tener que competir, un mercado muy diferente del de 2005.

Con información de Gizmodo

Ayuda a mantener en línea nuestro WebServer. Te necesitamos para poder seguir haciendo publicaciones y seguir generando contenido.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.